Las nuevas cepas de COVID-19 que circulan en el país: ¿Son más agresivas?

Se trata de las de Manaos (P.1) y Río de Janeiro (P.2); la del Reino Unido (B.117) y la de California, sin nexo epidemiológico ni contacto estrecho con viajeros. A quiénes afectan y cómo se transmiten. Qué dicen los especialistas

Es normal que los virus respiratorios, al transmitirse de persona en persona, generen mutaciones (Shutterstock)
Es normal que los virus respiratorios, al transmitirse de persona en persona, generen mutaciones (Shutterstock)

“Es normal que los virus respiratorios, todos, no solo el SARS-CoV-2, cuando se transmiten de persona a persona, vayan generando mutaciones”, sentenció Analía Rearte, epidemióloga, directora Nacional de Epidemiología y Análisis de la Situación de Salud del Ministerio de Salud de la Nación a Infobae este fin de semana. En este sentido, a mayor cantidad de contagios, el coronavirus muta y da lugar a nuevas variantes.

“Una cepa se produce porque el virus se multiplica y, durante esa multiplicación, va acumulando mutaciones. Algunas de esas le hacen mal a ese virus y otras lo hacen mejor. O sea, optimiza su fitness y capacidad de multiplicarse o de evadir respuesta inmune. En algunas de estas personas puede aparecer una cepa mutante. Si el virus tiene mayor capacidad de transmitirse, porque tiene una velocidad mucho más rápida de reproducción, va a generar cargas virales más altas, va a contagiar a las personas y va a empezar a desplazar a la cepa original”, compartió a Infobae el infectólogo Omar Sued.

En la Argentina, se detectaron cuatro variantes, informó ayer el Consorcio País, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, integrado por laboratorios públicos y privados que fueron agrupados para hacer la vigilancia del genoma del virus.

Según el comunicado, las variantes corresponderían a casos de infecciones adquiridas en la comunidad o de origen desconocido: la variante 501Y.V1 (Reino Unido), la variante 501Y.V3 (Manaos), la variante P.2 (Río de Janeiro) y la variante CAL.20C (linaje B.1.427, California). El reporte se realizó a partir de 297 muestras de personas infectadas por SARS-CoV-2 residentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires, sin antecedentes de viaje al exterior, y de 16 muestras de residentes en Córdoba, relacionados con reingreso de turistas argentinos, contactos estrechos o casos adquiridos en la comunidad.

No se comunicó que haya transmisión comunitaria de esas variantes, sino que podríamos decir que hay transmisión comunitaria de la variante de Reino Unido porque hay casos sistemáticamente todas las semanas, sin nexo epidemiológico; por lo cual, se podría decir que, en la región analizada (no podemos generalizar a todo el país) esa variante estaría circulando”, advierte Mariana Viegas, Investigadora de CONICET en el laboratorio de virología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de CABA y coordinadora del consorcio argentino de genomica de SARS.CoV-2.

“Respecto de la Manaos, lo que hemos detectado, hasta ahora, son casos aislados. Si mirás el reporte, hay dos casos que no tienen nexo epidemiológico, por lo cual, son de origen desconocido. Para poder decir que hay circulación de la variante de Manos de forma sostenida, debería verse esa situación sistemáticamente todas las semanas. Esa es la primera semana que detectamos dos casos sin nexo epidemiológico, con viajero o que hayan sido ellos viajeros. Por lo cual, es preocupante, pero todavía no podemos afirmar que haya circulación comunitaria de la variante de Manaos con esos datos”, aclaró la especialista.

(Shutterstock)
(Shutterstock)

¿Por qué aparecen estas variantes? La respuesta está dada por la biología de este tipo de virus. “El nuevo coronavirus, que causa esta nueva enfermedad, COVID-19, está compuesto por ARN. Estos tipos de virus se reproducen dentro de nuestras células y durante la reproducción viral el genoma del virus tiene que copiarse para producir nuevas partículas virales. La enzima que copia este ARN viral comete muchos errores y esos errores son las mutaciones o los cambios que presentan las nuevas partículas virales, si los comparamos con la cepa original que infectó a esa persona”, explicó recientemente a Infobae la viróloga Laura Palermo, especialista en la historia de las enfermedades y profesora en el Hunter College de Nueva York.

Muchos de estos nuevos virus, que contienen mutaciones, no circulan en la población. Pero algunas de estas nuevas variantes tienen mutaciones que le confieren una ventaja adaptativa. Algunos se reproducen más rápido o se transmiten de forma más efectiva. “Estas nuevas variantes infectan a los mismos grupos etáreos siguiendo la variante original”, aclaró Palermo.

Reino Unido

La B.117, conocida habitualmente como la variante del Reino Unido, comenzó a cobrar notoriedad a principios de diciembre (aunque se cree que podría haber surgido tres meses antes), casi en paralelo al momento en que Inglaterra comenzaba su campaña de vacunación contra el COVID-19, tras cobrarse varias vidas. Entonces, expertos en salud pública llegaron a la conclusión de que se trataba de una mutación.

La variante del Reino Unido ya está presente en más de 100 países, incluida la Argentina, y en Estados Unidos se duplica cada 10 días (REUTERS/Toby Melville)
La variante del Reino Unido ya está presente en más de 100 países, incluida la Argentina, y en Estados Unidos se duplica cada 10 días (REUTERS/Toby Melville)

La variante B.117 contiene 17 mutaciones, incluidas varias en la proteína de pico. Se ha descubierto que uno de ellos, N501Y, ayuda al virus a unirse más estrechamente al receptor celular ACE2. “Respecto de la variante de Inglaterra se han hecho estudios y se ha visto que ha habido una proporción aumentada de casos más severos y una pequeña proporción de aumento de muertos. Es un estudio estadístico hecho en Inglaterra”, agregó Viegas.

Esta variante ya está presente en más de 100 países, incluida la Argentina, y en los Estados Unidos se duplica cada 10 días. “Se estima que es un 50% más contagiosa que la cepa original”, dijo Palermo y añadió: “Lo interesante es que, si bien la cepa del Reino Unido es más transmisible, si seguimos los datos publicados en la revista Science de marzo, no produce una enfermedad más severa hasta el momento. Es decir, se transmite de forma más eficiente pero no es más virulenta”.

En la Argentina, de acuerdo a Viegas, esta variante se viene detectando hace unas semanas “y las tablas que están reflejadas en el reporte muestran casos sin nexo epidemiológico. Así que podemos decir que esta variante empezó a circular de forma comunitaria”, comparte.

Manaos y Río de Janeiro

En enero, un grupo de investigadores informaron que habían detectado dos nuevas variantes del coronavirus en Brasil, ambas descendientes de una variante ancestral común algo más antigua. Aunque comparten mutaciones con otras versiones, parecen haber surgido independientemente de esas variantes. La variante conocida como de Manaos es del linaje P.1, una rama del linaje B.1.1.28 más grande. Esta mutación podría potencialmente hacer que sea más contagiosa y conducir a una inmunidad reducida después de una infección previa con variantes anteriores. “La de Manao tiene incluso el CT más bajo, lo que significa que tiene más carga viral, que es más transmisible”, sostuvo Rearte.

La variante de Manaos tiene más carga viral, lo que la hace más transmisible (Shutterstock)
La variante de Manaos tiene más carga viral, lo que la hace más transmisible (Shutterstock)

Un reciente estudio alertó de que la cepa brasileña infecta a quienes hayan tenido COVID-19 y a quienes se hayan vacunado. Los expertos aseguraron que la variante P1 podría tener una carga viral hasta 10 veces más elevada y es capaz de evadir el sistema inmune de aquellas personas que ya tenían anticuerpos contra el coronavirus. “Lo que se ha visto con la de Manaos es que puede producir reinfecciones, es decir, personas que se habían infectado en la primera ola, ahora hay reinfecciones con la variante de Manaos”, compartió Viegas.

En tanto, la de Río de Janeiro o P2 (derivada del linaje B.1.1.28) se encuentra en todo Brasil.

California

El virus se detectó por primera vez cerca de Los Ángeles, en julio del año pasado, y luego, al sur de California, en octubre. La prevalencia de la cepa fue ganando terreno y en diciembre era ya el 24% de todas las muestras. Expertos del Centro Médico Cedars-Sinaí, en Los Ángeles, se refieren a esta variante como CAL.20C, que está definida por cinco mutaciones concurrentes.

Dentro de los dos grupos de la variante californiana se encuentra la mutación llamada L452R, una mutación en la proteína de espiga del virus, que es la que permite que un virus infecte una célula humana. Al parecer, esta nueva mutación es resistente a ciertos anticuerpos monoclonales que, de otro modo, evitarían que el virus infecte la célula.

Estudios preliminares indican que la variante de California también es más contagiosa (Shutterstock)
Estudios preliminares indican que la variante de California también es más contagiosa (Shutterstock)

Por eso podría afectar incluso a las personas recuperadas de la enfermedad o que ya han sido vacunadas, aunque los autores del informe admiten que “se desconoce en este momento” las consecuencias de la mutación tanto en términos de infecciosidad como de resistencia a los anticuerpos.

“Los estudios científicos indican que las nuevas variantes virales poseen nuevas características muy destacables. Estudios preliminares indican que la cepa de California también es más contagiosa”, dijo Palermo.

En la Argentina, se detectaron casos aislados de esta variante, sin nexo epidemiológico, aclaró Viegas.

SEGUIR LEYENDO: