Luego de la fiebre mundialista, la Copa Argentina impuso un baño de realidad con el fútbol que vuelve a la región. Lejos de los lujosos estadios que expuso Rusia y de la calidad de las figuras que encandilaron al planeta con el brillo de su estrellato se vivió el partido correspondiente a los 32avos de final de la Copa Argentina protagonizado por Vélez y Central Córdoba de Santiago del Estero.

Un error de Taborda y la presión constante de Salinas y Nicolás Domínguez conformaron los argumentos más sólidos para que se abra el marcador en el estadio de Temperley. A pesar de la falta de ritmo, los de Liniers se mostraban superiores ante un rival que milita en el Nacional B.

Sin embargo, el elenco del norte dio la sorpresa gracias a una intervención de Renso Pérez. El Ex Ferro se aprovechó de una desinteligencia defensiva y marcó el 1 a 0 para que el elenco de Gabriel Heinze reciba el golpe en medio de la mandíbula y lo deje contra las cuerdas.   

La reacción del Fortín llegó en el complemento. Con más actitud que buenas ideas, los de Villa Luro llegaron a la igualdad gracias a la vulnerabilidad del arquero rival. Matías Vargas capitalizó el grosero error del ex Chacarita y Estudiantes y concretó el 1 a 1 ante una valla vacía. Con más de 10 minutos por jugar, los del Gringo siguieron atacando para adquirir los boletos a la siguiente fase sin la necesidad de ir a los penales.

El sacrificio de Vélez no alcanzó y la definición de los doce pasos marcó el dramatismo en el sur del conurbano bonaerense. La efectividad de Gastón Díaz, Jara, Barrionuevo, Bouzat, Melivillo, Vargas y Vera Oviedo expusieron a Robertone (falló por encima del travesaño) y Bazan (no pudo ante Taborda). Central Córdoba de Santiago del Estero dio el golpe y jugará los 16avos de final ante el ganador de la llave que animarán Tigre y Guillermo Brown de Puerto Madryn. En Temperley la siesta la durmió el Fortín.

 

Estadio: Alfredo Beranger (Temperley)
Árbitro: Pablo Dóvalo
TV: TyC Sports

Seguí leyendo