Los actores políticos clave en materia de la deuda: el presidente Alberto Fernández, el titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa, y el gobernador Axel Kicillof
Los actores políticos clave en materia de la deuda: el presidente Alberto Fernández, el titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa, y el gobernador Axel Kicillof

El gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires intentan avanzar en el proceso de renegociación de la deuda con un diálogo directo con los acreedores y la designación de sus respectivos agentes de información.

El destino de ambas reestructruraciones está entrelazado, tal como quedó en claro con la confusa renegociación que llevó adelante el gobernador Axel Kicillof, que reflejó la poca tolerancia del mercado hacia una oferta que no resulte atractiva.

En el primer caso, fuentes del Palacio de Hacienda afirmaron que hoy siguió el diálogo del ministro Martín Guzmán con los bonistas que pretenden negociar con la Argentina.

Un grupo que tomó contacto con el Gobierno, pero no en forma directa con Guzmán, fue el comité de acreedores que lidera Hans Humes, fundador de Greylock y dueño de su propia firma.

Hans Humes, líder de un comité de acreedores
Hans Humes, líder de un comité de acreedores

El canal de diálogo en este caso fue el estudio jurídico que representa a la Argentina desde la década del 90, Cleary Gottlieb Steen & Hamilton. El estudio jurídico Nicholson & Cano finalmente declinó la invitación del banco UBS para asesorar a este comité.

Otro grupo clave, que integran Blackrock y Templeton entre otros importantes fondos, también esperaba novedades del discreto paso del ministro por Manhattan.

Desconcertadas, dos fuentes del sistema financiero indicaron que “el ministro no vio a ningún actor relevante de los acreedores”.

Por otro lado, desde el Palacio de Hacienda indicaron a Infobae que “a la brevedad” se conocerá el nombre de la entidad designada para localizar a los tenedores de bonos de cada serie de modo tal de facilitar el canje en los próximos meses. El rol del agente de información es, además, transmitir (pero no sugerir) la propuesta que debe formular el Gobierno a sus acreedores privados y contactarse con los diferentes agentes de pago.

Aunque se presentaron varios candidatos, una de las opciones que aparecen con más chances es Morrow Sodali, que ya participó en la liquidación de bonos argentinos bajo ley alemana en la salida del default entre 2016 y 2017.

Morrow Sodali tiene oficinas en las principales capitales del mundo y también en Buenos Aires, bajo la conducción de la ejecutiva Pia Gowland, de vasta experiencia en el sector financiero y, en particular, en renegociaciones de deuda de la Argentina, Uruguay y de varias empresas privadas, según la web de la compañía.

Pia Gowland, la ejecutiva que actuaría como enlace entre el Gobierno y los bonistas
Pia Gowland, la ejecutiva que actuaría como enlace entre el Gobierno y los bonistas

Por su parte, en el caso de la provincia de Buenos Aires la firma elegida como agente de información, según fuentes del mercado, sería DF King, con 70 años de experiencia que tiene 1.000 clientes en 32 países.

El paso siguiente será designar al agente financiero. Al parecer, según fuentes oficiales, el Gobierno nombraría a una entidad europea y a una norteamericana; en la lista corta aparecen Rothschild, Lazard, Citi y Global Sovereign Advisory (GSA).

Lazard figura entre los candidatos a ser agente financiero del Gobierno, un rol que ya ocupó en el canje del 2005
Lazard figura entre los candidatos a ser agente financiero del Gobierno, un rol que ya ocupó en el canje del 2005

Lazard ya asesoró a la Argentina en el canje del 2005 y ahora fue designada con el mismo fin por el gobierno del Líbano, al igual que Cleary. El gobierno de Medio Oriente, que debe decidir antes de fin de mes si paga un bono que vence el 9 de marzo, le pidió asesoramiento técnico al Fondo Monetario Internacional (FMI) para esta reestructuración.

En tanto Rothschild tiene 200 años de experiencia en el mercado con 3.500 empleados en 50 oficinas en el mundo. Para la Argentina la firma europea es una “vieja conocida”, dado que fue una pieza clave en la resolución de la crisis de deuda de 1890 durante el gobierno de Carlos Pellegrini.

El Citi tiene la ventaja de su tamaño y de haber participado en las diferentes renegociaciones de la deuda argentina desde la década del 80, primero como líder del “comité de bancos” que negoció con los gobiernos de Raúl Alfonsín y Carlos Menem y, en las últimas décadas, como agente colocador de los bonos.

El diferencial de GSA es su participación en la compleja reestructuración de la deuda griega.

La reunión del ministro Martin Guzman en Washington con el FMI, que debe avanzar en su análisis sobre la deuda argentina para que los acreedores privados analicen si la quita que les pide el país es razonable
La reunión del ministro Martin Guzman en Washington con el FMI, que debe avanzar en su análisis sobre la deuda argentina para que los acreedores privados analicen si la quita que les pide el país es razonable

Más allá de los nombres, los acreedores esperan ver la oferta definitiva del Gobierno y el análisis completo de sustentabilidad de la deuda del FMI que llevó al organismo multilateral a convalidar el pedido del ministerio de Economía de efectuarles una quita a los bonistas.

Algunos jugadores del mercado creen que el contexto de temor generado por el coronavirus puede ayudar en el corto plazo para que la Argentina cierre un acuerdo más conveniente con sus acreedores.

Con este objetivo, se espera que lleguen en los próximos días al país ejecutivos de importantes fondos de inversión a reunirse con Guzmán, con funcionarios de la Casa de Gobierno y con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Seguí leyendo: