La obsesión por la séptima Copa Libertadores mantiene en vilo al mundo Boca. La última edición disputada en la cancha del Real Madrid se presentaba como una gran oportunidad para volver a conquistar el continente frente al rival de toda la vida.

El Santiago Bernabéu, el Superclásico, el cruce de Guillermo Barros Schelotto con Marcelo Gallardo… todos eran condimentos para que la fiesta fuera perfecta. Incluso cuando Darío Benedetto abrió el marcador en la capital ibérica las impresiones de los afiches comenzaron con la ilusión de ganar el título más codiciado de América.

Sin embargo, Lucas Pratto, Juan Fernando Quintero y el Pity Martínez revirtieron la historia para concretar el 3 a 1 a favor del Millonario. La frase #7enemoslacopa que representaba la estrella 68 y la séptima gloria de la Libertadores tuvo que ser borrada de inmediato.

Naturalmente, los afiches que se llegaron a imprimir no salieron a la vía pública para evitar las cargadas de los fanáticos de River. Los mismos fueron eliminados de inmediato en los contenedores de basura. Si en el diseño no figuraba la frase "Campeones 2018″, tal vez podrían haber reciclado el material para una eventual consagración en la próxima edición del certamen internacional.   

Seguí leyendo