Debut en tiempos "turbulentos" y "tormentosos" le tocaron a Dante Sica (60), quien hace menos de dos meses fue nombrado ministro de Producción de la Nación en reemplazo de Francisco Cabrera. Y sobre todo fue difícil la última semana, donde un contexto externo adverso sumado a una serie de factores internos hicieron que se despabilara el dólar, subiera el riesgo país y cayeran las acciones y los bonos locales. Todo en medio del desenfreno que provocaron los cuadernos del chofer Centeno y que involucran a importantes empresarios.

"Estamos transitando el último tramo de la crisis cambiaria, pero seguimos bajo observación porque estamos en un proceso de consolidar la macro y nuestros fundamentals macro. Y hubo una semana muy ruidosa desde el punto de vista político con el tema judicial por el descubrimiento de los cuadernos, donde no sólo están involucrados ex funcionarios de gobierno anterior sino también representantes del sector empresario, sobre todo de la construcción", le dice Sica a Infobae.

Sica, ayer sábado en su despacho (Lihue Althabe)
Sica, ayer sábado en su despacho (Lihue Althabe)

"Para muchos operadores todavía no es clara la disociación entre el proceso argentino y el brasileño. Quizás estamos sufriendo un castigo excesivo, pero en la medida en que los mercado se calmen y puedan analizar mejor la información, veremos una mayor tranquilidad", estima el ministro.

Es sábado al mediodía y el funcionario está reunido en el piso 11 del tradicional edificio de Economía, frente a Casa Rosada, con sus secretarios y colaboradores más cercanos. Sobre la mesa están los avances en temas como antidumping y ventanilla única.

El 21 de junio cuando el economista platense juró como ministro
El 21 de junio cuando el economista platense juró como ministro

"Los hace venir todos los sábados a la mañana y él arranca temprano, a las 7 de la mañana", dice un empleado en voz baja. La oficina tiene pocas estridencias: alguna placa recordatoria, un par de frascos de dulce de leche y miel de producción nacional sin abrir aún, seguramente regalo en alguna visita a una fábrica, y no mucho más. Dos detalles. En un estante, una botella de whisky, un single malt escocés de muy buena fama que el ministro aclara rápido que es para "los viernes a la tardecita" –y quizás ni eso porque está casi llena– y flores blancas naturales por todos lados. Entre la recepción y su oficina hay ocho floreros repletos.

Este año estamos sufriendo por un impacto muy fuerte de la sequía. La crisis cambiaria generó un retracción de la demanda y se nota en los niveles de producción

Platense y fundador de la consultora ABECEB, Sica es un contador y economista y tiene antecedentes como funcionario: fue secretario de Industria, Comercio y Minería durante la presidencia de Eduardo Duhalde, luego de la crisis de 2001. Entre reunión y reunión, el ministro habla con Infobae de las esquirlas económicas del escándalo de los cuadernos, de los empresarios argentinos, de la recesión y de los desafíos de los sectores industriales.

– ¿Cómo afecta la causa de los cuadernos a la economía local?

– En el corto plazo, con volatilidad. En el mediano, miremos las diferencias con Brasil y lo que pasó con el Lava Jato. Ellos enfrentaban un proceso de recesión fuerte y prolongado. Segundo, involucró a su principal empresa inversora y productora, Petrobras. En la Argentina hablamos de obras que en casi todos los casos ya se terminaron y están involucrados ex funcionarios. Algunos ven que podría haber una penalización del mercado, lo que en economía se conoce como reacción procíclica que acentúa en el corto plazo la desconfianza. Pero en la medida en que avance el proceso judicial con total independencia, que sea transparente y pueda dar alguna resolución en los próximos días, vamos a poder cambiar la mirada sobre el impacto que puede tener. Creemos que el impacto será bajo. En materia de las obras actuales, no debería impedirnos, o no facilitarnos, los procesos de nuevas licitaciones o las de PPP [obras de Participación Público-Privadas], que tienen sistemas de compliance muy rigurosos que fueron superados con éxito. Quizás habrá más observación, pero no mercados que se cierren.

Sica en un almuerzo con directivos de la UIA
Sica en un almuerzo con directivos de la UIA

– No hay empresas del peso de Petrobras involucradas, pero sí algunas locales muy importantes, como el Grupo Techint.

– Sí, seguramente, pero hay que ver que. Hasta donde se sabe, Techint no estaría involucrada en los procesos licitatorios. Por las declaraciones está vinculada a la expropiación en Venezuela.

– Como consultor conoce a los empresarios involucrados. ¿Qué opina de lo que pasa en Tribunales?

– Estos temas siempre generan un fuerte conmoción. También una reflexión en el sentido de seguir impulsando este cambio cultural que está haciendo el Gobierno para tener reglas transparentes y evitar la discrecionalidad. Venimos de un ciclo muy discrecional y de fuerte intervención, cosas que generan o propagan los temas de corrupción. 

La semana que viene se anuncia en Rosario un nuevo instrumento para financiar en el corto plazo a pymes exportadoras

– A nivel personal, ¿qué siente cuando ve a importantes empresarios presos y arrepentidos?

– Siempre conmociona. Con algunos hemos intercambiado participación en los últimos 20 años. Conmociona y sorprende ver a algunos empresarios en la situación en la que se encuentran.

– Fue secretario de Industria en 2002, en medio de la crisis, y ahora es ministro. ¿Qué parecidos y diferencias hay entre los dos momentos?

– Como dice el gran economista argentino Martín Rapetti, vivimos en el Día de la marmota, cada dos o tres años tenemos un ciclo de caída. Pero es muy diferente esta situación a la de 2001. En 2002 teníamos casi 50% de pobreza, entre 25 y 28% de desocupación, un salario promedio de USD 350 y, sólo para tener una referencia,  85.000 autos que se patentaron ese año. Hoy, si bien hay desaceleración de creación de empleo –en especial en construcción, o con caídas en el rubro industrial– el sector sigue traccionando. Se iban a patentar 1 millón de autos y se patentarán unos 850.000. Tenemos problemas de pobreza, pero no a los nieves de ese momento. Pasamos por una recesión corta sobre un nivel de demanda distinto y con un programa económico que pasó esta tormenta sin parches. Entramos y salimos de la crisis cambiaria sin aumentar impuestos, aceleramos los procesos de convergencia fiscal y monetaria, con el Fondo nos garantizamos el financiero hasta 2020 y no hay restricciones de dólar o movimientos de capitales. Al empresario le da previsibilidad y le da la confianza de que este Gobierno mantiene las reglas de juego y evita crisis mayores.

Sica, junto al presidente Macri y el gobernador de Córdoba, Juan Schiaetti
Sica, junto al presidente Macri y el gobernador de Córdoba, Juan Schiaetti

– Estos días el Indec informó que la capacidad ociosa industrial está en casi 40%, con los peores índices para el mes de junio de los últimos 16 años.

– Este año estamos sufriendo por un impacto muy fuerte de la sequía. La crisis cambiaria generó un retracción de la demanda y se nota en los niveles de producción. Ya con datos de junio y julio vemos el cambio de los precios relativos. También es cierto que es heterogéneo: la capacidad instalada tiene sectores que siguen con un alto nivel de ocupación, y en la punta más baja vemos al sector automotriz que tiene un grado de utilización de 45-47%. Pero los niveles de producción crecen todos los meses de la mano de la recuperación de Brasil y de mercado externos. Si se mira agosto, los sectores vinculados al agro comienzan a tener crecimiento contra el mes anterior.

– Se organizó una de comité de crisis por la obra pública, ¿va a formar parte?

– Mantenemos contacto todo el tiempo. Estos días hablamos con Guillermo (Dietrich), Rogelio (Frigerio) y Nicolás (Dujovne) para hacer evaluaciones y disipar dudas sobre la transparencia de los contratos que se aprobaron en los últimos dos años y cómo vienen de ejecución. Para darle tranquilidad a los inversores y al sector financiero.

La preocupación del corto plazo de los industriales tiene que ver con la cadena de pagos

– ¿Se van a revisar algunos de los contratos de obras en ejecución?

– Eso tendrán que verlo las áreas correspondientes. La AFIP también está trabajando activamente. En la medida que la Justicia avance y brinde información, se evaluarán decisiones concretas.

– Cuándo asumió insistía con que había desaceleración y no recesión. Ahora el contexto cambió.

– Técnicamente, una recesión son dos trimestres seguidos de caída. Y en ese momento había desaceleración del nivel de actividad. Ahora vamos a tener dos meses de caída. Vemos que en el cuarto trimestre habrá desaceleración de esa baja con sectores como construcción, energía y agro de nuevo en alza. Esperamos ver recuperación de la actividad para el primer trimestre del año que viene. Eso va a reforzar nuestra presencia exportadora, desde agro hasta sectores de bienes basados en el conocimiento y actividades que muchos años eran sólo demandantes de protección, como calzado y textil.

– ¿Cuánto tiene que valer el dólar?

– Eso lo determina el mercado. Hay que trabajar en cuestiones de competitividad sistémica: infraestructura para la conectividad terrestre y digital (fundamental para emprendedores del interior); cambios regulatorios para bajar costos, como la ley de ART; y la desburocratización del sector público para hacerle la vida más fácil a las empresas, sobre todo a las pymes. También la reforma fiscal y tributaria.

Las crisis siempre tienen un déjà vu, más para el empresariado y los consumidores argentinos que, como dice el gran economista argentino Martín Rapetti, vivimos en el Día de la marmota

– ¿Qué le piden los industriales?

La preocupación del corto plazo tiene que ver con la cadena de pagos. Estamos trabajando con los bancos nacionales y los provinciales, que son los que se han comportado más en forma anticíclica. Hubo cambios en el sistema de garantías recíprocas para más inclusión de pymes y para darle para mayor fluidez al mercado. La semana que viene se anuncia en Rosario un nuevo instrumento para financiar en el corto plazo a pymes exportadoras. Las preocupaciones del primer semestre sobre tipo de cambio y protección de importaciones quedaron diluidas: los pedidos de importación cayeron un 45%. Cuando logramos sacar la discusión del corto plazo, piden la continuidad de los programas y que seamos consecuentes con lo que venimos diciendo en las mesas sectoriales.

Sica, a comienzos de año, en ABECEB, la consultora económica que fundó (Adrián Escandar)
Sica, a comienzos de año, en ABECEB, la consultora económica que fundó (Adrián Escandar)

– ¿Cómo impacta el clima electoral incierto que se vive en Brasil en la economía Argentina?

– Es muy incierto el panorama. Brasil tenía una tasa de crecimiento que todos estimábamos por arriba del 2%, pero el aumento de la incertidumbre y la volatilidad, ya no sólo por el proceso judicial sino por la política, hizo que el número esté más cerca de 1%. Por cada punto que Brasil crece, nosotros crecemos un cuarto. O sea, esa baja nos resta capacidad de crecer. Necesitamos que Brasil defina su futuro político y se despeje la incertidumbre.

– ¿Se va a aprobar, finalmente, el acuerdo Mercosur-Unión Europa?

– Todo estamos cansados de pensar que estamos llegando y no se llega.  Estamos cerca de un cierre definitivo porque, en general, los grandes conflictos están resueltos. En septiembre hay un ronda técnica y una reunión del G20. Será una gran oportunidad para un cierre definitivo. No hay que anunciarlo todavía, pero estamos más cerca en la últimas reuniones.

Seguí leyendo: