Golpeados por la cuarentena, los cafés y bares reclaman subsidios, indemnización simple y hasta la refinanciación en 60 cuotas de las deudas entre privados

La Cámara de Cafés y Bares dio a conocer un petitorio de un programa de rescate para el sector, uno de los más dañados por las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio. Piden recorte de impuestos y aportes patronales, acuerdos con el sindicato y todo un paquete de medidas para sobrevivir

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

Uno de los sectores más dañados por la cuarentena, del de cafés y bares, le propuso al Gobierno un programa de rescate para evitar la quiebra masiva de empresas del sector. La cámara que los agrupa pide que se extiendan los beneficios del programa de asistencia al trabajo y la producción (ATP), que se subsidie el 100% de sus boletas de servicios, una reducción de impuestos y hasta la refinanciación de deudas entre privados en planes de 60 cuotas, entre otras medidas.

Tras 100 días de medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio, el sector gastronómico vive un colapso con avisos de cierres y quiebras prácticamente a diario. En los últimos días fueron destacados los casos del cierre de la sucursal de La Parolaccia en Puerto Madero, más el cierre de locales reconocidos como Trapiche y el Rey del Vino, como algunos ejemplos de una tendencia más generalizada en las que todo tipo de comercios se ven al borde del colapso por la imposibilidad de trabajar normalmente en medio de la pandemia de coronavirus COVID-19.

A través de un comunicado, la Cámara de Bares y Restaurantes dio a conocer sus propuestas para un rescate al sector. Entre otros puntos, reclamaron que “continúe el Programa ATP hasta tres meses después del levantamiento total de la cuarentena”.

<b>Los dueños de cafés y bares pidieron que continúe el Programa ATP hasta tres meses después del levantamiento total de la cuarentena</b>

También, pidieron “implementar un subsidio equivalente al 100% de las facturas de servicios públicos (agua, luz y gas) hasta que finalice la cuarentena” y que, una vez finalizada la cuarentena, se beneficie al sector con una reducción del IVA al 10,5%, más con la exención de Ingresos Brutos y ABL durante un año, además de la eliminación de las contribuciones patronales por un año.

Ante el resentimiento de la cadena de pagos, los empresarios del sector reclaman una medida de emergencia que alcance incluso las deudas entre privados.

“Toda deuda generada entre privados (proveedores, alquileres, etcétera) desde el 13 de marzo 2020 hasta la finalización de la cuarentena, debería unificarse en una única deuda que se refinancie en 60 cuotas (con 6 meses de gracia para pagar la primera cuota) con un interés inferior al de la inflación (por ejemplo, si la inflación es del 40% el interés tendría que ser del 20%)”, propone el documento.

<b>Toda deuda generada entre privados (proveedores, alquileres, etcétera) desde el 13 de marzo 2020 hasta la finalización de la cuarentena, debería unificarse en una única deuda que se refinancie en 60 cuotas, con 6 meses de gracia </b>

También reclamaron que se elimine el impuesto a los débitos y créditos bancarios para el sector “y las retenciones de Ingresos Brutos, IVA e impuesto a las Ganancias de las tarjetas de crédito y débito”.

Con el objetivo de evitar la pérdida de empleo sectorial en el Área Metropolitana (AMBA) reclamaron que el Ministerio de Trabajo declare “en situación de reestructuración productiva al sector gastronómico”, según los términos de la Ley 34013.

Que, en ese marco, el ministerio a cargo de Claudio Moroni “convoque a una comisión negociadora del Convenio Colectivo de Trabajo aplicable para negociar un programa de gestión preventiva de desempleo del sector”.

Como la ocupación de mano de obra “guarda estrecha relación en la gastronomía con la demanda, se deberán redefinir los puestos de trabajo en el ámbito PYME ajustando la grilla salarial a las reales posibilidades y a la movilidad funcional propia de las condiciones del servicio; suspender la aplicación del adicional 6%; suspender la contribución patronal; disminuir en forma transitoria los adicionales convencionales; habilitar un sistema de reinserción laboral preferente para los trabajadores afectados”.

A la vez, proponen “propiciar la inembargabilidad” de los fondos líquidos de las empresas “que afecten el pago de la nómina salarial vigente” y la posibilidad de firmar un convenio con la UTHGRA, el sindicato de gastronómicos, “para que su servicio de salud se encargue de realizar los hisopados a los empleados de los establecimientos”.


Seguí leyendo:


Información provista porInvertir Online