Juan José Aranguren, ministro de Energía
Juan José Aranguren, ministro de Energía

El gobierno nacional anunció fuertes aumentos en las tarifas de gas y luz a partir del 1° de diciembre. La actualización de los precios de los servicios públicos forma parte del plan del Ministerio de Energía para normalizar cuadros que durante 12 años casi no se modificaron.

Según informó el ministro de Energía, Juan José Aranguren, el objetivo de la administración nacional es que a partir del segundo semestre de 2019 las tarifas lleguen a un punto de equilibrio que permitan que los aumentos acompañen el ritmo de la inflación.

"Nosotros tenemos que cumplir con la ley. Hay una ley de Emergencia Pública, que se sancionó en enero de 2002 y deja de tener vigencia este año. A partir del 1° de enero tenemos que dar pasos suficientes para cumplir con el marco regulatorio, con excepción de la tarifa social", detalló el funcionario en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

La tarifa social es un instituto que impulsó el gobierno nacional con el objetivo de garantizar el acceso a los servicios esenciales de sectores vulnerables. La cantidad de personas incluidas en ese universo es un indicador que sirve para medir el éxito del plan del Poder Ejecutivo para disminuir la pobreza y la exclusión social.

Aranguren informó que a partir de la actualización tarifaria y las obras realizadas durante su gestión, entre enero y agosto de 2017 se registró un 34% menos de cortes de luz en el área metropolitana, donde brindan cobertura las compañías Edenor y Edeusr. Y prometió: "Este verano, a igual temperatura, vamos a tener menos cortes que el año anterior y muchísimos menos que en 2015".

"Yo no integré un offshore"

El ministro de Energía fue vinculado a dos compañías offshore en la investigación periodística Paradise Papers. Estas sociedades suelen ser utilizadas para eludir cargas impositivas o facilitar negocios con distintas economías del mundo. En su defensa, Aranguren aseguró este lunes que integró el directorio de dichas firmas en virtud de los altos cargos que ocupó en la petrolera Shell durante 36 años.

"Esto no significa que yo formé parte o tuve la titularidad de una offshore. El negocio de comercialización en el mundo se maneja de esa manera y nadie considera en este momento que sea algo ilegal", explicó.