La Bombonera cumple 80 años: el curioso origen de su apodo, los grandes hitos y los dos ídolos récord

El templo de Boca Juniors celebra un nuevo aniversario, rebosante de historia y de gloria. en 2015 fue distinguido como “el mejor estadio del mundo” por la revista inglesa Four Four Two

La bombonera cumple 80 años


“No tiembla, late”. La mítica Bombonera, escenario de grandes momentos del fútbol argentino y con Boca como principal protagonista, aunque también la selección argentina jugó recordados partidos allí, cumple 80 años.

Para Boca, la Bombonera ha sido históricamente una fortaleza, fue declarada “de interés deportivo, turístico y cultural” en la Ciudad de Buenos Aires, y también se la conoce como “El Coliseo de la Boca” y hasta por “El Templo de la Boca”, y en 2015 fue distinguido como “el mejor estadio del mundo” por la revista inglesa “Four Four Two.

Pero para llegar a jugar en el actual estadio de la calle Brandsen 805, Boca debió realizar un largo recorrido desde su fundación, el 3 de abril de 1905. Cuando el club se inscribió en la Argentine Football Association, se mudó a un terreno cercano a las Carboneras Wilson e Hijos, en la Isla Demarchi. Al ser desalojado en 1912, se trasladó a un campo de deportes a cien metros, en donde hoy está el Observatorio Nacional, en avenida España al 2000, pero como esta posesión era precaria, los dirigentes decidieron dejarla.

Cuando ascendió a Primera en 1913, Boca jugaba de local en la cancha de Estudiantes de Buenos Aires, en un predio delimitado hoy por la Avenida del Libertador y Fray Justo Santa María de Oro hasta que los dirigentes decidieron mudarse a Wilde (hoy, en la zona ubicada entre la calle Las Flores y en Acceso Sudeste), abandonando el barrio de La Boca, pero los malos resultados deportivos y la lejanía con el origen derivaron en una notable pérdida de socios, de 1500 a 300 y en 1915, el equipo estuvo a punto de perder la categoría (descendieron los últimos cuatro) por lo que se resolvió regresar al barrio.

Boca comenzó a jugar en 1916 en un predio entre las calles Ministro Brin, Senguel, Caboto y Tunuyán. La cancha se inauguró el 25 de mayo ante Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, que entonces jugaba en Primera, y empataron 2-2. Los goles xeneizes fueron convertidos por Enrique Colla y Pedro Calomino. Sin embargo, años más tarde recibió la orden de desalojo de ese estadio y allí comenzó la búsqueda de un lugar donde asentar su cancha.

Para 1922 fue enmarcado el lugar entre las calles Brandsen, Del Crucero (hoy Del Valle Iberlucea), Aristóbulo Del Valle,y las vías del Ferrocarril Sud, cercano a la estación de cargas “Casa Amarilla”. Un terreno de 187 metros por 120 de superficie, donde empezó a construirse un estadio para 25.000 espectadores. Desde ese entonces, a los hinchas de Boca se los comenzó a apodar bosteros porque a metros de allí había una fábrica de ladrillos cuya materia prima era la bosta de los caballos.

El estadio se inauguró el 6 de julio de 1924, con un triunfo 2-1 ante Nacional de Montevideo, en un amistoso que contó con la presencia del presidente de la Nación, Marcelo Torcuato de Alvear, la primera dama, y el ministro de Guerra, Agustín P. Justo. Ese día, Boca alineó a Américo Tesoriere; Ludovico Bidoglio y Ramón Mutis; Segundo Médici, Alfredo Garassini y Alfredo Elli; Domingo Tarascone, Antonio Cerrotti, Armando Bergamini, Carmelo Pozzo y Dante Pertini. Tarascone y Pertini anotaron los goles auriazules.

El primer partido oficial en esa cancha se jugó el 3 de agosto de 1924, y Boca venció a Palermo por 5-2, con goles de Tarascone, Cerrotti, Garassino, Pozzo y Elli. Eran los tiempos en los que Boca y Huracán se disputaban los primeros lugares del torneo amateur en el que jugaban.

En 1931, tras finalizar como campeón el último torneo de la era amateur al vencer 4-1 a Atlanta como local y debutar ante Chacarita con un empate 0-0 en el profesionalismo, la comisión directiva decidió comprar los 21.471 metros cuadrados de los alrededores y tras un concurso, bajo la conducción de Camilo Cichero, en 1937 se votó el proyecto para la construcción de un nuevo estadio, a cargo del estudio del arquitecto esloveno Viktor Sulcic, el geómetra Raúl Bes y el ingeniero José Luis Delpini, los mismos que también construyeron el Mercado del Abasto (hoy Abasto Shopping). El 18 de febrero de 1938 se colocó la Piedra Fundamental, ya con la presencia del presidente Agustín P. Justo, y el 6 de agosto comenzaron las obras.

Meses antes, se había decidido el llamado “voto proporcional” por el que se clasificaba a los clubes en tres grupos para el reparto de los votos, y los únicos que llegaban al máximo de votos, por cantidad de socios, eran los clubes grandes, entre los que estaba Boca. El presidente de la AFA era Eduardo Sánchez Terrero, yerno de Justo y esta cercanía con el primer mandatario consiguió que se votara la ley 12345, por la que River recibió 2.500.000 pesos para la construcción del Monumental y Boca, 1.600.000 para la de la Bombonera.

Así es que Boca hizo socio honorario al ministro de Hacienda y al ya electo presidente argentino, Roberto Marcelino Ortiz y al diputado Reynaldo Elena, y había erigido un busto de Justo en la biblioteca del club; y en la inauguración del estadio del 25 de mayo de 1940, el entonces presidente de Boca, Eduardo Sánchez Terrero (antes, mandatario de la AFA), volvió a reconocer al ex presidente Justo, un asiduo concurrente a las canchas para colocar medallas, dar puntapiés iniciales, entregar copas con su nombre y favorecedor de deportistas.

El sobrenombre del estadio nació junto al proyecto de Sulcic y surgió como una anécdota protagonizada por el mismo durante la etapa del diseño, cuando en su cumpleaños recibió como regalo una caja de bombones, que solía llevar a las reuniones con Delpini y otros miembros del proyecto y como su forma era igual la del estadio que estaba diseñando, desde entonces ya para todos fue La Bombonera.

El 25 de mayo de 1940 quedó oficialmente inaugurada la Bombonera con un partido amistoso en el que Boca venció 2-0 a San Lorenzo y el primer gol fue anotado por el delantero Ricardo Alarcón a los 13 minutos y luego aumentó Aníbal Tenorio a los 33 (luego Alarcón también convertiría el primer gol oficial en el estadio, en el partido ante Newell’s Old Boys, que ganó Boca 2-0 el 12 de junio siguiente). Para los Xeneizes jugaron Estrada; Ibáñez, Valussi; Viana, Lazzatti, Arcadio López; Tenorio, Alarcón, Sarlanga, Gandulla y Sas (luego ingresaron Angeletti, Gelpi y Carniglia). El director técnico era Enrique Sobral.

Como aún no había luz artificial, se programaron dos tiempos de 35 minutos con las dos bandejas casi completas. Todo había comenzado muy temprano con distintos eventos. A las 9 de la mañana, una caravana de coches partió de la sede social del club en la calle Almirante Brown 967, a las 11, el ex presidente Cichero cortó las cintas celestes y blancas, y a continuación, el cardenal Copello bendijo las instalaciones. Finalmente, hubo un desfile de dirigentes y ex jugadores, y otros emblemas del club.

El 16 de noviembre de 1941 se inauguró la segunda bandeja, lo que hoy es la tribuna Natalio Pescia, y en 1951 se inició la construcción de la tercera bandeja y se instaló el sistema de de iluminación artificial. Estas reformas finalizaron en 1953, alcanzando los 60.000 espectadores de capacidad. La inauguración se llevó a cabo el 12 de febrero de ese año, en un partido ante el Hadjuk Split de Croacia (1-1), con la asistencia del entonces presidente Juan Domingo Perón. Trece años después, el 5 de mayo de 1966, se inauguraron los palcos preferenciales donde antes estaban los viejos palcos amarillos.

Ya en 1986 la Bombonera pasó a tener un moderno sistema de luz artificial y diez años más tarde, ya con Mauricio Macri como presidente, se demolieron los antiguos palcos que daban a Del Valle Iberlucea, reemplazándolos por otros de estructura metálica. Ese mismo año se tapó el foso que separaba las tribunas del campo de juego, y se amplió la primera bandeja, se cambiaron los asientos de madera y cemento por butacas plásticas azules y amarillas en las tribunas que daban al ferrocarril. Y se encargó la decoración externa a los artistas Rómulo Macció y Pérez Celis.

En el partido de reinauguración, Boca le ganó 3-1 a la Universidad de Chile, pero en el primero oficial con los nuevos palcos, cayó sorpresivamente ante Gimnasia y Esgrima La Plata de Carlos Griguol y con Alberto Márcico y Guillermo Barros Schelotto por 6-0.

En 2008 se instaló el tablero electrónico. En 2012, se habilitaron los palcos vip con luces led al ras del campo de juego. En 2013, 10 palcos tipo balcón, aunque molestan la visibilidad de algunos espectadores.

Hoy, el estadio alberga 40.000 personas sentadas y 57.000 paradas. Tiene forma de rombo, con tres bandejas ligeramente curvas y un cuarto lado vertical y diferente al resto porque el diseño abarcaba el doble del espacio que pudo ser utilizado finalmente. Al edificar en el mismo predio pequeño que el estadio anterior, bandejas muy juntas unas de otras, y las de arriba, en pendiente pronunciada.

La Bombonera albergó once finales de Copa Libertadores. La primera de ellas fue en 1963, cuando Boca fue vencido por el Santos de Pelé (2-1 y un global de 5-3), y luego, 1977, 1978, 1979, 2000, 2001, 2003, 2004, 2007, 2012 y 2018, tres finales de Copa Sudamericana, 2004, 2005 y 2012, cuando Tigre ofició de local ante el San Pablo, y cuatro finales Intercontinentales (la de 1977, Boca-Borussia Möchengladbach y en 1968, 1969 y 1970, cuando Estudiantes hizo de local ante Manchester United, Milan y Feyenoord, respectivamente-)

El último gran festejo: una Bombonera repleta celebra el título de la Superliga
El último gran festejo: una Bombonera repleta celebra el título de la Superliga

Si bien en los nueve torneos sudamericanos en los que fue local la selección argentina no disputó partidos en la Bombonera (sí lo hizo en el anterior estadio de Brandsen y Del Crucero en 1925 y 1937), sí disputó partidos clasificatorios para los Mundiales como en 1957, 1969 (cuando quedó eliminada ante Perú con los goles de Oswaldo Cachito Ramírez), 1973, 1997 y 2017. El equipo nacional jugó allí 25 veces (16 victorias, 7 empates y 2 derrotas). Entre 1977 y 1978, fue sede también de dos series internacionales de preparación para el Mundial del equipo que dirigía César Luis Menotti.

También fue escenario de algunos sonados escándalos como el ocurrido en el partido Estudiantes-Milan en la intercontinental 1969, o el Boca-Sporting Cristal de Perú en la Copa Libertadores 1971, o el Boca-Chivas en los cuartos de final de la Copa Libertadores 2005, cuando el DT boquense, Jorge Chino Benítez escupió en la cara al jugador mexicano Adolfo Bofo Bautista; o el Boca-River de los octavos de final de la Copa de 2015, cuando en el entretiempo, un hincha local, Sebastián Panadero Napolitano, arrojó gas pimienta en el vestuario visitante desde atrás y provocó la suspensión del partido y la eliminación posterior de Boca por parte de la Conmebol.

La Bombonera deliró con los boinazos del uruguayo Severino Varela, los potentes remates y la velocidad del atómico Mario Boyé, la increíble habilidad de Herminio Pierino González, el penal atajado por Antonio Roma al brasileño Delem en el decisivo superclásico de 1962 que le terminó dando un título a Boca, el 2-1 con el que dio vuelta otro partido y le birló el título River a dos fechas del final del campeonato de 1965 con goles de Oscar Pianetti y Norberto Menéndez; las gambetas desde la cintura de Ángel Clemente Rojas, las locuras en el arco de Hugo Orlando Gatti; la noche del 3-0 a River bajo la lluvia con los goles de Diego Maradona y Miguel Brindisi en 1981; el Topo Gigio de Juan Román Riquelme, el gol de Martín Palermo a River tras un año de lesión la noche del 3-0 por la Copa Libertadores, o el último título conseguido a veinte minutos del final.

También vivió momentos inolvidables como los partidos homenaje a Antonio Rattín, Diego Maradona (el día de “la pelota no se mancha”, en 2001) o Martín Palermo (que se llevó uno de los arcos a su casa), o el regreso de Carlos Tevez desde la Juventus, o al arquero de los años cincuenta, Julio Elías Musimessi, cantando “Dale Boca/viva Boca/el cuadrito/de mi amor”.

Pero la Bombonera es también “El Loco Banderita”, Oscar Laudonio, ex ayudante de la reserva de Boca y hermano del ex boxeador Abel Laudonio, que los días de partido espera la salida de los jugadores agitando desde el césped, a su salida, una bandera gigante. O Carlos Alberto Irrera, que comenzó con la inauguración del estadio en 1940 y murió en plena tarea en 1983; las repletas tribunas de socios, abajo, o el griterío ensordecedor de la multitud, convencida de su capacidad para modificar un resultado. De hecho, tiene el récord mundial de asistencia de público para un entrenamiento a puertas abiertas, con cincuenta mil personas el 22 de noviembre de 2018, antes de viajar a Madrid a disputar con River la final de la Copa Libertadores (lo tenía Rayados de Monterrey en 2017 con 31.853)

En el aspecto de los torneos continentales, la Bombonera ha sido siempre una auténtica fortaleza para Boca. Sólo perdió allí trece veces y apenas una de ellas ante un equipo argentino, Independiente, y logró más del 75 por ciento de los puntos en juego. El 11-1 ante Tigre en 1942 fue la mayor goleada, mientras que la peor derrota fue el 6-0 ante Gimnasia en 1996. Riquelme es el que jugó más partidos en ese estadio (206) y Palermo, el que más goles marcó (125).

También fue escenario de recitales de reconocidos artistas como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Juan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Chayanne, Los Piojos, Lenny Kravitz, Ricardo Arjona, Elton John, o James Blunt, fue habitual ver en los palcos desde a Omar Shariff hasta a Juan Manuel del Potro y hasta el ex rey de España Juan Carlos I de Borbón sucumbió a sus encantos y presenció la final de la Copa Libertadores 1978 entre el Boca de Juan Carlos Lorenzo y el Deportivo Cali de Carlos Bilardo.

El 27 de diciembre de 2000, el entonces presidente Macri decidió cambiar el nombre del estadio, reemplazando el de Camilo Cichero por el de Alberto J. Armando, ex titular del club entre 1954 y 1980 y en 2001, en sus instalaciones, se inauguró el Museo de la Pasión Boquense, el primero de esta temática en la Argentina.

La Bombonera también albergó la despedida de Maradona (FotoBaires)
La Bombonera también albergó la despedida de Maradona (FotoBaires)

“No tiembla, late” fue uno de los dichos más usuales para describir a la Bombonera. Los equipos ganadores de Juan Carlos Lorenzo y Carlos Bianchi acostumbraban a salir mucho más tarde que sus rivales para hacerles sentir el griterío y la presión de los hinchas mientras realizaban en el campo de juego los ejercicios de preparación.

En 1991, ante la visita del Flamengo por la semifinal de la Copa Libertadores, este periodista dialogó con el experimentado y ex mundialista volante Junior sobre que el mito decía que la Bombonera se movía. “Son habladurías, yo ya soy grande”, respondió el brasileño. Tras el partido, ganado por Boca 3-0 con claridad, y en el reencuentro en el vestuario visitante, Junior reconoció, asombrado, “te juro que se movía, jamás vi algo así”.

SEGUÍ LEYENDO:

Todas las voces de los testigos detrás del histórico caño de Riquelme a Yepes

A 20 años de un Superclásico que marcó la historia: los datos jamás contados del Boca-River por la Libertadores del 2000

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos