Los dramáticos posteos del uruguayo Morquio: volvió a pedir trabajo y lanzó una advertencia

El ex defensor atraviesa una delicada situación. Estuvo preso a fines de 2020 y hace un mes hizo su primer aviso por la red social

"Con Dios", tituló esta foto Morquio junto a Maradona (@SMorquio02).
"Con Dios", tituló esta foto Morquio junto a Maradona (@SMorquio02).

Hace un mes el ex futbolista uruguayo Sebastián Morquio sorprendió en su cuenta de Twitter pidiendo trabajo. A las horas se conoció que también estuvo preso por un insólito hecho. Contó su situación y como su historia transcendió en los medios dijo que se le abrieron las puertas. Sin embargo, el panorama sigue igual. O peor. Por la noche del jueves, volvió a solicitar una oportunidad laboral, pero ya acentuó su desesperación y lanzó una alerta.

“Hola cómo están vuelvo a pedir trabajo por acá. Necesito trabajar y ya. Si es fútbol mucho mejor, si no lo que sea. Pido ayuda no quiero hacer cagada y que mi familia sufra”, aseguró en el primer posteo. Trece minutos más tarde volvió a escribir y puso: “Necesito trabajar ya. Disculpas por mis molestias, pero esa es la verdad. Mi necesidad es urgente. Gracias”. Y luego agregó un tercer mensaje donde acentuó: “Uno pide ayuda cómo puede. Después si pasa algo no sean cínicos de decir había que ‘ayudarle cuando ya no esté’”.

De forma inmediata varios usuarios le brindaron su apoyo y hasta hubo quienes les dieron sus vías de comunicación para que pudiera acceder a una posibilidad laboral. Cuando uno le preguntó el por qué ‘no quiero hacer cagada’, respondió: “Salir a robar y no quiero que la desesperación me lleve a eso. Por eso pido otra vez trabajo”.

Fue el domingo 24 de enero cuando el ex zaguero de Huracán publicó el llamativo mensaje en la red social. El ambiente del fútbol uruguayo se hizo eco y fue contactado por medios de la Argentina. Ahí contó que estuvo preso 30 días porque su perro arañó a su madre. La denuncia la habría hecho una vecina y contó que cuando la Policía llegó terminó tras las rejas porque los efectivos lo acusaron de desacato.

“No importa quién me denunció. Lo único que quiero es salir adelante por mi familia. Creo en Dios y él les da a sus mejores guerreros sus peores guerras. Necesito trabajo porque mi mamá está haciendo diálisis y tengo la mantención de mi hijo”, contó el lunes 25 de enero.

Estuvo tras las rejas del 21 de noviembre al 21 de diciembre de 2020 y destacó que “me tuvieron 16 días ‘enbuzonado’ sin poder afeitarme ni bañarme”.

Sostuvo que su delicada situación se debió a que una persona le debe 40 mil dólares. “No voy a dar el nombre, pero sin plata me vi en la necesidad de pedir trabajo. No tenía idea la repercusión que iba a tener. Como hice tantas cosas incorrectas en mi vida, pienso que es de hombre pedir trabajo y ser sincero, sin darme cuenta de lo que podía llegar a pasar”, comentó. También aclaró que en los últimos años se dedicó a ser intermediario de jugadores, entre ellos, participó de la llegada del delantero argentino Gonzalo Bergessio a Nacional de Montevideo.

En ese momento planteó que estaba abierto en poder trabajar en la Argentina y en el mismo Huracán, que acaba de cambiar de autoridades. De hecho Patota, como se lo conoce, siguió de cerca las alternativas de las últimas elecciones en el Globo y le dio retuit al festejo de la agrupación Frente Unido Por Huracán, encabezada por el flamante presidente, David Garzón. Tal vez, ese eco de la celebración, fue buscando una oportunidad en la nueva dirigencia.

Morquio tiene 45 años y salió de Nacional de Montevideo. Luego cruzó el charco y llegó a Huracán en 1999 donde estuvo hasta 2002. Al año siguiente se fue al fútbol ruso, al Uralan Elista. Y más tarde completó su carrera en otros nueve clubes y se retiró en Club Deportivo Maipú de Mendoza donde se retiró en 2012.

Más sobre este tema:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS