Tecnologías como sistemas de video vigilancia y centros de monitoreo son cada vez más comunes en las grandes ciudades
Tecnologías como sistemas de video vigilancia y centros de monitoreo son cada vez más comunes en las grandes ciudades

La inseguridad es sin duda una de las principales preocupaciones de los argentinos. La búsqueda del desarrollo de nuevas tecnologías es una tendencia mundial que busca reducir la cantidad de crímenes que ocurren, en la mayoría de los casos, en las grandes ciudades.

Por ejemplo, la ciudad de Nueva York, en Estados Unidos, mediante el uso de tecnologías como sistemas de video vigilancia, centros de control y comando y plataformas para la prevención y monitoreo de emergencias, logró reducir la tasa de delincuencia en el territorio neoyorquino en un 56% y los homicidios en un 81% entre 1993 y 2011, según el Uniform Crime Report, elaborado por el FBI.

El buen resultado de la utilización de estas tecnologías en grandes ciudades como Nueva York, Chicago o Los Ángeles ha sido percibido por las principales urbes latinoamericanas, las cuales comenzaron a incursionar en la adopción de ese tipo de prácticas.

Según datos del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, durante el 2018 se registraron 112.659 delitos contra la propiedad, los cuales constituyen la mayoría de los registros oficiales, promediando el 60% en los últimos dos años y una desmejora del 2% respecto del 2017 dónde ocurrieron 110.447 crímenes de este tipo.

Para combatir este tipo de delitos, Prosegur, empresa de innovación y servicio en materia de seguridad, incorporó una nueva solución para edificios: El Ojo del Halcón y una solución de Control de Acceso.

Centro de control y monitoreo de Prosegur
Centro de control y monitoreo de Prosegur

Se trata de un sistema que se compone de un dispositivo de seguridad -tótem- situado en el acceso principal de la propiedad que permite la comunicación interactiva de los vecinos con un vigilador que está ubicado en la Central Receptora de Alarmas de Prosegur.

Según datos del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, durante el 2018 se registraron 112.659 delitos contra la propiedad

Desde allí, los profesionales encargados de la vigilancia controlan varias cámaras y analizan los movimientos del lugar. Además, mediante una potente sirena y luces estroboscópicas, se disuade cualquier situación sospechosa y se alerta a los vecinos ante un hecho de inseguridad, al mismo tiempo que se activa un operativo de respuesta enviando a la policía, bomberos o ambulancia según corresponda.

Además, a partir de ahora, al Ojo del Halcón se suma la solución de Control de Acceso, para lograr un blindaje integral de la propiedad. Este servicio permite registrar todos los movimientos de ingresos y egresos en tiempo real, las 24 horas. A través de reglas establecidas por Prosegur y el consorcio de propietarios, esta tecnología permite, de manera eficaz, aprobar o denegar el paso de personas, en función de ciertos parámetros establecidos.

El servicio cuenta con una conexión por fibra óptica real y dedicada que permite una mayor estabilidad y calidad de las imágenes, autonomía de funcionamiento frente a la falta de suministro eléctrico, métodos con tecnología Fail Secure que evita que la puerta quede abierta frente a fallas del sistema.

También, El Ojo del Halcón permite aportar prueba de imágenes para la investigación de hechos delictivos, u otro tipo de situaciones, en caso de que sean requeridas por alguna autoridad judicial.

Mediante una potente sirena y luces estroboscópicas, se disuade cualquier situación sospechosa y se alerta a los vecinos ante un hecho de inseguridad

Los usuarios cuentan con un centro de soporte al cliente las 24 horas y cada edificio dispone de un ejecutivo asignado en forma exclusiva para asegurar una rápida respuesta ante cualquier solicitud. Por ejemplo, los usuarios pueden solicitar reportes y estadísticas de usos y comportamientos de cada tag.

Raúl Murut, administrador de consorcios de Administración Siglo, comenta: "Hace un par de años que tenemos este servicio en varios de nuestros edificios y es totalmente recomendable. Por otra parte, al ser tan visible de alguna manera jerarquiza al edificio y agrega valor al mismo".

"Los eventos que tuvimos en los distintos edificios fueron preventivos y de alerta, como por ejemplo si algún ocupante o visitante dejó la puerta abierta en el horario en el que no había encargado, mudanzas no autorizadas o alguna emergencia médica que detectó El Ojo del Halcón", explicó Murut.

Otro punto que se destaca es la prevención de vandalismo, pintadas o robos de matafuegos o luces de emergencia. En estos casos, a partir de El Ojo del Halcón, se redujeron en un 100%.