Un nuevo informe del Instituto de Estudios Laborales y Sociales de la UCES (Idelas9 destaca que "si bien la mujer mantiene una proporción minoritaria en el conjunto de las actividades, ya que sólo es mayoría en los servicios sociales básicos y prestados a las personas, como educación, sanidad y doméstico remunerado, ya representa poco más de un tercio en el comercio y los servicios financieros prestados a las empresas y casi un cuarto en la industria manufacturera. Se mantiene reducida en la actividad del transporte, almacenaje y comunicaciones y la construcción".

La casa de altos estudios resalta que "las estadísticas retrospectivas sobre estructura del trabajo por género no abundan en la Argentina, sin embargo, se dio un paso en esa dirección con un exhaustivo estudio de la Dirección de Equidad de Género e Igualdad de Oportunidades en el Trabajo del Ministerio de Trabajo".

Del estudio oficial surge que la participación de las mujeres en un empleo rentado se ubica en la Argentina entre seis y ocho puntos porcentuales por debajo de la población del género de más de 15 años que la registrada en Brasil, Uruguay y Paraguay, según la "Armonización de las estadísticas de empleo e ingresos entre los países del Mercosur", con la Encuesta Permanente de Hogares del Indec. Esa brecha se reduce a un rango de 5 a 7 puntos porcentuales en el caso de la tasa de empleo femenino como porcentaje de la población, a 44,5 por ciento.

Pese al avance en los últimos años, la participación de las mujeres en un empleo rentado se ubica en la Argentina entre seis y ocho puntos porcentuales por debajo de la que registra Brasil, Uruguay y Paraguay

Idelas sintetiza un informe del Ministerio de Trabajo que dio cuenta de que "sobre una población asalariada registrada de casi 10 millones de personas la presencia de la mujer es predominante en el sector público en su conjunto, aunque por poco: 53,2% a 46,8% de los varones, en ese caso sobre un universo para el total del país con desempeño en la Administración Central, provincias y municipios, de 3,4 millones de individuos. Por el contrario, alcanzó una participación cercana a un tercio en el conjunto de la actividad privada, 32,8%, sobre un total de 6,5 millones de personas. El promedio general del total país determinó una relación de 4 mujeres por cada 10 empleos en relación de dependencia, con poco más de 3,9 millones de trabajadoras".

Al cierre del primer trimestre de 2017 "la participación de la mujer era predominante en las actividades con especialización técnica y sin calificación (principalmente doméstica); mientras que los varones mantienen una leve supremacía en la franja de profesionales; y más aún en la operativa, donde la franja femenina cubre una relación cercana a un tercio del empleo en esa categoría", agrega Idelas.

Menos salario total, pero más por hora trabajada

Los datos desagregados que aporta Idelas, sobre la base de la serie de la Dirección de Equidad de Género e Igualdad de Oportunidades en el Trabajo del Ministerio de Trabajo de la Nación correspondientes al nivel de remuneración media de la población asalariada al cierre de 2016 dieron cuenta de que "tanto en lo referente a la ocupación en blanco como informal, la franja femenina tenía una brecha negativa de 23,6% y 34,6%, respectivamente, con el varón".

“En términos por hora el salario de la mujer supera al del hombre en 3% en la tarea registrada; y en más de 8% en negro”

Sin embargo, en ambos casos, el estudio detectó que, "como variable media, esos desfases se deben principalmente a la menor carga horaria en comparación con la actividad regular de los varones. De ahí que en términos por hora el salario de la mujer supera al del hombre en 3% en la tarea registrada; y en más de 8% en negro".

LEA MÁS: