El mercado espera un acuerdo con el FMI pero ese voto de confianza es de corto plazo

La suba de las reservas trajo buen humor a los inversores lo que no quita que todas las decisiones siguen estando ligadas a la cautela

Una pantalla muestra un gráfico mientras los operadores trabajan en la Bolsa de Comercio de  Buenos Aires. Argentina. Foto de archivo Mayo 9, 2018. REUTERS/Marcos Brindicci
Una pantalla muestra un gráfico mientras los operadores trabajan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Argentina. Foto de archivo Mayo 9, 2018. REUTERS/Marcos Brindicci

El ingreso de USD 4.344 millones del FMI que hicieron subir las reservas a USD 46.306 millones, incluyendo USD 60 millones que el Banco Central compró en el mercado mayorista, tuvo impacto en la baja de los dólares financieros libres. Si bien hay una apuesta a un acuerdo con el organismo internacional, no son pocos los que creen que ya hay algo cerrado y este fin de semana podría haber novedades. Aunque hay cautela; no es una confianza ciega. En un Gobierno tan volátil en sus opiniones, la esperanza vive en el aire esperando vientos a favor o en contra. En otras palabras, el mercado dio un voto de confianza de corto plazo.

El dólar arrancó demandado, pero enseguida se empezó a dar vuelta y el mercado se puso vendedor para que la divisa termine en baja. Las intervenciones fueron con el Bono AL30D para controlar al dólar MEP. Acá tuvo que acudir a USD 13,4 millones -35% menos que el viernes- para que cerrara en la plaza oficial a $ 169,45 (+12 centavos). En el Senebi, donde las operaciones son cuasi confidenciales porque no aparecen en pantalla y el dólar se negocia entre cliente y operador, el MEP bajó $ 3 a $ 170 en el mercado de contado.

El contado con liquidación bajó sin intervención del Banco Central con negocios en el AL30C por USD 8,5 millones, cerró a $ 147,55 en la plaza oficial. La baja fue de nada menos que $ 1,72. El hecho de girar hacia y desde el exterior los dólares de cada operación, encarecieron las operaciones y recortó a menos de la mitad los márgenes de ganancia por lo que es imposible hacer “rulos”, es decir transformarlos en dólar cable. El “spread” es insignificante.

El precio en el Senebi del “contado con liqui” como se lo denomina en la jerga, cayó $ 2,50 a $ 176. Mucho tuvo que ver en esta situación la debilidad del dólar en el mundo que cedió 0,51% frente a las seis principales monedas del planeta. Este dato más la suba del oro de 1,19% influyó en el aumento de las reservas.

El “blue” se mantuvo ajeno a las noticias y se mantuvo en $ 180, mientras en la plaza mayorista el dólar siguió su lento ritmo de subas. Como sumó la inactividad de sábado y domingo, la divisa abrió 9 centavos más cara a $ 97,41. Los negocios fueron elevados; USD 381 millones y el Central se alzó con USD 60 millones.

La baja del dólar en el mundo, el derrame de divisas del exterior sobre Brasil y un mejor clima en Wall Street ayudaron a que los bonos argentinos con ley local y extranjera subieran hasta 2% y redujeran el riesgo país en 22 unidades (-1,7%) a 1.572 puntos básicos. Un informe de Buenos Aires Valores (BAVSA), señaló que en la plaza libre donde se opera con LEDES los negocios bajaron en agosto desde los USD 24 millones diarios a menos de la mitad por las últimas regulaciones.

“Hacia adelante la mayor presión continuará sobre el dólar MEP regulado (AL30/AL30D) que durante la semana cerró debajo de los $170 gracias a las intervenciones del BCRA, mientras que en otras plazas como GD30 y LEDES, se llegó a operar por encima de los $174. De hecho, el volumen operado del AL30D en el plazo de 48 horas se recuperó rápidamente y alcanzó niveles pre regulación en la última rueda de la semana. Claramente esta regulación –al igual que las anteriores– no son la solución al problema de fondo sino simplemente “parches” que va tomando la dirigencia para llegar a las elecciones lo mejor posible, intentando controlar los dólares financieros con un menor nivel de intervención. Si comparamos las intervenciones del BCRA de este año vs. 2012 (año con el mayor saldo a favor de la autoridad monetaria), los próximos meses la disponibilidad de divisas será más escasa y, por lo tanto, la capacidad de intervención del BCRA en los dólares financieros será menor, lo que nos lleva a pensar que las tensiones cambiarias continuarán”, señala BAVSA.

La Bolsa, con un regular monto de negocios de $ 824 millones, anotó su segunda rueda de alza consecutiva. El S&P Merval, el índice de las acciones líderes, aumentó 1,81%. Transportadora Gas del Norte lideró el movimiento al aumentar 9,12%, seguido de Banco Macro con 5,12% y Transener con 4,04%.

Los ADR’s -certificados de tenencia de acciones que cotizan en las Bolsas de Nueva York- aumentaron su movimiento al operar $ 1.984 millones. Los grandes ganadores fueron Edenor (+9,1%), Banco Macro (+5,6%) y Grupo Galicia (+4,8%).

El buen humor puede prolongarse hoy y la licitación de bonos en moneda local de los últimos días de la semana dirá que piensa el mercado. No hay que olvidar que lo que se recaude servirá de colchón para la deuda de setiembre.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online