En los primeros cinco meses del año el Gobierno consiguió $200.000 millones en el mercado, el 29% del déficit de 2021

Por los ingresos extra de la soja y un rojo fiscal menor al previsto en el Presupuesto, el Ministerio de Economía podría necesitar de menor fondeo en el mercado local. El Banco Central giró $50.000 millones al Tesoro

Ramiro Tosi, subsecretario de Financiamiento y Mariano Sardi, secretario de Finanzas, los delegados de Martín Guzmán ante el mercado de capitales local.
Ramiro Tosi, subsecretario de Financiamiento y Mariano Sardi, secretario de Finanzas, los delegados de Martín Guzmán ante el mercado de capitales local.

Transcurridos los primeros cinco meses del año, el Ministerio de Economía consiguió en el mercado local financiamiento neto por $200.000 millones y cubrió vencimientos por 1,2 billones de pesos. Ese monto implicaría cerca del 30% de lo que necesitaría para financiar el déficit previsto por el Presupuesto 2021, según estimaciones privadas.

El Gobierno colocó deuda por $70.350 millones en la última licitación del mes, y logró un financiamiento extra por $49.500 millones, según informó el ministerio de Economía. En la licitación de este miércoles se recibieron 579 ofertas, adjudicándose un total de $65.367 millones que representa un valor efectivo de $70.350 millones.

En los primeros cinco meses del año el financiamiento neto ascendió a $200.000 millones. Según estimaciones de la consultora EcoGo, este monto implicaría tener cubierto un 29% de las necesidades totales a lo largo del año.

“En los títulos colocados el 46% tiene vencimiento en 2021, el y 32% en 2022 y el restante 22% en 2023, logrando así una adecuada diversificación de los plazos de colocación”, señaló Economía en el comunicado.

El secretario de Finanzas, Mariano Sardi, consideró que la licitación permitió “mantener durante 12 meses consecutivos un porcentaje de refinanciación de vencimientos superior al 100%”. “Así, el Estado puede lograr financiamiento a tasas sostenibles, dar previsibilidad a la ejecución del programa financiero y ejecutar las políticas públicas contenidas en el Presupuesto 2021”, agregó el funcionario.

Transcurridos los primeros cinco meses del año, el Ministerio de Economía consiguió en el mercado local financiamiento neto por $200.000 millones y cubrió vencimientos por 1,2 billones de pesos. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
Transcurridos los primeros cinco meses del año, el Ministerio de Economía consiguió en el mercado local financiamiento neto por $200.000 millones y cubrió vencimientos por 1,2 billones de pesos. EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

En los primeros cinco meses del año el financiamiento neto ascendió a $200.000 millones. Según estimaciones de la consultora EcoGo, este monto implicaría tener cubierto un 29% de las necesidades totales a lo largo del año. Para Federico Furiase, esa cifra global a lo largo de 2021 debería ser cercana a los $700.000 millones, pero eso en caso de que el déficit fiscal terminara siendo el que se prevé en el Presupuesto, de 4,5 puntos del Producto.

Por eso, en Economía dicen que “la situación es dinámica”. Esto sucede porque algunas variables son distintas a las que se preveían en la línea de largada del 2021. En ese sentido, por un lado hubo ingresos fiscales no previstos originalmente por la mayor recaudación de derechos de exportación por la suba del precio internacional de la soja.

Por otro lado, otro ingreso no previsto para el fisco fue el aporte extraordinario de las grandes fortunas. Y hay un tercer factor que podría implicar a priori una menor necesidad de financiamiento: que el déficit termine siendo menor al que esperaba inicialmente el Poder Ejecutivo.

Según estimaciones privadas, el dinero extra no esperado ayudaría al Gobierno a reducir el desequilibrio de las cuentas públicas de forma más rápida, que podría terminar el 2021 entonces más cerca del 3 por ciento. Sin ir más lejos, hace algunos días se conoció que el primer cuatrimestre del año terminó con el déficit primario más bajo de los últimos años, con 0,2% del Producto Bruto.

Además, el sendero fiscal se trata de una de las cuestiones centrales en la negociación con el Fondo Monetario Internacional. El FMI y las autoridades nacionales pujan por cuál será la velocidad de normalización del déficit, lo que para algunos funcionarios es a a esta altura el escollo más relevante en las conversaciones y que si ambas partes arribaran a un acuerdo sobre ese aspecto, el resto de las variables a discutir son menos espinosas y quedaría más allanado el camino para un nuevo programa financiero.

El Tesoro nacional tuvo que recurrir en los últimos días a asistencia del Banco Central a través de adelantos transitorios por $50.000 millones.
El Tesoro nacional tuvo que recurrir en los últimos días a asistencia del Banco Central a través de adelantos transitorios por $50.000 millones.

“Es un camino dinámico. Esos números son en función de variables que no conocemos y otras que se van ‘realizando’. Depende de cuáles van a ser los tipos de instrumentos, qué nivel de déficit fiscal, si va a ser igual a los que se presupuestó o no”, aseguraron desde el Palacio de Hacienda ante la consulta de Infobae. “Si mirás a hoy, el prebalance dice que terminamos mayo con $200.000 millones netos y en todo 2020 habíamos obtenido $380.000 millones, es un número robusto”, consideran cerca de Guzmán.

Si bien la última licitación del mes terminó con saldo positivo y convirtió a mayo en uno de los meses -junto con abril- con porcentaje de roll over (cobertura de vencimientos) más alto del año, el Tesoro nacional tuvo que recurrir en los últimos días a asistencia del Banco Central a través de adelantos transitorios por $50.000 millones, según confimaron a Infobae fuentes oficiales. La semana pasada la colocación de deuda en pesos había dejado un bache sin cubrir.

El Tesoro nacional tuvo que recurrir en los últimos días a asistencia del Banco Central a través de adelantos transitorios por $50.000 millones.

En la operación de este miércoles se colocaron cuatro letras a descuento, una reapertura con vencimiento el 31 de agosto próximo por un total de $14.738 millones y una tasa del 38,65%; otra que capitaliza el 29 de octubre por $1.801 millones y la tercera por $2.152 millones, que vencerá el 30 de noviembre, con un interés del 40,81%.

También se adjudicó una letra del Tesoro a tasa variable, que vencerá el 31 de agosto próximo por $11.747 millones y una tasa del 38,65% y otro título similar por $1.999 millones que vence el 29 de octubre y un interés del 40,32%. La licitación incluyó una letra que por CER (inflación) por $22.815, que capitalizará en febrero con una tasa adicional del 1,52%. Por último, hubo otro bono con CER por $15.098 millones, que vence en marzo del 2023 y un interés adicional del 3,40%.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online