Qué son las ballenas del mercado de Bitcoin y cómo sus movimientos pueden sacudir el precio de la criptomoneda

Ayer un importante tenedor de criptomonedas realizó un pequeño movimiento y el mercado tembló

El apodo "ballena" se utiliza en cripto para denominar a grandes tenedores de una determinada criptomoneda
El apodo "ballena" se utiliza en cripto para denominar a grandes tenedores de una determinada criptomoneda

En el mundo de las criptomonedas, existen distintos factores que pueden provocar movimientos fuertes en el precio de estos de por sí volátiles activos. Uno de esos elementos son las llamadas “ballenas” en la jerga, grandes tenedores de criptomonedas que con sólo hacer pequeños movimientos, compras o ventas, pueden provocar enormes sacudidas en el mercado cripto. Ayer, el precio del token más utilizado sufrió a causa de una de ellas.

¿Qué son las ballenas?

Se conoce como ballenas a aquellos inversores que poseen una gran cantidad de cierta criptomoneda. Por ejemplo, una persona con 10 mil bitcoins tiene en sus manos un valor equivalente a USD 640 millones aproximadamente. Al igual que en mercados financieros tradicionales

Si bien no hay un número específico de criptomonedas que deba tener alguien para ser considerado ballena, simplemente con que sea un valor alto, ya se las considera jugadores a tener en cuenta en el mercado porque cuentan con un poder mucho mayor al de un inversor particular tradicional.

Se estima que las tres mayores tenencias de Bitcoin comprenden el 3,07% de todos los bitcoins en circulación y representaban un valor de aproximadamente USD 27.800 millones de dólares en septiembre de 2021.

Las mayores ballenas del bitcoin son Satoshi Nakamoto, el inventor del bitcoin, los gemelos Winklevoss, y capitalistas de riesgo como Tim Draper y Barry Silber.

¿Por qué son tan importantes las ballenas para el mercado?

Al igual que ocurre en la bolsa con las acciones, o con cualquier bien que se comercie, las criptomonedas también varían sus precios en base a la oferta y demanda.

Esto mismo ocurre con las criptomonedas, cuando los inversores están interesados en comprar, aumenta la demanda, y por ende suben los precios. Pero también puede ocurrir lo contrario, que aumente la oferta, es decir que se esté buscando vender y cada uno ofertará un precio más y más barato para poder vender sus criptos lo antes posible. Así el precio caería hasta que nadie esté dispuesto a vender por debajo de cierto precio.

En resumen, las ballenas de Bitcoin son como otros tenedores de activos mayoritarios: sus movimientos tienen un impacto desmesurado en el mercado, ya sea por el aumento de la volatilidad, la disminución de la liquidez o una combinación de ambos.

Entonces ¿Qué relación tiene esto con las ballenas? Bien, si deciden venderlas en forma repentina, habrá una gigantesca oferta, y eso provocaría una caída enorme en los precios.

Tim Draper es una de las "ballenas" cuya identidad se conoce
Tim Draper es una de las "ballenas" cuya identidad se conoce

Recientemente, Elon Musk, CEO de Tesla, vendió acciones de su propia compañía y el precio cayó casi un 14 por ciento en un día. Si Tesla fuera una criptomoneda en lugar de una empresa, Elon Musk sería considerado una “ballena de Tesla”.

¿Es necesario que una ballena venda sus criptomonedas para afectar el precio?

En general, sí. Si la ballena no vende sus criptomonedas, no aumenta la oferta por lo que el precio no tiene por qué moverse. Sin embargo, los inversores de todo el mundo tratan de anticiparse a las ventas de las ballenas, por lo que un simple movimiento de una ballena puede provocar un efecto en cadena, basado en el miedo, que haga que cientos de miles de inversores decidan vender sus criptos por el miedo a que la ballena venda antes que ellos y caiga el precio.

Un claro ejemplo de esto, ocurrió ayer con una ballena de Bitcoin. Un inversor anónimo quien poseía desde el 8 de octubre del 2013 más de 2 mil bitcoins en su billetera de criptomonedas, equivalentes a casi USD 300 mil en aquél momento, decidió ayer enviar sus Bitcoins hacia otras 2 billeteras.

Esos USD 300 mil del 2013 se convirtieron en más de USD 143 millones hoy en día, y la venta de tantos bitcoins podría derrumbar el precio de la criptomoneda más grande. Por este pánico, muchos inversores se anticiparon y vendieron sus criptos, haciendo caer más de 6 por ciento el precio de Bitcoin ayer. Finalmente, la ballena no vendió, pero su simple transferencia alertó al mercado.

SEGUIR LEYENDO: