El Riesgo País de Argentina se mantiene en el rango más alto de los últimos cuatro años.
El Riesgo País de Argentina se mantiene en el rango más alto de los últimos cuatro años.

El Riesgo País de Argentina subió este jueves a su nivel máximo desde finales de junio, al tiempo que el dólar en la City recuperó posiciones y los bonos soberanos cayeron en forma moderada, dentro de un escenario doméstico con alta incertidumbre política por la paridad en las encuestas de cara a las elecciones primarias de agosto y a las presidenciales de octubre.

No obstante, el indicador de JP Morgan, que llegó a registrar un alza de 31 puntos básicos al mediodía, hasta los 831 enteros, recortó el salto diario a 10 unidades, a 820 puntos, luego de conocidos los informes del INDEC sobre una recuperación del crecimiento económico en mayo y el superávit comercial de junio.

La calificadora de riesgos Moody's apuntó que la posibilidad de que el presidente Mauricio Macri fracase en su intento de ser reelecto podría dificultar el acceso a los mercados de capitales para el próximo Gobierno y forzar una reestructuración de deuda.

El indicador de riesgo realizado por el banco JP Morgan sondeó por la mañana la cifra más alta desde el 28 de junio, aunque aún lejos de los 1.015 puntos intradiarios anotados a inicios del mes pasado, su valor tope desde el 5 de febrero de 2014.

"El creciente riesgo de cambio de políticas en Argentina podría representar una amenaza para el acceso a los mercados", dijo Gersan Zurita, vicepresidente de la agencia Moody's, quien sostuvo que "esto ejercería una presión significativa sobre la posición de liquidez del Gobierno y aumentaría la posibilidad de una reestructuración de deuda en los próximos dos o tres años".

Los bonos caen y el Riesgo País sube "aún tras la satisfactoria lectura que dejó la licitación de las Letras del Tesoro del martes", afirmó Gustavo Ber, economista de la Estudio Ber. El Tesoro colocó el martes dos LETE por un total de 1.400 millones de dólares.

Macri, el favorito de los mercados, arrastra los efectos de una severa crisis financiera con alta inflación que golpeó su imagen entre el electorado. En tanto, las dos gestiones consecutivas -entre 2007 y 2015- de Cristina Fernández de Kirchner -actual candidata a vicepresidenta por la oposición- estuvieron marcadas por distintas intervenciones estatales de los mercados.

Seguí leyendo: