Todavía disfrutando de sus vacaciones en Argentina, Diego Maradona no se desvincula nunca de su pasión: el fútbol. Fue así que visitó al plantel de Deportivo Riestra, con el que tiene un vínculo desde hace varios años y, munido de un pizarrón, aprovechó para darle una lección de fútbol a los jugadores en el vestuario del club.

Con las fichitas para las indicaciones tácticas, Maradona ilustró el modo de pararse del equipo, con wines bien abiertos y presión alta, sin descuidar a los adversarios. "Estos tienen que estar acá -dijo, en relación a los defensores, adelantando la línea hacia la mitad de campo, achicando espacios- y siempre salimos con marca", subrayó.

"Todos los rebotes tienen que ser con marca", recalcó. Y enfocó su enseñanza a los defensores. "Los centrales, cuando viene el rechazo, miran la pelota. Y no hay que mirar la pelota", martilló.

Tras su paso por la B Nacional, Riestra debuta en el torneo de Primera B el sábado desde las 13.15 ante Comunicaciones. Y ahí estuvo Diego, de 58 años, para apuntalar al equipo con conceptos futbolísticos. En los próximos días, el Diez volverá a Bielorrusia, donde trabaja como presidente del fútbol del Dínamo Brest.

Hoy, su equipo superó 1-0 al Apollon Limassol de Chipre pero, como en el encuentro de ida cayó 4-0, no pudo avanzar a la siguiente fase de la clasificación a la Europa League. Mientras, Maradona evalúa nombres para incorporar al plantel: ya tiene arreglado al arquero Cristian Campestrini, mientras que las gestiones por Fernando Belluschi y Maximiliano Rodríguez no prosperaron.

En un futuro cercano, Dínamo y Riestra posiblemente crucen sus caminos: Maradona está gestionando un acuerdo de colaboración entre ambas instituciones, para que futbolistas del conjunto del Bajo Flores sean probados en Bielorrusia.

SEGUÍ LEYENDO: