Franco Armani tuvo una atajada estelar con el tiempo cumplido, que le permitió a River irse de la Bombonera con un empate 2-2 en la primera final de la Copa Libertadores.

El arquero "millonario" le ahogó el grito a Darío Benedetto a los 90′, luego de una asistencia impecable de Carlos Tevez.

Si bien el disparo del "Pipa" fue un tanto defectuoso, Franco Armani "achicó" muy bien el arco y evitó con el muslo una nueva caída.

"Le quiero cambiar el palo y agarrarlo a contrapierna y justo me sale. Esto sigue. Me voy contento por el buen rendimiento del equipo. Creo que fue justo el resultado para los dos", dijo Benedetto tras el partido.