Las mujeres representan apenas un tercio de la matrícula en escuelas técnicas
Las mujeres representan apenas un tercio de la matrícula en escuelas técnicas

En épocas de empoderamiento femenino, algunos estereotipos de género se mantienen. En las escuelas técnicas está uno de ellos: desde hace años los números de la matrícula se sostienen. Las mujeres representan una minoría, apenas un tercio del total de alumnos. De acuerdo a los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), son 215.299 frente a 446.152 estudiantes varones.

La brecha es aún más profunda en algunas especialidades como Electromecánica o Electrónica y Energía (88% frente a 12% de mujeres). En Construcción e Informática, si bien la diferencia disminuye, las mujeres continúan siendo minoría. En el caso de la especialidad Agropecuaria, la matrícula es casi equitativa, aunque en muchos casos proceden de poblaciones aisladas que no tienen otra opción a mano.

Donde sí las mujeres son mayoría es en Química (55 contra 45%) y Administración (65 contra 35%). "Estos números posiblemente se deban a que este tipo de orientaciones suelen ser asociadas, en el mercado laboral, con los roles 'aceptados' socialmente para las mujeres", explicaron desde la cartera educativa.

La Ley de Educación Técnica (26.058/05), en su artículo 40, habla de "igualdad de oportunidades". Incluso llama a implementar acciones para "promover la incorporación de mujeres en sus distintas modalidades, impulsando campañas de comunicación, financiando adecuaciones edilicias y regulando las adaptaciones curriculares correspondientes, y toda acción que se considere necesaria para la expansión de las oportunidades educativas de las mujeres en relación con la educación técnico profesional".

Pese a representar una minoría, hay dos datos alentadores relativos a las mujeres. Por un lado, son ellas las que más siguen estudios superiores una vez que terminan la secundaria. Hay 13 puntos porcentuales de diferencia con respecto a los varones, aunque el 45% prefiere no elegir carreras técnicas. Optan por seguir otro rumbo.

A su vez, también presentan mejores indicadores en su trayectoria escolar. La repitencia, en ambos ciclos de la secundaria, es menor que el de sus compañeros varones. En el primer ciclo, es de 9,6 contra 12,8%; en el segundo, 17 contra 23%. Luego, ese factor influye en que la terminalidad de las chicas sea mayor.

"En nuestras escuelas solo el 30% de la matrícula son mujeres. Estamos tratando de impulsar un aumento importante de las estudiantes", planteó Leandro Goroyesky, director ejecutivo del INET. Con ese objetivo, este año crearon la comisión de género para la Educación Técnico Profesional que lleva adelante campañas de difusión y asesoramiento para acercar a las adolescentes a las escuelas técnicas.

En realidad, las mujeres ya están en las escuelas, pero del lado del profesor. El 61% de los docentes son mujeres. Sin embargo, hacia adentro también hay una brecha de género. Las maestras se concentran en mayor medida en materias de formación general. Apenas un 21% da clases en las asignaturas científicas.

"Estas desigualdades no sólo impactan en la matrícula, en las dinámicas escolares, o en los programas curriculares, sino también una vez terminado el ciclo escolar, en las posibilidades que el mercado laboral ofrece a las egresadas", sostuvo el director del INET. "A pesar de tener el mismo título, la misma capacitación, las oportunidades laborales se ven restringidas para las mujeres, en particular cuando se trata de áreas más industriales. Si bien esta problemática excede al sistema educativo, hay una correspondencia entre la demanda laboral y los estereotipos culturales de género", agregó.

Seguí leyendo: