El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció este viernes un recorte en las metas de déficit fiscal, en una señal de austeridad desde la administración del sector público nacional frente a la incertidumbre financiera generada por el salto del precio del dólar, de un 12% en dos ruedas cambiarias.

El anuncio, antes de la apertura de los mercados, se complementa con la decisión del Banco Central de subir por tercera vez en ocho días la tasa de referencia, esta vez al 40% anual.

Dujovne indicó que el Gobierno redujo en medio punto porcentual el objetivo de déficit fiscal previsto para 2018, del 3,2% del PBI a 2,7% del PBI en el resultado primario, lo que implica un recorte del desequilibrio en unos 3.200 millones de dólares.

El recorte del déficit primario implica una reducción de 1,1 punto porcentual en 2018 respecto de 2017

El jefe de Hacienda consideró que esta reducción del rojo presupuestario apunta a "mantener una trayectoria de solvencia", en un período de "volatilidad que también están experimentando otros países emergentes".

Dujovne ratificó "la política fiscal" y el compromiso del Gobierno a "trabajar para el sobrecumplimiento de la meta y modificarla desde ahora, de un déficit de 3,8% (al cierre de 2017) a 2,7%" del PBI en 2018.

El funcionario enmarcó la decisión de recorte de las metas fiscales "en el contexto actual, en el que ha subido la tasa de interés en los EEUU y las monedas emergentes se han depreciado, y tenemos más incertidumbre doméstica por la presión fiscal de los proyectos irresponsables que en el Congreso quieren modificar nuestra política tarifaria" y que, de prosperar, significarían un aumento del gasto público de 200 millones de pesos.

SEGUÍ LEYENDO:

El economista admitió que el ajuste impactará de lleno en las obras públicas: anticipó que se destinarán 30 mil millones de pesos menos para infraestructura, con el fin de cumplir con las nuevas metas fiscales.

"Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero entendemos en este contexto que necesitamos acelerar el camino hacia la convergencia fiscal en medio de intentos populistas de la oposición", dijo Dujovne.

Insistió en que el objetivo central del recorte del gasto es "la convergencia" al equilibrio fiscal, para dar "una clara señal" al mercado. "Hay una decisión innegociable de este Gobierno, que es converger al equilibrio fiscal", subrayó.

SEGUÍ LEYENDO:

Según el funcionario, la Argentina "no puede seguir viviendo de prestado. Por eso, aceleramos este proceso (de reducción del déficit) para dar señales contundentes de hacia dónde vamos".

Además, dijo que para modificar las metas de déficit, "hay muchos datos a tener en cuenta, como el sobrecumplimiento de las metas del primer trimestre de 2018 -que nos ha demostrado que funciona nuestra política de contención del gasto- y el nivel de recaudación, que crece de manera significativa".

Argentina no puede seguir viviendo de prestado. Aceleramos este proceso para dar señales hacia dónde vamos (Dujovne)

"Hoy, hemos retrocedido al nivel de gasto que la Argentina tenía en 2013, desandando años de despilfarro. Por eso, estamos muy tranquilos con la evolución de las cuentas públicas", destacó.

También, subrayó que las provincias "van a tener este año superávit primario, porque están recibiendo más recursos, y prácticamente van a lograr equilibrio fiscal en términos consolidados".

SEÑALES DE AJUSTE FISCAL

En una conferencia de prensa conjunta de Dujovne y el ministro de Finanzas, Luis Caputo, también se anunció que la meta de déficit financiero (que es la suma del déficit primario más el pago de vencimientos de deuda) se estableció en un 4,9% del PBI para 2018.

"Queremos ratificar el rumbo de la política fiscal ante expresiones demagógicas (de la oposición). Vamos a modificar la meta fiscal del 3,2% al 2,7%, lo que significará un ahorro superior a los 3.000 millones de dólares", dijo Dujovne.

El recorte en la meta de déficit primario y financiero significará un ahorro de USD 3.200 millones

Dujovne ratificó las metas de inflación establecidas el pasado 28 de diciembre, de un 15% para todo 2018, cuando el Gobierno modificó el plan que había establecido en 2016, con un objetivo inicial de 10 por ciento.

"Las metas de inflación no se van a cambiar. Ratificamos las metas del 15% para este año, 10% para 2019 y 5% para 2020. El plan de metas es un organizador de nuestro programa económico y respecto a ellas hemos negociado paritarias", añadió el ministro.

"NO NOS AGARRÓ DESPREVENIDOS"

El ministro Luis Caputo aseguró que "la Argentina está muy bien posicionada" para enfrentar las turbulencias cambiarias, y remarcó que esta situación "no nos agarró desprevenidos".

"No tenemos desde el punto de vista del financiamiento ningún problema", remarcó el ministro de Finanzas, y sostuvo que para evitar este tipo de convulsiones, el Gobierno decidió cubrir en el primer trimestre el 75% del financiamiento para todo el año.

Para este año el Gobierno tiene cubiertas entre un 80 y un 85% las necesidades de financiamiento

Además, Caputo insistió con que el país se está financiando "con las tasas más bajas de su historia, de 4,2% promedio", y aseguró que si ese nivel de interés se ubicara, por ejemplo, en 5%, "eso no va a representar ningún problema. El financiamiento para el país sigue estando".

El ministro ratificó, también, que el objetivo del Gobierno es lograr "cada vez más y más financiamiento interno" para evitar recurrir a los mercados internacionales. "Para este año ya tenemos cubiertas entre un 80 y un 85% nuestras necesidades de financiamiento. Y para 2019, esas necesidades serán menores por la reducción del déficit" de las cuentas públicas, puntualizó.