La oferta de empleo de un bar a un camarero que dejó a cuadros al candidato: un día libre, 9 horas por jornada y sueldo de 1.000 €

Esta oferta laboral compartida por Jesús Soriano (@soycamarero) en redes sociales no se salta varios aspectos de ley española

Compartir
Compartir articulo
Un camarero recogiendo la cuenta (ShutterStock)
Un camarero recogiendo la cuenta (ShutterStock)

El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en España es de 1.134 euros en 2024. Sin embargo, existen ofertas de empleo en el mercado que no llegan a ese mínimo y que, además, se saltan otros aspectos básicos de la reglamentación laboral como puede ser la duración máxima de la jornada de trabajo, marcada en nuestro país en las 40 horas semanales.

El sector de la hostelería suele destacar (para mal) en este aspecto, ya que los contratos precarios y las ofertas que se saltan la ley son recurrentes. En este sentido, el influencer Jesús Soriano (conocido como @soycamarero en redes sociales), comparte de manera frecuente situaciones en las que los empleados de esta rama laboral, principalmente los camareros, se ven sorprendidos por las propuestas de sus empleadores.

Este jueves 11 de abril compartió en sus redes una conversación entre un camarero candidato a una vacante y un empleador que se ha hecho viral en X (antiguo Twitter). El candidato no se podía creer el sueldo y las horas de la jornada laboral.

Te puede interesar: El restaurante de carretera donde cenaron los Reyes y Leonor que está a solo 50 kilómetros de Zaragoza

14 horas semanales más de las que están permitidas

Tuit @soycamarero.
Tuit @soycamarero.

La conversación comienza con el camarero diciendo a su posible futuro empleador que el local no le queda lejos y que no tiene experiencia como camarero, pero sí “atendiendo a clientes en un local de comida a domicilio”, y que además se adapta “rápido” a cualquier trabajo.

El dueño del bar respondió del siguiente modo: “El trabajo es de martes a domingo de 07:00 h a 16:00 h. Busco camarero para trabajar de 07:15 h a 16:00 h. Pago 700 € de camarero. Si no tienes mucha experiencia me da igual, por lo menos que quieras trabajar”.

Ante esta contestación, el candidato se quedó a cuadros: “Lo siento. A lo mejor he entendido mal. ¿Serían 9 horas al día, de martes a domingo (solo un día de descanso) y 700 euros mensuales?”.

Te puede interesar: Un argentino se sorprende cuando conoce estas multas en España: “Si escupes en la calle son 90 euros”

El contratante indica que “como mucho” podrían ser 1.000 euros toda la semana y la respuesta final de la persona que busca trabajo es contundente: “Lo siento, pero haciendo 14 horas semanales más de las que están permitidas y no llegar ni al salario mínimo… No me convence”.

El problema de la conciliación en la hostelería, según Jesús Soriano

En una entrevista reciente con Infobae España, Soriano explicó en detalle los problemas de la conciliación en la hostelería derivados del incumplimiento frecuente de los horarios: “La jornada laboral con estas acciones se queda perfectamente en las 60 o 70 horas semanales”.

Los retos en el sector no se limitan a las largas horas de trabajo, ya que los horarios partidos representan otro desafío considerable. “Te dan dos horas para comer y después tienes que volver. Si estás lejos, tampoco puedes irte a casa, es un desastre”, explicó Soriano. Esta dinámica no solo afecta la organización del tiempo personal de los empleados, sino que también contribuye a un estado de agotamiento constante.

Trabajo pide no bromear con las jornadas "de sol a sol" y reconoce las "malas condiciones" en la hostelería

En la actualidad, Soriano recibe entre 30 y 50 testimonios diariamente de trabajadores afectados por estas condiciones, lo que subraya la magnitud del problema en el sector. Estos testimonios no solo narran las extensas jornadas y los bajos salarios, sino también la ausencia de pago por hacer horas extras y el no respeto a los convenios colectivos. “Están las horas que no se pagan, los horarios y el sueldo, que en muchas ocasiones ni siquiera respeta el convenio ni llega al SMI”, criticó, antes de proponer una vía de solución: “La única herramienta que veo que exista para intentar quitar esa lacra de la ‘mala hostelería’ sería a base de la denuncia, ya sea a través de un sindicato o de un abogado laborista. También es importante que las inspecciones hagan bien su trabajo”.