El colapso de la economía: los 8 bancos argentinos que cotizan en bolsa valen la mitad de lo que uno solo de ellos valía en 2017

La caída se inició en 2018 y se profundizó en 2019, tras las PASO. A principios de 2020 se insinuó una recuperación, pero en marzo empezó otra ola de inestabilidad. Desde entonces, los bancos perdieron valor incluso respecto de los bonos argentinos. La volatilidad del dólar, decisiva

FOTO DE ARCHIVO. Operadoras trabajan en la Bolsa de Buenos Aires, Argentina. 19 de junio de 2018. REUTERS/Martín Acosta
FOTO DE ARCHIVO. Operadoras trabajan en la Bolsa de Buenos Aires, Argentina. 19 de junio de 2018. REUTERS/Martín Acosta

Los bancos argentinos que cotizan en bolsa cerraron la semana con un valor de mercado de 4.125 millones de dólares, poco más de la mitad de lo que uno sólo de ellos, el Banco Galicia, valía en 2017.

Al cierre de la semana, el Galicia es el único banco argentino con cotización bursátil cuya “capitalización de mercado” supera los USD 1.000 millones, situándose en 1.120 millones. Los bancos Macro, Santander y BBVA se sitúan en un rango de USD 981 a USD 553 millones, el Supervielle vale menos de USD 200 millones y el Hipotecario y el Banco de Valores cotizan no muy por encima de los USD 100 millones.

La comparación, realizada por el analista financiero Ariel Sbdar, da cuenta de la impresionante pérdida de valor de los bancos, uno de los sectores más afectados por la pérdida de valor de las empresas argentinas en general y reflejo, a su vez, de la caída que la economía argentina tuvo a partir de principios de 2018, que se aceleró en agosto de 2019, tras las PASO que prácticamente decidieron la elección presidencial que tuvo lugar en octubre.

En buena medida, el colapso se explica por la evolución y volatilidad del tipo de cambio, es decir de la cotización del dólar respecto del peso. En 2017 había una masiva entrada de dólares a la Argentina, que en el bienio 2016-2017 fue uno de los principales emisores de bonos en los mercados internacionales, casi a la par con Arabia Saudita, destacó Gustavo Neffa, director de Research for Traders. Ese influjo hizo que se retrasara el tipo de cambio y que la “capitalización de mercado” en dólares de las empresas argentinas, incluidos los bancos aumentara notablemente.

La situación es ahora la inversa: de “niña mimada” de los mercados de capital y financieros, la Argentina pasó a ser el mal ejemplo, al punto de que -sobre una escala de riesgo de 22 niveles- la calificadora de riesgo Moody’s mantiene a la Argentina en el nivel 21, esto es, en el segundo más riesgoso, incluso después de haber restructurado la deuda externa pública, explicó Neffa.

Los valores bursátiles de las empresas y de los bancos parecían haberse estabilizado a principios de este año, pero en marzo, a partir de la pandemia de coronavirus, volvieron a entrar en una espiral negativa que tuvo un breve intervalo optimista con el exitoso cierre de restructuración de la deuda externa pública con los acreedores privados. Las cotizaciones retrocedieron nuevamente esta semana, tras los anuncios oficiales sobre el mercado cambiario, con un recargo del 35% sobre la compra del dólar “solidario” (ya gravado con el 30% del impuesto PAIS) en concepto de adelanto del impuesto a las Ganancias, y la decisión de que el BCRA ya no proveerá a las empresas endeudadas en dólares las divisas necesarias para saldar esos pasivos, sino que proveerá sólo el 40% de las divisas y exigirá a las empresas conseguir el resto por su cuenta o refinanciándose en el exterior.

Los bancos son además los más afectados por la endeble situación monetaria y cambiaria. A pesar de una enorme absorción de pesos mediante la colocación de Letras de Liquidez (Leliq), el BCRA no ha logrado contener las tasas de inflación.

“Los bancos siguen teniendo ganancias pero su cotización refleja el riesgo futuro”, apuntó Neffa, quien destacó el reinicio de la caída de los depósitos en dólares, que se habían logrado estabilizar durante dos meses. Actualmente, esos depósitos bordean los USD 19.000 millones, de los cuales USD 2.000 millones son del sector público, USD 11.000 millones están “encajados” en el Central (son parte de las “reservas internacionales brutas” de la entidad) y USD 6.000 millones están prestados al sector privado, cuyas perspectivas de repago se han oscurecido con las recientes medidas para proteger las reservas.

Los bancos son además los tenedores de 2,8 billones (millones de millones) de pesos de Leliq, lo que termina de configurar una situación en la cual la única salida que se visualiza “a corto plazo”, aclara Neffa, es una devaluación.

La cotización de USD 8.000 millones del Galicia es de fines de 2017, cuando la acción de la entidad cotizaba a USD 60, pero llegó a valer USD 72, con lo cual su capitalización de mercado superó en algún momento los USD 10.000 millones, esto es aproximadamente 150% más que lo que hoy valen los 8 bancos con cotización bursátil de la Argentina. Ya antes de los anuncios oficiales, el Banco Hipotecario había lanzado un canje para refinanciar mediante un canje a 2025 un vencimiento de 280 millones de dólares a fines de noviembre.

El pico

Los ocho bancos cotizantes llegaron a valer cerca de 45.000 millones de dólares, dijo Sbdar y su actual cotización, cercana al piso que habían tenido en marzo, al inicio de la pandemia, quedó también muy rezagada respecto del valor de los bonos argentinos. En ese momento, al inicio de la negociación por la restructuración de la deuda, los viejos bonos argentinos cotizaban al 25% de su valor nominal, en tanto que la cotización de los nuevos bonos, surgidos de la restructuración implica un aumento cercano al 50% en la cotización de los títulos soberanos emitidos por el gobierno de Alberto Fernández. Sin embargo, el valor de los bancos es similar al de hace seis meses, lo que significa que su valor se ha devaluado respecto de los bonos del país.

FOTO DE ARCHIVO. Los tipos de cambio del euro y el dólar estadounidense se ven en un tablero electrónico en la Bolsa de Valores B3 de Brasil, en São Paulo. 25 de julio de 2019. REUTERS/Amanda Perobelli
FOTO DE ARCHIVO. Los tipos de cambio del euro y el dólar estadounidense se ven en un tablero electrónico en la Bolsa de Valores B3 de Brasil, en São Paulo. 25 de julio de 2019. REUTERS/Amanda Perobelli

La impresionante pérdida de valor de los bancos supera al de otros sectores, aunque a la vez es menor a la de algunas empresas, como Autopistas del Sol que en 2017 llegó a valer USD 600 millones y hoy tiene una capitalización de mercado de USD 30 millones, un 95 % menos, señaló Sbdar.

En tanto, desde las PASO, las empresas argentinas con cotización en Wall Street perdieron hasta 83 % de su valor. En promedio, la caída en las cotizaciones en dólares fue de 21%, pero si se excluye el caso de Mercado Libre, que aumentó 45% en lo que va del año, la caída de las 19 empresas restantes con cotización en el parqué de Nueva York promedió un 60%.

Seguí leyendo:

Dólar “solidario”: diez claves para entender quiénes pueden comprar el cupo mensual de USD 200 que impuso el Banco Central

Cuál es el efecto multiplicador para la economía de la cosecha que genera más del 40% de las exportaciones del país


MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS