El líder de la misión del FMI para la Argentina, el italiano Roberto Cardarelli, se refirió este lunes a la posibilidad de un triunfo de Cristina Kirchner en las próximas elecciones presidenciales y aseguró: "No le tenemos temor a nada". Al mismo tiempo, consideró que es "demasiado temprano" para sentarse a renegociar el préstamo stand- by para el país, previsto en tres años hasta mediados de 2021.

Cardarelli tuvo un breve contacto con la prensa luego de reunirse con la plana mayor de la CGT en la sede del sindicato de la construcción de la UOCRA, en el marco de su desembarco en Buenos Aires para realizar la cuarta revisión trimestral del crédito que el FMI otorgó a la Argentina el año pasado.

"Lo peor ha pasado. El crecimiento debería mejorar y la inflación debería bajar en los próximos meses", sostuvo el representante del FMI.

Y consultado sobre cuándo cree que la economía argentina podría comenzar a retomar la senda del crecimiento, Cardarelli respondió: "El segundo trimestre, puede ser que el primero también. No fue tan malo como se podía esperar".

Al referirse al encuentro con los integrantes de la CGT, el economista italiano señaló: "Todo bien, una reunión muy útil, como lo fue la otra vez. Hablamos de los problemas de la economía, de la inflación, del crecimiento y del trabajo".

Fue el tercer encuentro que Cardarelli mantuvo con los sindicalistas desde que el Gobierno recurrió al auxilio financiero del FMI.

Los gremialistas insistieron en trasmitir al Fondo su preocupación por la pérdida de puestos de trabajo y por la caída del sector industrial que sigue sin repuntar, mientras que se quejaron de que no funcionó el decreto presidencial que obligaba a comunicar las cesantías en el Ministerio de Producción y Trabajo con diez días hábiles de anticipación.

"Un equipo del FMI encabezado por Roberto Cardarelli llegará a Buenos Aires el 8 de mayo en el contexto de la cuarta revisión del plan económico de Argentina que respalda el Acuerdo Stand-By de 36 meses", indicó la semana pasada en Washington un vocero del Fondo.

Esta será la anteúltima revisión de los avances del programa stand by por 57.000 millones de dólares antes de las elecciones de octubre, pero posiblemente la más decisiva porque las conclusiones, proyecciones y recomendaciones que contenga el staff report que se hará público tras el cierre de la misión van a marcar el terreno de juego durante prácticamente toda la campaña presidencial.