El atacante, de 28 años, ya se había perdido el duelo de vuelta ante Libertad
El atacante, de 28 años, ya se había perdido el duelo de vuelta ante Libertad

Un nuevo papelón envuelve a la Conmebol: a los casos de San Lorenzo-Temuco, Independiente-Santos y Bruno Zuculini (River), se suma el de Ramón Wanchope Ábila. En Boca creen que el delantero aún debe una fecha de suspensión y por eso Guillermo Barros Schelotto, tal como lo hizo en Paraguay ante Libertad, no lo incluiría entre los concentrados para evitar una protesta de Cruzeiro, en el duelo por cuartos de final de la Copa Libertadores. Sin embargo, una vez más, no hay información precisa de la Confederación Sudamericana.

Wanchope había sido expulsado en la segunda final de la Copa Sudamericana 2015, en la que Huracán cayó ante Independiente Santa Fe en Colombia. El Tribunal de la Disciplina de la Conmebol le aplicó tres fechas de suspensión. Sin embargo, el 2 de febrero de 2016, día en el que el Globo debutaba en la Copa Libertadores 2016 ante Caracas, la Conmebol decretó la amnistía por el centenario de la entidad, mediante la cual le disminuyeron a la mitad las sanciones a equipos y futbolistas. En consecuencia, la pena del delantero, de 28 años, pasaba a tener que cumplir una fecha y media. Comienzan a jugar los grises.

Ábila no actuó en aquel duelo ante Caracas pero, como la "fecha y media" de suspensión se suponía que pasaba a ser una, el cordobés sí jugó el duelo de vuelta ante los venezolanos. Vale aclarar que Conmebol sacó un comunicado que certificaba que los sancionados de los clubes que jugaban partidos el día en el que fue informado el jubileo entraban en el mismo.

Pues bien, Wanchope disputó partidos internacionales con Huracán y con Cruzeiro, antes de pasar a Boca. En el Xeneize firmó planilla en ocho de los nueve partidos que jugó el equipo en la presente edición. Sólo faltó ante Libertad, por el temor de que "la fecha y media" de suspensión que le había quedado tras la amnistía, ante la cantidad de incursiones a los escritorios, se transformaran en dos.

Pero la situación empeoró: ante la desinformación oficial de la Conmebol, en Boca manejan el dato de que Ábila todavía adeuda una fecha. Y no lo alistaría en el encuentro de ida ante Cruzeiro, el miércoles 19 de septiembre, en la Bombonera.

Si efectivamente está suspendido, el caso Wanchope es el mismo que el de Zuculini en River: es decir, si Libertad, por ejemplo, hubiera protestado en tiempo y forma (dentro de las 24 horas posteriores al duelo de ida, en el que el punta marcó un gol), hubiera obtenido con su reclamo un 3-0.

Ahora bien, si Ábila todavía mantiene una jornada de pena, no habría ingresado en la ya célebre amnistía, dejando sin efecto el comunicado emitido por la misma Conmebol en febrero de 2016. A todas luces una gran confusión, que continúa agregándole incertidumbre a la organización de la Confederación Sudamericana.

SEGUÍ LEYENDO: