“Haríamos una ceremonia aquí, y luego en Chile. De día y al aire libre”.
“Haríamos una ceremonia aquí, y luego en Chile. De día y al aire libre”.

Todo comenzó en el mes de enero. "La idea de casarnos surgió de una charla casual", cuenta Eugenia La China Suárez (27), en exclusivo para GENTE, como parte de la entrevista de portada.

"Benjamín (Vicuña, 40) y yo íbamos a casarnos a mediados de este mes (marzo), ¡Pero Adrián (Suar) casi se infarta! Coincidiría con el lanzamiento de la Argentina, tierra de amor y venganza (superproducción de Pol-ka que debutó ayer lunes a las 22 hs. por la pantalla de eltrece). Y es tan lindo, tan importante el trabajo que estamos haciendo, que decidimos que el foco de atención estuviese puesto ahí".

¿Qué tipo de evento tenía en mente?

"Haríamos una ceremonia aquí, y luego en Chile. De día y al aire libre. Y en la reunión con la wedding planner, me di cuenta de la fiaca que me da tener que elegir entre una silla de arpillera o de madera laqueada. ¡Solo quiero fiesta, música y amigos!", cuenta la actriz de Multitalent, entre risas.

La boda se realizaría recién a fines de año, cuando culmine la ficción ambientada en los años 30.
La boda se realizaría recién a fines de año, cuando culmine la ficción ambientada en los años 30.

Respeto del pedido formal, la China dice: "Benja es súper correcto, no podría haber sido de otro modo. Fue después de un almuerzo en el campo familiar (de Haras de Pirque, Chile). Su familia me adoptó como a una hija, como también siento que el público chileno me transfirió el cariño que le tienen a Benja. Estar con ellos es estar en casa. Esa tarde yo estaba dispuesta a dormir una siesta, porque siempre necesito las siestas. Y Benja me insistía: ´Ey, vamos a ver los caballos´. ¡Ay, no…dejame dormir un ratito!

Entonces Isabel (Luco), su mamá y cómplice en el pedido, me decía: ´Vaia, vaia, chiquita, vaya…´. Llegamos a las caballerizas y se me arrodilló. Mi primera reacción fue de carcajada: ¡Levantate ya de ahí! (risas). Entonces sacó el anillo, comprado con su mamá –que nos miraba de lejos–, me dijo unas palabras y tiró la pregunta. Puedo asegurar que fue el momento mágico"

La boda se realizaría recién a fines de año, cuando culmine la ficción ambientada en los años 30. "¡Quiero casarme! Pero claro que firmando un prenup (acuerdo prenupcial), con todo claro", asegura la actriz. "No quiero líos. No necesito la plata de nadie. Eso es demodé, de mujeres demasiado dependientes. Y yo no voy a dejar de trabajar jamás".

Por redacción Gente.
Fotos: Christian Beliera y gentileza Pol-ka.
Diseño: Gustavo Ramírez.

SEGUÍ LEYENDO: