Megan Rapinoe convirtió dos goles en la victoria de Estados Unidos ante Francia (Shutterstock)
Megan Rapinoe convirtió dos goles en la victoria de Estados Unidos ante Francia (Shutterstock)

"¡Vamos los gays!". Con ese grito, la jugadora Megan Rapinoe sorprendió -o no tanto- a los periodistas en la Zona Mixta luego de convertir los dos goles de Estados Unidos en la victoria por 2-1 ante Francia por los cuartos de final del Mundial Femenino de Fútbol 2019.

En el Día del Orgullo, la futbolista celebró el triunfo de su equipo con una declaración que es, a la vez, toda una declaración de principios. "No se puede ganar un torneo sin gays en tu equipo, eso nunca se ha hecho", sostuvo ante la prensa.

Luego, agregó: "Me motiva la gente como yo, que lucha por las mismas cosas. Saco más energía de eso que de discutir con los que odian y de tratar de probar que están equivocados. Eso me quita energía".

"Ser gay y fabulosa durante el Mes del Orgullo en el Mundial es lindo", finalizó la mediocampista de Seattle Reign, que está está en pareja desde 2017 con la reconocida basquetbolista estadounidense Sue Bird y que es una activa luchadora por los derechos de la comunidad LGTBI+ en su país.

Megan Rapinoe con su pareja, la basquetbolista Sue Bird
Megan Rapinoe con su pareja, la basquetbolista Sue Bird

No es la primera vez que Megan Rapinoe se manifiesta políticamente durante el Mundial de Francia 2019. "No voy a ir a la jodida Casa Blanca", dijo días atrás, ante la consulta sobre si aceptaría una eventual invitación por parte del presidente Donald Trump una vez que termine la participación de Estados Unidos en el certamen.

Su declaración motiva una respuesta por parte del mandatario estadounidense. "Soy un gran fanático del equipo de fútbol femenino, pero Megan debe ganar primero antes de hablar. Terminen el trabajo. Aún no hemos invitado a Megan o al equipo, pero estoy invitándolas ahora, ganen o pierdan. Megan nunca debe faltar al respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella. Estén orgullosas de la bandera que llevan puesta. ¡Estados Unidos lo está haciendo fantástico!", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

la futbolista se ha definido a sí misma como "una protesta andante". Además de su activismo por la causa LGTBI+, ha decidido no cantar el himno antes de los partidos en solidaridad con el jugador de fútbol americano Colin Kaepernick, quarterback de los San Francisco 49ers, quien comenzó a arrodillarse durante la canción nacional como protesta contra la brutalidad y el racismo policial.

SEGUÍ LEYENDO: