Crece la presión social para volver a trabajar luego de casi tres meses del cierre de la economía por la pandemia

Un relevamiento muestra que el porcentaje de gente que pretende volver a la actividad llega al 60% en la Ciudad. Así se desprende del Índice de Propensión al Riesgo en Salud que presentó la fundación Bunge y Born, que subraya que los más perjudicados fueron los sectores más pobres


Aunque más del 60% de las actividad económicas están habilitadas, la presión crece en ciudades donde la economía está centrada en servicios
Aunque más del 60% de las actividad económicas están habilitadas, la presión crece en ciudades donde la economía está centrada en servicios

Mientras las administraciones de la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y la Casa Rosada definen cómo será la nueva etapa de la cuarentena a partir del próximo domingo, la decisión se vuelve más compleja porque las encuestas empiezan a mostrar que más del 60% de la población expresó que necesita volver a trabajar de inmediato.

Así lo reflejó el Índice de Propensión al Riesgo en Salud (IPRIS), desarrollado por la Fundación Bunge y Born, que se presentó hoy y que busca evaluar y comprender “los determinantes y motivaciones de los argentinos, que condicionan las decisiones de aislamiento como medio de prevención al contagio del COVID-19. Es decir, evaluar el costo de oportunidad que tiene para el sujeto mantener la cuarentena”.

Desde el punto de vista económico, y mientras se están evaluando habilitaciones en la Ciudad para los comercio, el trabajo señala que el 48% de los ciudadanos se vio “perjudicado en términos laborales” a causa de la pandemia. Un dato que anticipa lo que puede llegar a ser la salida de la cuarentena y el nuevo mercado laboral es que esta crisis castigó mucho más a los de menor nivel educativo. Dentro de este grupo, un 27.25% se quedó sin trabajo, mientras que un 5.83% fue suspendido y un 15.53% trabaja menos horas que antes.

Mientras crece la presión por volver a trabajar en la Ciudad, en el Conurbano se mantiene estable
Mientras crece la presión por volver a trabajar en la Ciudad, en el Conurbano se mantiene estable

Pero el dato que seguramente debe estar mirando tanto Alberto Fernández como Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta y que refleja el IPRIS es que, a medida que pasó el tiempo, a nivel país, más ciudadanos necesitan salir para ir a trabajar.

“Al comienzo de la cuarentena esa necesidad estaba en el 54% de los encuestados. Hoy, cuatro semanas después alcanza al 60%, y con mayor proporción aquellos con menor nivel educativo relativo, y menor nivel de resiliencia a la crisis económica”, explica el trabajo.

Este porcentaje si se lo concentra en la Ciudad Autónoma la presión es mayor ya que pasó de 40% a más de 60%. “Este cambio no se advierte tan bruscamente en otra zona y tampoco en el GBA”.

El director de la Fundación Bunge y Born, Gerardo Della Paolera, señaló que así como la demanda de salir a trabajar crece en la Ciudad “se mantiene estable en el conurbano" marcando la diferencia entre los dos distritos en donde el distrito federal “está más desarrollado y el Gran Buenos Aires más subsidiado”.

Podría autorizar la apertura de los comercios en la Ciudad
Podría autorizar la apertura de los comercios en la Ciudad

Pero mientras crece la presión por la vuelta a generar ingresos esto no se traduce en un incremento en la oposición a la cuarentena. “Lo que se observa es que aquellos que pasan por dificultades laborales, no tienen una concepción negativa del objetivo de la cuarentena, con lo cual la aceptación de su propósito no está directamente relacionada con los resultados económicos. Incluso, entre quienes perdieron el trabajo a causa de la cuarentena, 87% tiene una postura altruista respecto de la misma”.

A este porcentaje se le suma que sólo el 5% cree que la medida es “autoritaria e innecesaria” y tan sólo el 8% tiene una visión “egoísta” de la medida y que la misma es “para cuidarme”. La contracara de esto es que un 32% que la cuarentena es “para cuidar a los que quiero” y que el 55% de los consultados entienden que la medida es para “cuidar la salud de los argentinos”.

El Índice de Propensión al Riesgo en Salud (IPRIS), desarrollado por la Fundación Bunge y Born, busca comprender los determinantes y motivaciones de los argentinos, que condicionan las decisiones de aislamiento como medio de prevención al contagio del COVID-19. Es decir, evaluar el costo de oportunidad que tiene para el sujeto mantener la cuarentena.

El take away no parece alcanzar para reactivar al sector de los restaurantes
El take away no parece alcanzar para reactivar al sector de los restaurantes

Se trata de un relevamiento de opinión pública, en todo el país, elaborado mediante 4.857 encuestas completas a teléfonos celulares, a personas mayores de 15 años. Se realizó con un cuestionario cerrado, durante cuatro semanas (entre el 23 de abril y el 19 de mayo de 2020).

El trabajo fue realizado por la Fundación y un equipo de trabajo conformado por Guillermo Bozzoli, Martín Grandes, Julio Ichazo, Eugenia Hernández, Germán Rosati, Antonio Vázquez Brust -Brenda Walter y que presentó Tomás Olego, quien explicó que se sigue haciendo relevamientos y que habrá habrá actualizaciones cada 15 días.

Seguí leyendo:

Alberto Fernández anunciará mañana la extensión de la cuarentena: analizan nuevas flexibilizaciones en Capital Federal

La Ciudad de Buenos Aires permitiría reabrir locales de ropa y calzado, además de autorizar el running por las noches

MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS