Marcelo Gallardo volvió al colegio: 30 años después de que egresara de la Escuela primaria N° 12 Almirante Brown de Merlo, el hijo pródigo volvió a pisar las instalaciones para inaugurar una biblioteca. La iniciativa es parte de Bibliotecas Futboleras, gracias a la cual varias figuras del deporte volvieron a sus establecimientos educativos para dejar su huella desde los libros. Pues bien, allí fue el Muñeco, conmovido por los mensajes y la decoración con que lo recibieron, incluido el “que la gente crea”, que se transformó en bandera entre los hinchas de River.

En ese contexto, el Muñeco, de 43 años, dejó drenar la emoción. Incluso la expresó ante un auditorio completo, con clima de Monumental, más allá de los colores. “Desde que entré por esa puerta se me vinieron un montón de emociones. Hace 30 años pisé este colegio por última vez, estoy medio sensible por estar compartiendo este momento con ustedes, de estar en este patio”, señaló, sentado en el escenario. “Ver a mi viejo y a mis hermanas sentados ahí fue muy fuerte; faltó mi mamá”, agregó.

Para profundizar su sensibilidad, una de sus maestras contó una anécdota: narró el empecinamiento de Gallardo por salir a jugar a la pelota en los recreos, a pesar de que estaba prohibido. Entonces, el entrenador diez veces campeón con el Millonario armaba un balón de trapo y el fútbol no paraba. “Quién iba a pensar que ese chico iba a edificar la trayectoria futbolística que alcanzó”, dijo la educadora, arrancándole una sonrisa. “No era el mejor alumno, pero era aplicado. No llegué a ser abanderado, pero me hubiese gustado mucho”, apuntó.

El momento en el que Gallardo se quebró en su visita a su escuela

El momento más incómodo, y al mismo tiempo divertido, se dio cuando un grupito de alumnos elegidos le hizo preguntas al director técnico, que prepara a su River para la final de la Copa Libertadores ante Flamengo del próximo 23 de noviembre. Así, por ejemplo, le abrió la puerta a su intimidad y contó cuáles son sus comidas preferidas y si le gusta cambiar el buzo por el delantal en la cocina. “Tomo mate casi todo el día, tenemos el mate siempre listo. Me gusta cocinar, no lo hago siempre, pero me gusta. Me gusta el asado, la pizza, la pasta. Y el helado de dulce de leche como postre”, reveló.

También contó cómo fue la transición entre la etapa del Gallardo futbolista a la de entrenador, que comenzó en Nacional de Uruguay, en 2012. “Lo más lindo era jugar a la pelota, jugar al fútbol era lo que más me ilusionaba. Dejé de jugar porque el tiempo nos llega para todos, decidí ser entrenador y hacer mi carrera como entrenador. No tuve mucho tiempo para descansar. Ya tenía una idea clara de lo que quería hacer. Me gusta mucho”, contó.

Además, les dejó una enseñanza de vida a los chicos, que lo tienen como espejo: “Hay que ir por lo que uno realmente sueña. Va a haber muchas trabas en el camino, mucho esfuerzo. Nada te puede hacer renunciar a lo que querés, a lo que sueñes. Después, hay un largo camino, pero no todo pasa por llegar a ser profesional en el fútbol; el hecho de practicar el deporte nos da la posibilidad de crecer sanamente, de conocer amigos, de formar grupos. Esas amistades nos acompañan durante mucho tiempo”.

Fue la última pregunta la más incisiva, de las que en una conferencia de prensa causarían murmullo. Un pequeño tomó el micrófono y soltó, sin tapujos: “Hace mucho tiempo está en River como entrenador. ¿Es tiempo de un cambio, como por ejemplo, dirigir a otro equipo argentino, como Boca; dirigir a otro equipo europeo, como Barcelona; o dar el salto a la Selección nacional? ¿Qué tiene para decir al respecto?”.

El Muñeco volvió a sonreír... Y respondió con seriedad: “Te voy a contestar como les digo a los periodistas, no tengo nada para decir al respecto”.

El Muñeco posó en el aula con los chicos (Foto: @BiblioFutbolera)
El Muñeco posó en el aula con los chicos (Foto: @BiblioFutbolera)
Otra postal del Muñeco con los alumnos de la escuela de Merlo (Foto: @BiblioFutbolera)
Otra postal del Muñeco con los alumnos de la escuela de Merlo (Foto: @BiblioFutbolera)
Parte de la decoración para recibir al técnico campeón de América (@diegoborinsky)
Parte de la decoración para recibir al técnico campeón de América (@diegoborinsky)
El patio del colegio, de gala (@diegoborinsky)
El patio del colegio, de gala (@diegoborinsky)

SEGUÍ LEYENDO: