(@cabboficial)
(@cabboficial)

Argentina y Uruguay fueron al congreso de la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA) con la intención de ser elegidas como sede del Mundial 2023 y no lo consiguieron. Sin embargo, se apropiaron de la posibilidad de organizar el que se llevará a cabo cuatro años más tarde, en 2027.

El mundial 2023, el siguiente luego del que se celebrará en China el 2019, se realizará en Filipinas, Indonesia y Japón. Si bien la candidatura del trío asiático ganó por encima de las aspiraciones de los países sudamericanos, la FIBA le dejó un guiño a los vencidos: cerró el proceso de candidaturas del 2027 con Argentina y Uruguay como únicos postulantes.

Fue un hecho sin precedentes, ya que esta medida se tomó como un premio a los competidores a raíz de la "alta calidad y extrema paridad que presentaron ambas candidaturas", informaron desde la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB).

La confirmación de este esquema se realizará en junio, cuando los rioplatenses acudan ante la FIBA nuevamente para "adaptar su candidatura y presentarla nuevamente", advirtió el presidente del máximo organismo, el tucumano Horacio Muratore.

"Trabajaremos con ambos Gobiernos para adaptar los documentos para 2027 y venir a buscar la ratificación en junio. Tendremos 10 años para trabajar y mejorar nuestro proyecto y nuestra infraestructura", señaló desde Suiza Federico Susbielles, presidente de la CABB.

LEA MÁS: