Luces de alerta en el campo: dudas en el sector sobre cómo seguir produciendo luego de los nuevos controles al dólar

Dirigentes y consultores se refirieron a las decisiones del Banco Central. Crece el malestar en el interior productivo

Fuerte malestar en la producción agropecuaria por las medidas que adoptó esta semana el Banco Central (Bloomberg)
Fuerte malestar en la producción agropecuaria por las medidas que adoptó esta semana el Banco Central (Bloomberg)

Mientras un importante grupo de entidades que conforman la cadena agroindustrial avanzaban con el Gobierno en el diseño de un plan para aumentar las exportaciones y el nivel de empleo, en base a la estabilidad macroeconómica y reglas claras de juego, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció esta semana un paquete de medidas que van en sentido contrario a lo que se estaba analizando en los escritorios oficiales.

El pasado martes, el BCRA decidió encarecer el dólar “solidario” y restringir el acceso a estos para la cancelación de obligaciones en el exterior por parte de empresas. Para los dirigentes que conforman la Mesa de Enlace, compuesta por las cuatro principales entidades agropecuarias a nivel nacional, las medidas del Banco Central traerán “consecuencias negativas” para el sector.

En relación al efecto negativo de las medidas en el campo, los dirigentes señalaron que las mismas “provocarán nuevas limitaciones que afectarán los precios que reciben los productores agropecuarios, producciones regionales y pymes de todo el país, sumando nuevos riesgos a la operatoria, al limitar la posibilidad de poder contar con el financiamiento adecuado para concretar las operaciones de comercio exterior, a través de la prefinanciación de exportaciones. Además, se acentuará el desfasaje entre el valor de la moneda extranjera para exportar y el precio de la misma a la hora de comprar los insumos”.

Lejos de generar un clima favorable a la inversión y la confianza, los anuncios del Banco Central solo producen más incertidumbre y preocupación a los productores (Mesa de Enlace)

Por otro lado, esta situación podría derivar en un aumento de precios de los principales insumos estratégicos para el desarrollo de la producción, como consecuencia de los mayores costos asociados con las medidas que impulsa a los importadores a reestructurar las deudas comerciales con sus proveedores, a partir de la restricción en el acceso al dólar oficial para que las empresas puedan pagar sus deudas comerciales.

“Como hemos dicho en varias oportunidades, la confianza y la previsibilidad son condiciones necesarias para la inversión, la creación de empleo y la recuperación económica que requiere nuestro país, y más aún en este contexto particularmente difícil, agravado, además, por la pandemia y la consecuente crisis sanitaria”, dijeron desde la Mesa de Enlace.

Los dirigentes de la Mesa de Enlace criticaron al Banco Central y pidieron "certidumbre" (Gustavo Gavotti)
Los dirigentes de la Mesa de Enlace criticaron al Banco Central y pidieron "certidumbre" (Gustavo Gavotti)

Las decisiones del Banco Central no hicieron más que encender las luces de alerta entre los dirigentes y productores, que con un elevado nivel de preocupación e incertidumbre se preguntan entre ellos cómo seguir produciendo en medio de un complicado escenario político, económico, social y sanitario, que se ha profundizado por el avance del coronavirus en la Argentina y el resto del mundo.

“Sin un contexto de previsibilidad, seguridad jurídica y reglas claras el sueño de una superproducción y aumento de las exportaciones se desvanece. Por el contrario, todo esto solo genera una reducción de las inversiones que seguramente resentirá la producción”, comentaron los integrantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de la Tercera Zona (Cartez).

Desde la Mesa de Enlace, agregaron: Lejos de generar un clima favorable a la inversión y la confianza, los anuncios del Banco Central solo producen más incertidumbre y preocupación a los productores. Hay que generar un horizonte de certidumbre para la inversión y la generación de empleo”.

Otras opiniones

Por su parte, el consultor Teo Zorraquín precisó que el productor debe enfrentar una vez más un escenario de “restricciones y con el dólar como protagonista”. Aunque aclaró: “En el corto plazo, a partir de las medidas del Banco Central, no se modificó ningún plan de siembra y de inversiones. Lo único que está generando es un grado más de incertidumbre sobre la que ya había y menos ánimo para la realización de negocios. La noticia que conocimos esta semana es pésima, el manejo me parece muy poco estimulante y marca una vez más el nivel de la crisis, pero hasta el momento con los productores que he hablado ninguno de ellos me ha planteado un cambio en sus planes agrícolas”.

Atención que si las restricciones aumentan, para la próxima campaña vamos a estar en problemas (Zorraquín<b>)</b>

Ante el temor que las medidas del BCRA provoquen faltante de insumos en el corto y mediano plazo, el consultor aseguró que por el momento “hay suficiente stock de herbicidas, agroquímicos y otros productos. Pero atención que si las restricciones aumentan, para la próxima campaña vamos a estar en problemas. En la actualidad insumos no faltan. Además, el riesgo de que exista un tipo de cambio más caro para la importación está latente, pero como hay mucha competencia entre las empresas no hay margen para subir los precios”, señaló.

El consultor también recordó que las nuevas restricciones están acompañadas por una importante suba de los precios internacionales de los granos y que impactan en la plaza local, como consecuencia de una mayor demanda de China y el clima adverso que afecta a la oferta de granos para el presente ciclo agrícola en los Estados Unidos.

Desde el campo se mostraron a favor de políticas que incentiven la inversión en nuevas tecnologías, para aumentar los rendimientos agrícolas
Desde el campo se mostraron a favor de políticas que incentiven la inversión en nuevas tecnologías, para aumentar los rendimientos agrícolas

Y al respecto, dijo: “Más allá del impacto de las retenciones y las restricciones para el acceso de dólares, un mejor escenario de precios permite tener márgenes positivos en la agricultura. Lo que hoy tiene el productor argentino es un grado más de desánimo, contradicciones más percibidas por el lado del gobierno que provoca incertidumbre, que siempre es mala y quita rentabilidad e inversión en el mediano plazo. Además, provoca un menor nivel de empleo”.

“Los precios ya resultan inesperados hasta para los principales analistas”, sostiene el informe mensual elaborado por la consultora PBY Agro. En la primera quincena de este mes, los precios de la soja, posición diciembre, aumentaron un 4%. En el mercado local, las cotizaciones se ubicaron esta semana en los máximos en dos años, registrando la soja disponible una suba de 1.450 pesos la tonelada y con un precio de 21.500 pesos la tonelada, en la rueda del viernes pasado en la Bolsa de Comercio de Rosario.

Desde PBY Agro comentaron que a partir del aumento de los precios, habrá que prestar atención a la evolución de la cosecha americana por un lado y cómo sigue el clima tanto en Argentina y en Brasil, a los efectos de saber si las producciones pueden sufrir mayores pérdidas a las que están previstas hasta el momento.

La noticia que conocimos esta semana es pésima, el manejo me parece muy poco estimulante y marca una vez más el nivel de la crisis (Zorraquín)

Y además, en el informe de la consultora plantearon el siguiente interrogante sobre lo que podría hacer el gobierno en un contexto de suba de precios. “¿No estaremos cerca de sufrir algún zarpazo como el que recibió el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, con la quita de coparticipación?”, plantearon los especialistas en relación a un posible aumento de las retenciones.

La respuesta a dicho interrogante, surgió de la opinión del analista, Salvador Di Stefano: “La realidad es que cada vez que llega un gobierno peronista la soja sube, yo creo que tienen un contrato o franquicia que la hace subir cuando ellos llegan. Si tenemos buen clima, y los rindes son normales, el campo le va a poner un piso a la actividad económica. No hay que dudar, que la suba de retenciones del 3% para maíz y trigo puede aplicarse en cualquier momento. Yo me aprestaría a cerrar precios de la próxima campaña”, dijo.

En medio de toda esta situación de elevada incertidumbre, a la que suma el avance del tratamiento en el Congreso del proyecto del impuesto a la riqueza, un dirigente del campo planteó en las últimas horas a los demás integrantes de su entidad, cuáles serán los pasos a seguir para que el malestar del interior productivo sea escuchado por los funcionarios nacionales. Hasta el momento no hay definiciones, pero es muy grande la preocupación por la falta de una política agropecuaria que genere previsibilidad.

Índices de Confianza

Las mayores restricciones que anunció el Banco Central llegaron en momentos donde lentamente comenzaba a recuperarse la confianza de los productores agropecuarios, tras ingresar en un escenario negativo desde el triunfo en las PASO de Alberto Fernández y hasta junio pasado.

El relevamiento que realiza cada dos meses el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, reflejó una recuperación de la confianza de los productores. “Si bien se observa una leve mejora, los índices de confianza continúan en niveles bajos, y son muy similares a los de septiembre del 2019 que presentaban una abrupta caída”, explicaron los especialistas.

Según el trabajo, las intenciones de inversión de los productores son las más altas en dos años. Acá hay una suma de las restricciones cambiarias y un contexto de tasas más bajas en pesos, lo que permite a los productores la posibilidad de capitalizarse.

Los productores manifestaron su preocupación por la falta de precipitaciones que complica especialmente al trigo
Los productores manifestaron su preocupación por la falta de precipitaciones que complica especialmente al trigo

Sin embargo, otra de las preocupaciones es la cuestión climática, a la que definieron como “compleja”. La mitad de los productores encuestados observa fuertes condiciones de stress hídrico en su zona, siendo Córdoba y el norte del país las regiones más afectadas por la falta de precipitaciones.

En este sentido, el 88% de los productores cordobeses encuestados manifestaron que observan un clima muy seco. Entre los productores del NEA también es alta la incidencia de larespuesta, alrededor del 77%. Por otro lado, más del 50% de los productores sostuvo que la situación climática es “muy seca” en su zona, y el número llega al 70% cuando sumamos a quienes opinan que es “algo seco” el contexto climático.

Seguí leyendo:

Cuál es el efecto multiplicador para la economía de la cosecha que genera más del 40% de las exportaciones del país

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS