Guido Sandleris (centro), presidente del Banco Central (BCRA)
Guido Sandleris (centro), presidente del Banco Central (BCRA)

Cortando el último cable en el desarme de la bomba de las Lebac, el Banco Central licitó $40.000 millones de los $160.000 millones que vencían, y aceptó ofertas por $39.754 millones. Para licitar el total de esas letras, el BCRA convalidó tasas del 49,99% a 28 días de plazo. La cifra es un descenso importante respecto del nivel de 57% que se ejecutó hace cerca de un mes.

"El BCRA realizó hoy la última licitación de LEBAC. Recibió ofertas por $58.624 millones, adjudicándose $39.754 millones (en línea con el monto máximo a licitar anunciado de $40.000 millones)", dijo el Central en un comunicado.

"El vencimiento era de $160.519 millones. La liberación de fondos resultante de esta licitación no requerirá un esfuerzo de absorción adicional, ya que el BCRA se venía preparando y había realizado un esfuerzo de absorción mayor en las semanas previas sobrecumpliendo en más de 3% su meta de expansión de base cero", expresó la autoridad monetaria.

Esta licitación fue la última ya que en diciembre, cuando se produzca el vencimiento de los $69.818 millones restantes, no habrá una nueva. "Así, en diciembre, las LEBAC dejarán de existir", asegura la entidad.

Unos $50.000 millones aún en manos de personas físicas y empresas y $19.200 millones en poder de los bancos serán pagados en su totalidad al vencimiento, o recomprados en el mercado secundario (mercado de valores). Hasta hoy, en el mercado secundario las Lebac a 29 días rendían 44,3% anual, porque el mercado percibió que ya iban perdiendo liquidez.

Herramientas para absober liquidez

El monto que quedó afuera de la licitación de hoy será absorbido para mantener el esquema de la política impulsada por la nueva administración de Guido Sandleris de crecimiento cero de la base monetaria. Las herramientas para lograr ese objetivo serán las licitaciones de instrumentos del Tesoro que cierran este miércoles: Letras del Tesoro Capitalizables en Pesos (Lecap) con vencimiento en febrero de 2019, a tasa nominal mensual de 4% y Letras del Tesoro en Pesos Ajustadas por CER (Lecer, un tipo de letra nueva) que también vencerán en febrero del año próximo.

El pico de la masa de Lebac se registró en abril de este año, cuando llegó a un total equivalente a $1,3 billones. Con el stock actual llegando a $69.818 millones, el ciclo de vida del instrumento monetario que fue la columna integral de la estrategia anti-inflacionaria del Gobierno durante los últimos dos años ya llegó a su fin.

El creciente stock de Lebac a lo largo del tiempo presentaba dos desafíos para la autoridad monetaria. Por un lado, era efectivamente un crecimiento notable en el stock de una deuda que eventualmente iba a tener que pagar. Por el otro, cada licitación sucesiva presentaba riesgos que los fondos se volcaran al dólar si las tasas ofrecidas no eran lo suficientemente atractivas.

Desde el sector privado, algunos consideran que el factor tasas ahora se centra sobre las Letras de Liquidez (Leliq) que el BCRA ahora utiliza como instrumento de referencia de su política monetaria. El piso de dichas tasas de cara a fin de este año se fijó en 60%, pero en un momento llegaron a ser de hasta el 73% anual, y ahora hasta se piensa en no fijar un mínimo.

Seguí leyendo: