Coronavirus: crece en el mundo el desarrollo de terapias relacionadas con la sangre

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido y científicos de la Universidad Johns Hopkins y la Clínica Mayo alientan a quienes se hayan recuperado de COVID-19 a donar plasma para ayudar a otros a combatir la enfermedad

Los expertos esperan que una técnica centenaria utilizada para tratar epidemias pueda ser una nueva promesa para el tratamiento de pacientes con COVID-19 (REUTERS)
Los expertos esperan que una técnica centenaria utilizada para tratar epidemias pueda ser una nueva promesa para el tratamiento de pacientes con COVID-19 (REUTERS)

Según una investigación publicada en revista científica Nature, los hospitales en la ciudad de Nueva York se están preparando para usar la sangre de las personas que se han recuperado de COVID-19 como posible antídoto para la enfermedad. Los investigadores esperan que el enfoque centenario de infundir a los pacientes la sangre cargada de anticuerpos de los que han sobrevivido a una infección ayudará a la metrópoli, ahora el epicentro del brote en Estados Unidos, a evitar el destino de Italia, donde las unidades de cuidados intensivos están tan llenas que los médicos han rechazado a los pacientes que necesitan ventiladores para respirar.

Los esfuerzos siguen a estudios en China que intentaron la medida con plasma, la fracción de sangre que contiene anticuerpos, pero no glóbulos rojos, de personas que se habían recuperado de COVID-19. Pero estos estudios solo han reportado resultados preliminares hasta ahora.

El enfoque de plasma convaleciente también ha tenido un éxito modesto durante brotes anteriores de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y ébola, pero los investigadores de EEUU esperan aumentar el valor del tratamiento seleccionando sangre de donantes que esté llena de anticuerpos y dándola a los pacientes quienes tienen más probabilidades de beneficiarse.

Una ventaja clave del plasma convaleciente es que está disponible de inmediato, mientras que los medicamentos y las vacunas tardan meses o años en desarrollarse. Infundir sangre de esta manera parece ser relativamente seguro, siempre que se analice en busca de virus y otros agentes infecciosos. Los científicos que han liderado la carga de usar plasma quieren desplegarlo ahora como una medida provisional, para mantener a raya las infecciones graves y los hospitales a medida que se avecina un tsunami de casos.

“Cada paciente que podemos mantener fuera de la UCI es una gran victoria logística porque hay atascos en los hospitales”, dice Michael Joyner, anestesiólogo y fisiólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. “Necesitamos tener esto a bordo lo antes posible y rezar para que un aumento repentino no abrume lugares como Nueva York y la costa oeste”.

Los científicos se refieren a esta medida como “terapia de anticuerpos pasivos” porque una persona recibe anticuerpos externos, en lugar de generar una respuesta inmune por sí misma (REUTERS)
Los científicos se refieren a esta medida como “terapia de anticuerpos pasivos” porque una persona recibe anticuerpos externos, en lugar de generar una respuesta inmune por sí misma (REUTERS)

Arturo Casadevall, un inmunólogo de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, ha estado luchando para usar la sangre como un tratamiento COVID-19 desde finales de enero, ya que la enfermedad se extendió a otros países y no se veía ninguna terapia segura. Los científicos se refieren a esta medida como “terapia de anticuerpos pasivos” porque una persona recibe anticuerpos externos, en lugar de generar una respuesta inmune por sí misma, como lo haría después de una vacuna.

El enfoque se remonta a la década de 1890. Uno de los estudios de caso más grandes ocurrió durante la pandemia del virus de la gripe H1N1 de 1918. Más de 1.700 pacientes recibieron suero sanguíneo de los sobrevivientes, pero es difícil sacar conclusiones de estudios que no fueron diseñados para cumplir con los estándares actuales.

Durante el brote de SARS en 2002-03, un ensayo de 80 personas con suero de convalecencia en Hong Kong encontró que las personas tratadas dentro de las 2 semanas de mostrar síntomas tenían una mayor probabilidad de ser dados de alta del hospital que aquellos que no fueron tratados. Y la sangre de los sobrevivientes ha sido analizada en al menos dos brotes del virus del Ébola en África con cierto éxito.

Las infusiones parecieron ayudar a la mayoría de los pacientes en un estudio de 1995 en la República Democrática del Congo, pero el estudio fue pequeño y no controlado con placebo. Una prueba de 2015 en Guinea no fue concluyente, pero no detectó en el plasma altos niveles de anticuerpos. Casadevall sugiere que el enfoque podría haber mostrado una mayor eficacia si los investigadores hubieran inscrito solo a los participantes que se encontraban en una etapa temprana de la enfermedad mortal y, por lo tanto, tenían más probabilidades de beneficiarse del tratamiento.

La clasificación actual de la FDA del plasma convaleciente como un “nuevo fármaco en investigación” contra el coronavirus permite a los científicos presentar propuestas para probarlo en ensayos clínicos (REUTERS)
La clasificación actual de la FDA del plasma convaleciente como un “nuevo fármaco en investigación” contra el coronavirus permite a los científicos presentar propuestas para probarlo en ensayos clínicos (REUTERS)

Casadevall aclamó su apoyo a su idea a través de un editorial en el Wall Street Journal, publicado el 27 de febrero, que instó al uso de suero convaleciente porque los medicamentos y las vacunas tardan mucho en desarrollarse. “Sabía que si podía meter esto en un periódico, la gente reaccionaría, mientras que si lo ponía en un diario de ciencias, podría no tener la misma reacción”, aseguraba.

Envió su artículo a docenas de colegas de diferentes disciplinas, y muchos se unieron a su búsqueda con entusiasmo. Joyner era uno. Alrededor de 100 investigadores en varios institutos se autoorganizaron en diferentes carriles. Los virólogos comenzaron a buscar pruebas que pudieran evaluar si la sangre de una persona contiene anticuerpos contra el coronavirus. Los especialistas en ensayos clínicos pensaron en cómo identificar e inscribir candidatos para el tratamiento. Los estadísticos crearon repositorios de datos. Y, para obtener la autorización reglamentaria, el grupo compartió los documentos requeridos por las juntas institucionales de revisión ética y la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés).

Sus esfuerzos valieron la pena. La clasificación actual de la FDA del plasma convaleciente como un “nuevo fármaco en investigación” contra el coronavirus permite a los científicos presentar propuestas para probarlo en ensayos clínicos, y permite a los médicos usarlo con compasión para tratar pacientes con infecciones graves o potencialmente mortales por COVID-19, aunque aún no está aprobado.

Como parte del enfoque norteamericano para combatir la pandemia de COVID-19, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos proporcionó una actualización sobre un tratamiento potencial llamado plasma convaleciente y alentaron a quienes se hayan recuperado de COVID-19 a donar plasma para ayudar a otros a combatir la enfermedad.

“El plasma convaleciente es un producto rico en anticuerpos hecho de sangre donada por personas que se han recuperado de la enfermedad causada por el virus. La experiencia previa con virus respiratorios y los datos limitados que han surgido de China sugieren que el plasma convaleciente tiene el potencial de disminuir la gravedad o acortar la duración de la enfermedad causada por COVID-19. Es importante evaluar esta terapia potencial en el contexto de ensayos clínicos, a través del acceso ampliado, así como facilitar el acceso de emergencia para pacientes individuales, según corresponda”, sostienen los especialistas en la actualización.

 Desde principios de febrero, los investigadores en China, donde surgió el coronavirus, han lanzado varios estudios utilizando el plasma (REUTERS)
Desde principios de febrero, los investigadores en China, donde surgió el coronavirus, han lanzado varios estudios utilizando el plasma (REUTERS)

Las pruebas estadounidenses de plasma convaleciente no son las primeras. Desde principios de febrero, los investigadores en China, donde surgió el coronavirus, han lanzado varios estudios utilizando el plasma. Sin embargo, aún no han informado sobre el estado y los resultados de estos estudios.

Liang Yu, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang en China, dijo a Nature que en un estudio preliminar, los médicos trataron a 13 personas que estaban gravemente enfermas con COVID-19 con plasma convaleciente. Luego de varios días, el virus ya no parecía estar circulando en los pacientes, lo que indica que los anticuerpos lo habían combatido. No obstante, sus condiciones continuaron deteriorándose, lo que sugiere que la enfermedad podría haber estado demasiado avanzada para que esta terapia fuera efectiva. La mayoría había estado enferma por más de dos semanas.

Ahora, el Servicio de Sangre y Trasplantes del NHS (NHSBT) del Reino Unido se prepara para recolectar la sangre de los sobrevivientes de COVID-19 para investigar si las transfusiones de plasma convalecientes podrían mejorar la velocidad de recuperación y las posibilidades de supervivencia de un paciente infectado.

“Prevemos que esto se utilizará inicialmente en ensayos como un posible tratamiento para COVID-19. Si se aprueba por completo, los ensayos investigarán si las transfusiones de plasma convalecientes podrían mejorar la velocidad de recuperación y las posibilidades de supervivencia de un paciente con COVID-19”, dijo un portavoz de la autoridad de salud especial del NHS a la agencia de noticias Reuters.

En Argentina, a partir de la resolución 783/2020 del Ministerio de Salud publicada en el Boletín Oficial, se anunció la creación de un registro de potenciales donantes de plasma, de una lista de ensayos clínicos y la puesta en marcha del programa en seis centros de gestión estatal y dos de gestión privada del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) (REUTERS)
En Argentina, a partir de la resolución 783/2020 del Ministerio de Salud publicada en el Boletín Oficial, se anunció la creación de un registro de potenciales donantes de plasma, de una lista de ensayos clínicos y la puesta en marcha del programa en seis centros de gestión estatal y dos de gestión privada del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) (REUTERS)

En Argentina, a partir de la resolución 783/2020 del Ministerio de Salud publicada en el Boletín Oficial, se anunció la creación de un registro de potenciales donantes de plasma, de una lista de ensayos clínicos y la puesta en marcha del programa en seis centros de gestión estatal y dos de gestión privada del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En el anexo de la resolución se explica que el protocolo, desarrollado entre diversas instituciones en un trabajo colaborativo en las últimas tres semanas, “debe ser considerado como faro o guía para todas las instituciones que estén motivadas para embarcarse en este desafío”.

En cuanto a su aplicación, en primera instancia se hará “en la región del AMBA motivo por el cual se le ha solicitado a los coordinadores de Hemoterapia de CABA y Provincia de Buenos Aires que designen las instituciones que iniciarán este proceso”.

Incluso si funciona lo suficientemente bien, el suero convaleciente podría ser reemplazado por terapias modernas más adelante este año. Los grupos de investigación y las compañías de biotecnología actualmente están identificando anticuerpos contra el coronavirus, con planes de desarrollarlos en fórmulas farmacéuticas precisas. “La caballería biotecnológica se unirá para aislar anticuerpos, probarlos y desarrollar fármacos y vacunas, pero eso lleva tiempo”, concluyó Joyner.

SEGUÍ LEYENDO: