La llegada de una nueva generación de consolas no solo plantea una batalla de licencias para las empresas, sino también en el campo del hardware, donde el sacar un poco de ventaja frente al competidor puede significar un éxito de ventas. Esto se demuestra en la última encuesta realizada por Federación Europea de Software Interactivo (ISFE), la cual se impulsó a través del medio Gameindustry.biz. En ella, los usuarios consideraron que los gráficos y los tiempos de carga son las características más significativas que tienen en cuenta a la hora de elegir que máquina comprarán. Sin dudas, esto es algo donde tanto Sony como Microsoft hicieron hincapié en el desarrollo de sus nuevas PlayStation 5 y Xbox Series X.

Pese a que la elección de comprar una nueva consola puede pasar por distintas aristas, como pueden ser los títulos exclusivos o la prestaciones online que ofrece, el hardware siempre será lo más trascendental del cambio de una generación a otra. En la previa de los lanzamientos de PlayStation 5 y Xbox Series X, el sitio Gameindustry.biz generó unas cuantas preguntas a los usuarios, las cuales fueron realizadas a más de 8000 usuarios por la Federación Europea de Software Interactivo (ISFE), la cual determinó que los gráficos y los tiempos de carga son las características más valoradas a la hora de elegir una plataforma.

La mejora en los gráficos fue la opción más elegida por los jugadores, ya que el 68% de los encuestados la puso en el primer en lugar. Un poco más atrás aparecen los tiempos de carga en los títulos digitales, el cual fue elegido por un 63% de los usuarios. Sin dudas, estas dos aristas son de las más apuntadas tanto por las desarrolladoras de consolas y videojuegos.

Entre lo más valorado también tuvo su lugar la retrocompatibilidad, la cual está comenzando a tomar mucha injerencia, sobre todo desde Microsoft. Por su parte, los juegos en formato físico y la resolución en 8K son otro de los factores que los jugadores consideran importantes según la encuesta. El streaming, las aplicaciones y la realidad fueron otros de los items más destacados por los jugadores.

La tecnología Ray-Tracing, un actor fundamental en la mejora visual

En cuestión de hardware, Playstation 5 contará con un procesador AMD Ryzen de tercera generación con ocho núcleos y una placa gráfica de la familia AMD Navi. Por su parte, Xbox tendrá un procesador y la unidad gráfica serán similares a las de Sony, permitiendo así una capacidad que promete ser el doble que la de la Xbox One X, la versión más potente de la generación actual de la consola de Microsoft.

Sin embargo, uno de los factores importantes de este salto generacional será la tecnología ray tracing, la cual está presente actualmente en las PC gamer de última generación que cuentan con placas Nvidia serie 20. Esta tecnología está basada en un algoritmo gráfico que permite percibir el comportamiento de la luz de una manera lo más real posible, a diferencia de las simulaciones que existen hoy en día. Distintos desarrolladores anticipan que será un antes y un después tanto para estudios que se enfocan en hacer juegos realistas como para aquellos que buscan explotar su lado más artístico con visuales menos convencionales.

Actualmente, la tecnología ray-tracing se usa principalmente en la industria del cine, principalmente en películas animadas y cintas con gran cantidad de efectos especiales. Uno de los objetivos de los equipos desarrolladores es que los usuarios sientan como que están experimentando una superproducción hollywoodense cuando prueben sus últimos títulos.

Habrá que ver como influye en cada una de las consolas la tecnología ray tracing, la cual puede llegar a ser un punto de contacto entre lo que ofrezcan ambas, o tal vez, una luz de diferencia que puede inclinar a algunos usuarios.

La tecnología ray tracing de Nvidia será uno de los factores que marquen la diferencia en los juegos de la próxima generación.
La tecnología ray tracing de Nvidia será uno de los factores que marquen la diferencia en los juegos de la próxima generación.

Los discos de estado sólido y los tiempos de carga, un escenario donde Sony podría sacar una ventaja

Desde su llegada al mercado de PC, los discos de estado sólido (SSD) cambiaron las reglas del juego, ya que funcionan almacenando la información en bloques fáciles de encontrar para la computadora cada vez que esta los necesita. Estos, por ejemplo, permiten que la carga de los sistemas operativos o programas sean más rápidos, eliminando así tiempos de carga, uno de los factores más elegidos por los usuarios. Estas características dejaron en segundo plano a los clásicos discos duros (HDD), los cuales a diferencia de los sólidos trabajan desde una placa de metal que función con un sistema de grabación magnética, el cual permite almacenar todo tipo de archivos. Estos tienen un tiempo de carga mayor ya que son más lentos, algo que se puede comprobar con la generación actual de consolas.

Tanto PlayStation 5 como Xbox Series X contarían con discos solidos de 1 terabyte, lo cual mejoraría en gran escala los tiempos de carga, algo que es necesario para juegos que aspiran a tener soporte en resolución 8K. En el caso de la consola de Sony, incorporaría un SSD de Samsung, a la altura de los últimos presentados por la empresa de Corea del Sur en la última CES 2020. Estos tienen una lectura de 6.500MB/s y una escritura de 5.000 MB/s, el doble que la de Xbox Series X, la cual sería una Phison, que tiene una velocidad de lectura y escritura de 3.700 MB/s y 3.000 MB/s. Sin embargo, el adelantamiento de la plataforma japonesa depende de su alianza con Samsung, ya que también existe la posibilidad de que se incorpore un disco similar al de Microsoft, en caso de que sea necesario abaratar costos.

No caben dudas que las características relevadas en la encuesta son las más apuntadas tanto por jugadores como desarrolladoras, las cuales buscan no solo satisfacer a la competencia, sino sacar una luz de ventaja apuntando a mejorarlas. Sin embargo, para cumplir con estas expectativas podría haber una diferencia entre los precios entre ambas, según los componentes con la que cada una trabaje. En el caso de la consola de Sony, se especula para el lanzamiento de la PS5 es de entre 499 y 599 dólares. Tanto la Playstation 4 como la Playstation 4 Pro se lanzaron a 399 dólares. La PS3, en cambio, se lanzó a 599 dólares, decisión que se lamentó por una generación entera, por lo que se cree que no se volverá a esa cifra una vez más. Por su parte, Xbox One X salió al mercado en su momento con un precio de 499 dólares, algo que seguramente imitará la nueva Xbox Series X, dado que es un precio que tiene asimilado su público, el cual se concentra más que nada en Estados Unidos.

La guerra fría que tendrán ambas consolas en la previa de su lanzamiento será interesante, ya que la estrategia de comunicación de las compañías está siendo muy diferente. La elección de Microsoft de presentar la nueva Xbox en los últimos Game Awards tal vez haya sido un tanto apresurada, ya que Sony está trabajando la especulación del público de una forma muy distinta. Hace poco se presentó en el CES el logo de PS5, que pese a haber sido víctima de los memes de las redes sociales por similutd al de PS4, generó un gran revuelo y expectativas en los usuarios, que están ansiosos a conocer lo que será la nueva consola.