La declaración que realizó Gabriel Omar Batisuta en las últimas horas sobre el destrato que recibió por parte de los jugadores del plantel actual de la selección argentina retumbó con fuerza. "Entré a saludar al vestuario y la mitad no me dio pelota", afirmó.

El Bati no es un jugador más en la historia del combinado nacional: fue el goleador histórico del equipo con 56 gritos hasta junio del año pasado, cuando Lionel Messi quebró la marca. Entre 1991 y 2002, ganó dos Copa América y jugó tres Mundiales.

En una elección entre todas sus anotaciones con la camiseta del país, se pueden ver cinco que destacan sobre el resto. El más recordado es uno de los tres que metió ante Grecia en el Mundial 1994, coronando con un disparo al ángulo una gran jugada grupal.

Batistuta anotó tres goles contra Grecia en el Mundial 1994 (Getty)
Batistuta anotó tres goles contra Grecia en el Mundial 1994 (Getty)

Aunque el repaso también deja una corrida memorable en un amistoso contra Colombia en 1999, disputado en el Mario Alberto Kempes de Córdoba. Despejó en área propia y definió picando el balón ante la salida de Óscar Córdoba.

En las Eliminatorias para el Mundial 2002 también dejó su huella con un tiro libre por afuera de la barrera ante Chile, en el triunfo 4-1 en el Monumental.

En 1992, una de las perlitas de su colección, se desarrolló en el triunfo 1-0 ante Gales por la Kirin Cup: un zapatazo de tiro libre que encontró la grieta justa entre la barrera y la posición del arquero.

También de pelota parada, pero con José Luis Felix Chilavert como arquero rival, se despachó con un tiro al ángulo del arquero que sirvió para empatar 1-1 aquel duelo ante Paraguay por las Eliminatorias del Mundial 1998. Ese no fue un gritos más, aquel 1° de septiembre de 1996 igualó la línea de Diego Armando Maradona (34 goles) como máximo anotador de la Selección, corona que ostentó durante 20 años.

LEA MÁS: