“Soccket Ball” es el desarrollo de un startup estadounidense.
“Soccket Ball” es el desarrollo de un startup estadounidense.

Jugar para ver. La pelota como herramienta sustentable. El fútbol como generador de luz. Un desarrollo tecnológico tomó posesión de ambos instrumentos sociales como un balón y el deporte más popular del mundo para generar energía limpia, renovable. Una lograda innovación que comprime el acto de "patear" en una revolucionaria técnica de almacenamiento de electricidad.

El invento convierte quince minutos de juego en tres horas de luz portátil. Sólo se trata de hacerla rodar. Cuatro estudiantes de la Universidad de Harvard diseñaron en 2011 un prototipo de esférico capaz de transformar la energía cinética generada en su movimiento constante en eléctrica. Soccket se denominó al desarrollo de la empresa Uncharted Play y su leyenda de promoción es: "El aprovechamiento de la pasión".

“Soccket: el aprovechamiento de la pasión”, la campaña de publicidad del dispositivo.
“Soccket: el aprovechamiento de la pasión”, la campaña de publicidad del dispositivo.

Para tales propósitos, introdujeron dentro una bobina de inducción con un imán que, en forma de péndulo, se mueve rápidamente junto al movimiento de cada pase, de cada remate. Captura la energía cinética conseguida y la almacena en un condensador para su posterior utilización como fuente de poder alternativa, renovable, sostenible, exenta a la red eléctrica convencional.

Convierte la energía cinética en energía eléctrica gracias a su propio movimiento.
Convierte la energía cinética en energía eléctrica gracias a su propio movimiento.

Un adaptador CA escondido detrás de uno de los paneles hexagonales permite la conexión a diversos aparatos eléctricos. La primera pelota en la historia que retribuye energía por el mero acto del movimiento está construida a partir de caucho etileno-acetato de vinilo suave, un material impermeable, resistente y a la vez sensible al tacto. El balón que produce energía es más pesado que una profesional: por su genética sustentable denuncia un peso superior de 482 gramos.



Con quince minutos de fútbol, la pelota puede entregar tres horas de luz portátil

Pensado, diseñado y ensamblado en Estados Unidos, el Soccket es una nueva -otra- innovación de Uncharted Play, una startup de tecnología dedicada a la creación de productos que generen energía renovable. En su fase de desarrollo, fueron distribuidos sus productos por regiones africanas y sudamericanas de bajos recursos en procura de estudiar eficacia, durabilidad y rentabilidad. Para masificar la Soccket emprendieron una campaña de financiamiento colectivo en Kickstarter, una plataforma de crowfunding para proyectos creativos, con la que recaudaron USD 75 mil. Tras tamaña subvención, la compañía prometió perfeccionar el dispositivo: añadirá un adaptador para cargar celular y un medidor que advierta la cantidad de energía almacenada.

Este desarrollo se combina junto a la tecnología de Pavegen, una startup que resembró en Nigeria y en Brasil canchas de césped sintético con baldosas inteligentes. Por las noches, la energía almacenada se convierte electricidad para alumbrar el barrio y el partido. En las zonas rurales de algunos países subdesarrollados donde no hay redes eléctricas solventes, las familias recurren como fuente de luz a lámparas de kerosene, altamente tóxicas.

La pelota como inspiración, el fútbol como solución. Una pasión común a cada rincón del planeta que ahora multiplica sus utilidades con un fin sustentable, ecológico, limpio. Jugar para ver.