La experiencia de una universidad pública bonaerense con su biblioteca digital

La Universidad Nacional Arturo Jauretche
La Universidad Nacional Arturo Jauretche

Las colecciones impresas de las bibliotecas universitarias quedaron atrapadas en las paredes de las universidades que en su mayoría aún permanecen cerradas ante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). Sin embargo, hace tiempo que las y los bibliotecarios estamos preparados para la innovación tecnológica e informacional en cuanto a la gestión de colecciones bibliográficas digitales, incluso hace tiempo que nuestras colecciones son híbridas. Esto quiere decir que una parte del soporte de la colección es impresa, y se complementa con otra parte de la colección en soporte digital.

Las colecciones digitales de las bibliotecas universitarias se componen principalmente por diferentes ítems como libros digitales, títulos y artículos de revistas electrónicas, bases de datos de información científico - académica, videos, recursos en línea, recursos de aprendizaje, tesis, fotografías, archivos de audio, datos abiertos de investigación, textos accesibles entre otros. Esas colecciones son seleccionadas previamente y luego procesada por los bibliotecarios catalogadores, quienes disponen en un catálogo en línea de todos sus recursos para que los usuarios puedan acceder con una búsqueda como la de Google.

Desde el nivel nacional y regional

La propuesta fue enviada a todas las universidades públicas, a las autoridades y a las redes como la Red Interuniversitaria Argentina de Bibliotecas (RedIAB), Red Universitaria de Educación a Distancia (RUEDA) y Red de las Editoriales de las Universidades Nacionales (REUN). Actualmente, 51 canales con distintas experiencias se activaron con la intención de una integración de las áreas de educación a distancia junto con cada Biblioteca, que de esta manera puede brindar un servicio en apoyo a la educación virtual, ya que sus colecciones impresas estaban atrapadas ante la situación de emergencia.

Las bibliotecas universitarias del conurbano bonaerense, que venían trabajando en cooperación permanente desde hacía varios años, profundizaron aún más esa interacción para dar respuestas a las nuevas necesidades de información en este contexto desafiante. En ese sentido, compartieron servicios, recursos y capacitaciones periódicamente. Asimismo, se apoyaron mutuamente para que la gestión de cada biblioteca pudiese reorganizar los servicios y herramientas que brindaba, compartiendo ideas, soluciones tecnológicas y nuevas propuestas en el tránsito hacia la llamada “nueva normalidad”.

Desde la Universidad Nacional Arturo Jauretche

La Universidad Nacional Arturo Jauretche profundizó acciones de acompañamiento a estudiantes para la mejora de la permanencia y acciones de acompañamiento a docentes para la mejora de la calidad educativa. Esas acciones, generadas e integradas paulatinamente por todas las áreas de la universidad, fueron encuestadas con el fin de conocer el grado de integración y generar propuestas de mejoras para el segundo cuatrimestre.

La estrategia adoptada para acompañar la virtualización de la enseñanza durante el COVID desde la Biblioteca Central de la UNAJ fue la reingeniería de herramientas y servicios, centrando la mirada en nuestros usuarios y en el apoyo a la enseñanza virtual y poniendo en primer lugar la calidad y la inclusión. Transitamos durante el primer cuatrimestre un período de búsqueda de nuevas estrategias y un rediseño de cómo ofrecer nuestros servicios y herramientas, pero también de una adaptación constante al cambio. Se brindó apoyo en dos sentidos: dentro de la plataforma del campus virtual, por un lado, y, por otro, externamente, con múltiples estrategias desde el subsitio de la biblioteca y sus redes sociales.

Algunas estrategias

El ofrecimiento masivo de servicios y herramientas digitales por parte de las bibliotecas se debió a que las editoriales privadas de plataformas digitales diversas del ámbito nacional e internacional permitieron de forma gratuita el uso durante el primer cuatrimestre, y algunas excepciones. En el caso de la UNAJ se encontraba medianamente preparada porque suscribe a BIDI desde 2015.

Se implementó una nueva propuesta en la colección de la Biblioteca digital, con nuevas incorporaciones de plataformas y reestructura de las colecciones en el sitio web. Nuestra colección estaba compuesta por BIDI y la Biblioteca Electrónica (BECYT) del Ministerio de Ciencia y Tecnología, con acceso solo a préstamo interbibliotecario. En el transcurso de la pandemia, el Ministerio de Educación brindó acceso a ‘Leer en Casa’ y a ‘Recursos de Aprendizaje PRONAFE’ desarrollado por el INET para la continuidad pedagógica de la enseñanza de enfermería, ambas de la plataforma BIDI.

Nuestra propuesta fue realizar cambios en nuestra colección y dividimos el acceso a distintas colecciones. Reagrupamos las colecciones en tres divisiones:

-Colección académica (BIDI y Recursos de aprendizaje PRONAFE)

-Colección académica y de investigación (BECYT) y

-Colección multidisciplinaria destinada a todos los niveles educativos, desde el inicial hasta el inicio de la universidad (‘Leer en Casa’), que nos permitió dar servicio a toda la familia de la comunidad universitaria.

Las bibliotecas digitales permitieron:

-Brindar el servicio de Viernes de Literatura dado que no suscribimos a la colección literaria recreativa, que se encuentra solo en nuestras colecciones impresas.

-Ofrecer a los docentes material para la preparación de sus clases, inclusión en sus aulas virtuales y un acceso a estudiantes de una lectura agradable con buena predisposición para la lectura, el estudio y la reutilización de la información.

-Las colecciones multidisciplinares como Leer en casa nos permitieron acercarnos a las familias de los trabajadores, tanto nodocentes como docentes, y a las de los estudiantes. Porque nuestros estudiantes asisten a la biblioteca con sus hijos y mientras consultan la bibliografía les brindamos una colección infantil, promocionando así la lectura para toda la familia.

Revisión y adaptación de otros recursos preexistentes. Algunos de los más importantes:

Se incorporaron al Canal educativo videos de educ.ar para la alfabetización informacional y digital, así como videos seleccionados por las carreras; el canal solo contenía videos elaborados por la institución para algunas materias.

Se seleccionaron e incorporaron al catálogo en línea más de 500 títulos entre libros y revistas digitales de acceso abierto y se sumaron los títulos de la biblioteca digital BIDI y los libros digitales de la Biblioteca del Ministerio de Ciencia y Tecnología (BECYT). Esto permitió ofrecer a la comunidad universitaria recursos digitales confiables a los que se puede acceder sin perderse en la web, lo que permite generar listas bibliográficas que pueden incorporarse en el aula del campus virtual por medio de un link y/o descargarse en los gestores bibliográficos.

Se promociona la visibilidad de la selección de los Recursos en línea de acceso abierto o gratuito

Generación de nuevos recursos y servicios. Algunos de los más destacados:

El recurso Bibliografía digital, que se diseñó como un acceso rápido a todos los recursos digitales de la biblioteca, dividido en tres grandes colecciones.

-Los Recursos liberados de forma excepcional por las editoriales privadas como EBSCO, Dynamed, Enfermería al día, Smart Image (imágenes de anatomía), Jove, recursos legales de Thomson Reuters en materia de salud, ciencia, legislación, etc.

-Los Recursos digitales de la biblioteca central agrupados todos en un mismo espacio.

-Los Recursos sobre COVID.

Se generó un formulario de Sugerencias bibliográficas para incorporar bibliografía digital para suscripción en 2021 o ingreso de bibliografía en acceso abierto

Se mejoraron los puntos de contacto virtuales para consultar a nuestras bibliotecarias a través del el formulario Pregunte al bibliotecario, y se atienden consultas por las redes sociales.

Se desarrolló el Canal de Youtube de la Biblioteca Central UNAJ, donde se generaron tutoriales para el uso de servicios y herramientas elaborado por las bibliotecarias.

Se realizó un trabajo minucioso de curación de contenido de bibliografía sobre COVID para poder ofrecerlo a nuestro comunidad, acompañando las investigaciones y la necesidad de información confiable y actualizada.

Se generó un importante documento de acompañamiento para el apoyo a la educación virtual que contiene las recomendaciones para la incorporación de la bibliografía en el campus abogando por buenas prácticas respecto del marco legal de la propiedad intelectual, el derecho a la educación y la cultura, y los amplios beneficios y posibilidades que brinda el acceso abierto propiciando la generación de contenido original por nuestros docentes. Un camino que fue solo posible porque nos acompañó una abogada especialista en propiedad intelectual.

Trabajamos junto al campus virtual y logramos presencia en el aula de profesores.

Se difundió la Interacción del catálogo en línea con el campus virtual y los gestores bibliográficos para incorporar la bibliografía digital por medio de enlaces en simples tres pasos para el docente, que conlleva un servicio rápido y eficiente para nuestros docentes pero que también implica un gran trabajo para los bibliotecarixs.

Algunas reflexiones

Destacamos que las bibliotecas digitales permiten romper las barreras de la atención 24 hs. por medio de las plataformas dejando el asesoramiento personalizado en el horario en el que los bibliotecarios pueden brindar servicio desde sus hogares. Esto permite una adaptación e integración posibles en la situación actual.

Las videoconferencias por múltiples dispositivos y su uso masivo permitieron a las bibliotecas realizar capacitaciones en alfabetización informacional y digital destinadas a enriquecer el uso de la información científico académica, adquirir nuevas habilidades y herramientas a los estudiantes, a los docentes y a los nodocentes, con el objetivo de mejorar la capacidad de afrontar la pandemia con información valiosa para el ciudadano. La virtualización de todos los entornos también permitió la capacitación de los equipos de las bibliotecas porque nuestros puestos de trabajo una vez más se vieron transformados por la tecnología.

No existe un Netflix de la bibliotecas o la solución digital única que nos permita, desde una sola plataforma, brindar un servicio para todas y todos. Lo que existe son múltiples plataformas y estrategias. Las plataformas presentan distintos modelos de negocio que nos permiten brindar un servicio de bibliografía digital a nuestra comunidad, pero que debe ser seleccionado por las y los bibliotecarios. Luego deberán trabajar en la incorporación a sus catálogos bibliográficos o bases de datos de descubrimiento, porque ninguna comunidad necesita la misma información y ninguna universidad ofrece las mismas carreras o bajo el mismo enfoque. Es esencial poner en agenda el desarrollo de las colecciones bibliográficas digitales como una de las estrategias para la virtualización de la enseñanza como una política pública educativa universitaria con inclusión y calidad.

Por Romina Décima - Responsable de Biblioteca de la Universidad Nacional Arturo Jautetche

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos