La Dueña, en un festejo junto a su pareja Raúl Escalante, alias Muchinga, jefe histórico de la barra de Chacarita, de quien
La Dueña, en un festejo junto a su pareja Raúl Escalante, alias Muchinga, jefe histórico de la barra de Chacarita, de quien "heredó" la jefatura.

El 24 de abril de este año, Infobae contaba en exclusiva la interna de la barra brava de Chacarita, comandada por dos hermanas que estaban peleadas a muerte. Angélica Molina, alias La Dueña, y Ana Molina, alias la Negra. La primera era la mandamás de La Famosa Banda, la facción oficial. La segunda, la de Somos Familia, que querían desbancarlos. En aquel momento, se especificaba que si la Justicia no intervenía, la guerra podría terminar con varios muertos. En los meses siguientes hubo capítulos a balazos, heridos varios, incendios de locales de las dos facciones y detenidos casi en su totalidad del grupo Somos Familia que al poco tiempo eran liberados. Hasta que esta mañana, tras una investigación que comenzó el 28 de junio, el fiscal de Tres de Febrero, Paul Starc, fue a fondo: hubo 21 allanamientos (19 de ellos en San Martín y dos en Capital) que terminó con toda la cúpula de La Famosa Banda presa, entre ellos La Dueña, y varios prófugos. En los megaoperativos se secuestraron armas, drogas y un sinfín de elementos vinculados a la barra brava, a la que en la causa se le adjudican no sólo los delitos vinculados a la cancha sino también narcotráfico, entraderas y secuestros.

En distintos allanamientos en San Martín y en la ciudad de Buenos Aires se secuestraron armas, dinero, drogas y material de la barra de Chacarita. Hay prófugos, pero la jefa está detenida.
En distintos allanamientos en San Martín y en la ciudad de Buenos Aires se secuestraron armas, dinero, drogas y material de la barra de Chacarita. Hay prófugos, pero la jefa está detenida.

La investigación arrancó cuatro meses atrás tras una denuncia del titular de la Agencia de Prevención de Seguridad en el Deporte Bonaerense, Juan Manuel Lugones, y hubo tres meses de escuchas telefónicas para arribar a este resultado. La causa judicial incluye no sólo mayores sino también varios menores y es un mapa del delito de una barra como asociación ilícita. Y lo que empezó como una causa por reventa de entradas y extorsión a dirigentes y jugadores para bancar con dinero a los violentos (en la causa se menciona que la barra tendría hasta pase de futbolistas), se encontró también con lo que desde hace tiempo se viene contando en Infobae: los barras como punteros que dominan las actividades ilegales en los barrios. Así se determinó que la barra de Chacarita operaba en José León Suárez, Billinghurst, Villa Ballester, Loma Hermosa, Villa Melo (en Vicente López), Villa La Rana, Villa Maipú, Villa Libertad y Villa Lynch. Sí, todo esa amplia zona del partido de San Martín y Norte del Conurbano era territorio de La Famosa Banda. Y en el proceso no sólo se determinó los lazos con la comercialización de estupefacientes sino también con el robo de autos de alta gama y delitos contra la propiedad en Ciudad de Buenos Aires, donde se incluye un asesinato.


Imágenes de uno de los 21 allanamientos que se realizaron durante la mañana del lunes 21.
Imágenes de uno de los 21 allanamientos que se realizaron durante la mañana del lunes 21.

El epicentro neurálgico de este grupo se encontraba en el mítico conventillo de la calle Gutiérrez, sede histórica de la barra de Chacarita, ubicado entre Maipú y Estrada, en Villa Maipú, morada desde siempre de Raúl Escalante, alias Muchinga, jefe histórico de la barra de Chacarita y miembro de la Comisión Directiva del club desde hace varios años, quien cedió el manejo de la tribuna a su pareja, Angélica Molina, y sus hijastros, Diego y Rubén Pulisic. El primero terminó preso buen tiempo atrás por narcotráfico y actualmente sigue detenido, y el segundo cayó esta mañana junto a la Dueña y a Emilse Escalante, hija de Muchinga. También terminaron detenidos Pablo Ibalo, yerno de Muchinga, y otros dos barras, Mauricio Grillo y Jonathan García. El allanamiento principal se hizo en el conventillo, en el bar El Club y en otras dos propiedades donde estaban todos los artículos de la barra pero también gran cantidad de cocaína, armas, dinero en efectivo en pesos y dólares y varios autos. Así cayó hoy La Dueña y sus secuaces. Habrá que ver si es el final de la historia o sólo la punta de un ovillo que termine también descubriendo sus contactos policiales, políticos y dirigenciales que la llevaron a reinar en San Martín durante más de una década.

Seguí leyendo: