Armas, drogas y el peligro de una guerra en la ruta: alerta antes del Boca-Almirante Brown por la detención de un micro con barras

Llamativamente, un grupo de seguidores del club de Isidro Casanova se trasladaba por el camino que debía cubrir la gente del Xeneize para llegar al Malvinas Argentinas de Mendoza donde disputarán el partido de Copa Argentina

Guardar

Nuevo

La barrabrava de Almirante Brown

Otra vez. Como si nunca se hubiera aprendido la lección. Como si el fútbol fuera un escenario al que hay que ir preparado para la guerra. Como si acompañar al equipo le permitiera a una barra brava ir armada hasta los dientes ya sea para enfrentarse a la parcialidad contraria, ya sea para dirimir una interna en la propia popular o, como sucede en innumerables ocasiones, directamente bajar y saquear locales a la vera de la ruta. La información es nuevamente contundente: un micro de barras de Almirante Brown que iba rumbo al partido de Copa Argentina contra Boca Juniors– que no forman parte del grupo oficial del paravalanchas fue detenido a la altura del Peaje Desaguadero en la ruta nacional número 7, en el límite entre San Luis y Mendoza. En la requisa se encontraron dos armas de fuego aptas para el disparo, con sus cargadores completos y listos para ser utilizados y además una caja de 50 cartuchos para recargarlos.

Las armas, de numeración limada, estaban escondidas en la parte superior del ómnibus, embutidas en los ductos de ventilación, para intentar burlar el control policial conjunto que hicieron las fuerzas federales con la Gendarmería a cargo y en colaboración con la Policía mendocina. En el vehículo iban 48 barras del club Mirasol que fueron trasladados al juzgado de la zona donde se les tomaron los datos y se les armó una causa por tenencia compartida de arma de fuego que tiene pena hasta de seis años de prisión y además se los incorporó en forma inmediata a la lista del derecho de admisión del programa Tribuna Segura que depende de la Dirección de Seguridad Deportiva de la Nación. Una vez terminado el trámite, ya pasado el mediodía, se los mandó de regreso para La Matanza.

El colectivo de la Barrabrava Almirante Brown
El colectivo de la Barrabrava Almirante Brown

Este micro tenía una particularidad: no había salido con la caravana oficial que partió anoche desde el estadio de La Fragata. A quienes se sindicaron como referentes del mismo fue a Matías y Norberto Pereyra. ¿Quiénes son? Gente de la zona de Rafael Castillo, más precisamente del Barrio Central, ubicado a 40 cuadras de la cancha. Si bien algunos suponían que este grupo formaba parte de la facción Los Dengues de la barra, que siempre se referenció en un puntero llamado Jesús Carrizo, lo cierto es que hace tiempo que esa relación se terminó y ahora cada uno va por su cuenta.

El hecho más claro es que las cuatro facciones en que está dividida la barra, Los de Siempre, La Banda Mostro, La Justina y Los Dengues hicieron un pacto de no agresión en 2020 que se viene respetando casi a rajatabla, salvo cuando hay elecciones nacionales donde los problemas se dirimen en los barrios, como en la última votación para la intendencia de La Matanza donde un grupo jugaba y fuerte para el actual intendente, Fernando Espinoza, y otro pintaba para la candidata Patricia Cubría. Pero el pacto era no llevar esas diferencias a la cancha, logro del presidente del club, Maximiliano Levy, que fue sindicado en su momento como el cerebro financiero de la barra brava de Boca, pasó 88 días preso en una causa por encubrimiento sobre Maximiliano Mazzaro, ex líder de La Doce, y hombre que siempre estuvo muy cercano a los miembro de la llamada Banda Mostro.

La detención del micro, además, se hizo en un lugar paradigmático. No sólo porque fue escenario de varias batallas en tiempo idos (la mayor fue una entre la barra de Boca y la de Independiente en 1994 que dejó siete heridos graves de bala) sino porque era el trayecto que debía hacer la gente Xeneize, no la de Almirante, cuyo recorrido era por la Ruta Nacional 40. De ahí surgió la pregunta de si el micro de Rafael Castillo fue armado por dónde debía ir La Doce para generar algún incidente grave con la barra de Boca, habida cuenta que había circulado un video sin identificación donde se leía una bandera que decía “Bostero cagón, llegó la banda del Mirasol” o simplemente tenían el poder de fuego para robar en las estaciones de la ruta 7 que siempre tienen más movimiento y efectivo. Afortunadamente ninguna de las hipótesis tendrá comprobación real gracias al trabajo del retén conjunto de las fuerzas federales y provinciales. Además de las armas cargadas y los 39 proyectiles para recargarlas, la requisa también secuestró drogas y objetos cortopunzantes.

Armas de fuego que requisaron en el colectivo
Armas de fuego que requisaron en el colectivo

El antecedente más inmediato también refiere a un partido donde estuvo involucrado Boca, pero en este caso en la semifinal de la Copa de la Liga cuando La Doce viajó a Córdoba para el partido contra Estudiantes y en uno de los retenes un micro de la caravana cayó con cuatro armas cargadas de municiones. En ese ómnibus iba el líder, Rafael Di Zeo, y uno de sus máximos laderos, Sebastian Skeletor Maciel, y ambos quedaron inmersos en el proceso judicial y con derecho de admisión desde ese mismo momento y por tiempo indeterminado, misma medida que ahora se les aplica a los 48 barras de La Fragata.

La requisa además puso en alerta al operativo en las cercanías del estadio Mundialista y se extremaron recaudos: habrá casi mil policías afectados para que nada más suceda en un partido que debe ser una fiesta y que los violentos intentan siempre empañar.

Guardar

Nuevo

Ver más