El proyecto de médicos españoles para diagnosticar el cáncer de mama sin radiación ni dolor: “Es una técnica segura, más inocua que un teléfono móvil”

Las pacientes permanecen tumbadas boca abajo, en una posición totalmente confortable, mientras se realiza la prueba en un tiempo aproximado de diez minutos por mama

Guardar

Nuevo

Modelo de MammoWave (MammoWave ).
Modelo de MammoWave (MammoWave ).

Diagnosticar cáncer de mama sin dolor ya es posible. El servicio de Radiodiagnóstico del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), es uno de los tres centros europeos que participa en el proyecto RadioSpin. El estudio clínico internacional, que también se está llevando a cabo los hospitales italianos USL Umbria 2 e IRCCS Policlínico San Martino de Génova, busca desarrollar un innovador sistema de Inteligencia Artificial basado en redes neuronales que optimice la detección del cáncer de mama a través del sistema MammoWave, un mamógrafo de nueva generación que evita la radiación y la compresión.

Es un sistema es sencillo y cómodo. La paciente se coloca en una camilla donde se lleva a cabo su exploración y se aplica una radiofrecuencia a muy baja potencia para generar imágenes. Las pacientes permanecen tumbadas boca abajo, en una posición totalmente confortable, mientras se realiza la prueba en un tiempo aproximado de diez minutos por mama. “Es una técnica totalmente segura, más inocua que un teléfono móvil”, explica Daniel Álvarez, un joven ingeniero biomédico que participa en el ensayo, en declaraciones a TVE.

Te puede interesar: Más eficaz y menos invasivo: así es el nuevo tratamiento para el cáncer de pulmón que evita la aparición de metástasis

El objetivo final del estudio es encontrar una alternativa al sistema tradicional de detección de cáncer de mama, pero aún no está implantado ni sustituye de momento a las mamografías, explica Cristina Romero Castellano, responsable del servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de Toledo e investigadora principal y referente científico del proyecto europeo.

El proyecto europeo MammoScreen ofrecerá próximamente a 10.000 mujeres la posibilidad de ser evaluadas con este sistema y será la Unidad de Patología Mamaria del servicio de Radiología la que se encargará de diseñar el protocolo de los ensayos clínicos. En este sentido, este mes se reunirá en Londres el consorcio europeo que participa en este proyecto, coordinado por Toscana Life Sciences.

La jefa de servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de Toledo, la doctora Cristina Romero Castellano. (Foto de archivo/Europa Press)
La jefa de servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de Toledo, la doctora Cristina Romero Castellano. (Foto de archivo/Europa Press)

Mammowave en España

El Complejo Hospitalario Universitario de Toledo fue el único centro español seleccionado en 2019 para participar en un primer ensayo de validación, junto a otros centros hospitalarios de Italia, al ser centro de referencia nacional en los programas de cribado y diagnóstico precoz de cáncer de mama. Gracias a ello, más de 200 mujeres del Área Sanitaria de Toledo han podido participar en los diferentes estudios clínicos y contribuir al desarrollo de esta innovadora tecnología, que evita tanto la compresión de la mama como el uso de radiación para la detección temprana del cáncer de mama.

Una de cada once mujeres de la UE puede padecerlo

En la Unión Europea, se registran al año unos 356.000 casos de cáncer de mama y casi 92.000 muertes. Los países con más incidencia son Bélgica, Finlandia, Dinamarca, Países Bajos e Irlanda y la mayoría de casos se detectan entre los 45 y los 69 años. La Comisión Europea se ha marcado el objetivo de conseguir, antes de 2025, que el 90 % de la población de la Unión Europea pueda someterse a un cribado de cáncer de mama.

Nueva fase para la investigación con inteligencia artificial

En una segunda fase, de la investigación, denominada MammoScreen, se evalúan las señales recibidas y a través de la inteligencia artificial se puede clasificar y distinguir entre una mama sana y otra con algún tumor.

Álvarez explica que “hay que hacer un uso prospectivo en el hospital para ver si el sistema de inteligencia artificial que hemos desarrollado es efectivo en una población de cribado de cáncer de mama”. “No hay que tener miedo a la inteligencia artificial”, añade la doctora Romero. “Nunca va a sustituir a los médicos, pero si puede mejorar nuestro trabajo bienvenido sea. A mí siempre me quedará lo mejor, abrazar a la paciente y acompañarla en su proceso”, sentencia.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo