El micro que trasladaba a los jugadores de Boca fue apedreado por hinchas de River en las cercanías del estadio Monumental. Algunos futbolistas del plantel conducido por Guillermo Barros Schelotto sufrieron cortes (Leonardo Jara y Pablo Pérez) y no están en condiciones de salir a jugar un partido, según informaron desde el vestuario visitante. En tanto, varios quedaron descompuestos por el gas lacrimógeno: Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo fueron trasladados a una hospital. 

"Los jugadores están todos heridos", aseguró Christian Gribaudo, secretario general del Club Boca Juniors. Por su parte, Marcelo London deslizó que hubo una zona liberada en el recorrido desde el hotel hacia la cancha: "Siempre hubo fenólicos que no dejaban acercarse a la gente al micro; hoy no estaban". El vicepresidente Darío Richarte afirmó que "Boca no está en condiciones de jugar". Además, informó que Pablo Pérez necesitó ser llevado a una clínica por una incrustación en un ojo (presenta una úlcera en la córnea).

Médicos enviados por la Conmebol revisaron el estado físico de los protagonistas. El ente que rige al fútbol sudamericano anunció la postergación para las 18 horas y luego para las 19:15, aunque luego lo suspendió de manera oficial.

Los presidentes de ambas instituciones (Rodolfo D'Onofrio y Daniel Angelici) se reunieron junto al de la Conmebol (el paraguayo Alejandro Domínguez) y el de la FIFA (Gianni Infantino) y acordaron que el duelo se juegue este domingo 25 de noviembre desde las 17 y con la presencia del público local.

SEGUÍ LEYENDO