Alberto Fernández junto a Alejandro Werner, director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, y Trevor Alleyne, representante residente del organismo
Alberto Fernández junto a Alejandro Werner, director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, y Trevor Alleyne, representante residente del organismo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está abierto a renegociar el programa de préstamos otorgado a Argentina en cuanto el nuevo Gobierno tome posesión y le presente su plan económico, según le dijo a la agencia EFE un alto responsable del organismo multilateral.

Estamos a la espera del diálogo con el Gobierno argentino para construir un diseño de un programa del FMI, si es que así lo requiere”, explicó este martes el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, en una entrevista con la agencia internacional.

En este contexto, la designación de Luis Cubeddu como jefe del caso argentino en el Fondo Monetario Internacional (FMI) podría facilitar la negociación de un nuevo acuerdo, según dos fuentes consultadas por Infobae, una en Buenos Aires y otra en Washington.

El matiz no es menor, dado que Fernández ha multiplicado en los últimos días sus dichos en favor de no pagar la deuda hasta que la economía no vuelva a crecer, aunque este concepto sea, para muchos economistas, un contrasentido. El cambio retórico del nuevo presidente ha sido rotundo desde aquellas primeras declaraciones públicas en las que hablaba de una solución “amigable”, a la “uruguaya”.

Luis Cubeddu
Luis Cubeddu

“El FMI tiene un programa de financiación con Argentina por importe de 57.000 millones de dólares, de los que 44.000 millones ya han sido desembolsados”, detalló el economista mexicano.

Cuando se le preguntó por la disposición del Fondo a aceptar un aplazamiento de los pagos del préstamo, Werner aseguró que se trata de una “manera de operar tradicional” del FMI la suscripción de “nuevos programas con los que, en algunos casos, los nuevos desembolsos ayudan a mitigar la carga de los repagos del programa anterior”. En ese sentido, expresó que recientemente el organismo con sede en Washington suscribió nuevos programas con Jamaica o Honduras.

Pero para abordar un eventual nuevo programa, el FMI requiere del Gobierno argentino un plan económico propio “consistente, que lleve al restablecimiento de los balances internos, externos, etc. Esos programas pueden ser apoyados con financiación del FMI”.

“Ha habido una llamada telefónica entre el presidente electo, Alberto Fernández, y la directora del FMI, Kristalina Georgieva, hace algunas semanas y, después de eso, no hemos tenido contacto”, dijo Werner, quien manifestó “la mejor disposición del Fondo para trabajar con ellos”.

Aranceles para el aluminio y el acero

Además, Werner pidió abordar los problemas comerciales antes de adoptar medidas proteccionistas, en referencia a los recientes aranceles de EEUU al acero y el aluminio de Argentina y Brasil.

Donald Trump (Alastair Grant/Pool via REUTERS)
Donald Trump (Alastair Grant/Pool via REUTERS)

Los diferentes participantes en el comercio internacional tienen que moverse a esquemas que sean más productivos en la resolución de sus conflictos (...), entrar en negociaciones económicas que resuelvan los problemas de fondo que pueden estar detrás de estos conflictos, pero evitar las sorpresas”, afirmó.

“Las diferencias genuinas que existen en términos de cómo se debe rebalancear y ajustar el sistema internacional de comercio se haga dentro de un contexto de negociaciones multilaterales que refuerce el sistema y no lo debilite”, ha dicho y habló de la necesidad de “arreglar los puntos en los que algunos países creen que el sistema de comercio internacional, de propiedad intelectual, etc. está desbalanceado. Es necesario hacerlo en un marco de cooperación internacional, para que se mantenga y mejore el sistema actual y evitar conflictos como el que hemos visto, que exacerbe la incertidumbre y, con ello, se afecte la inversión, las cadenas globales de valor y el crecimiento económico de todos los involucrados”.

Seguí leyendo: