Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina. Su entidad realizó un pronunciamiento sobre el presente y las perspectivas futuras del país.
Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina. Su entidad realizó un pronunciamiento sobre el presente y las perspectivas futuras del país.

Directores y Delegados zonales de la Sociedad Rural Argentina (SRA) se reunieron esta semana en la sede central de la entidad, para analizar el momento actual del país y del sector agroindustrial, bajo la consigna “Perspectivas y Escenarios Futuros”.

Al término del encuentro entregaron un documento a la prensa, y en medio de versiones sobre aumento de retenciones que aplicaría el gobierno de Alberto Fernández a partir del próximo 10 de diciembre, expresaron su rechazo a una mayor presión impositiva al campo.

En el documento, los representantes de la rural comentaron que los principales desafíos económicos que enfrenta hoy nuestro país son la caída de actividad, la persistente inflación, falta de crédito y el déficit fiscal, y agregaron, “todo esto es consecuencia de los desajustes en la economía que vienen desde hace tiempo, a causa de un gasto público creciente, desmedido, poco transparente y de baja calidad. Todo ello ha confluido en un aumento de la pobreza y la marginalidad que, como argentinos, nos preocupa y nos duele”.

Frente a este panorama, desde la entidad que preside Daniel Pelegrina, alertaron que los mencionados problemas, “no se resuelven con un aumento de la presión impositiva, ni con nuevos tributos ni derechos de exportación. Insistir con las retenciones sería contraproducente, ya que generaría una caída en la producción, en la actividad económica y en el empleo, por un deterioro de la capacidad exportadora”, manifestaron.

Y agregaron: “Sin duda, el déficit fiscal y el equilibrio de las cuentas públicas deben corregirse pero el esfuerzo no puede recaer siempre sobre el sector privado. La política argentina, el estado nacional y las jurisdicciones provinciales y municipales deben hacer un ajuste profundo, sincero y sustentable de una vez por todas. De otro modo, la Argentina seguirá estancada”.

Propuestas

Por otro lado, propusieron observar al comercio exterior “como una oportunidad irremplazable para la reactivación económica y el principal incentivo para lograr un aumento sostenido de la producción, única receta para garantizar la oferta de alimentos a precios accesibles para el mercado interno”, dijeron los representantes de la SRA.

En el documento, directores y delegados de la rural, comentaron que los productores agropecuarios “estamos comprometidos a producir más y a generar más empleo, solamente necesitamos reglas de juego que sean predecibles, sustentables, y que despejen nuestro horizonte para que podamos proyectar y planificar nuestra actividad: invertir, contratar, innovar”.

Además, renovaron el compromiso de impulsar el diálogo “como único camino para una verdadera construcción democrática”, y manifestaron, “sin duda, el déficit fiscal y el equilibrio de las cuentas públicas deben corregirse pero el esfuerzo no puede recaer siempre sobre el sector privado. La política argentina, el estado nacional y las jurisdicciones provinciales y municipales deben hacer un ajuste profundo, sincero y sustentable de una vez por todas. De otro modo, la Argentina seguirá estancada”.

Informe de Economía & Regiones

Un informe de la consultora Economía & Regiones, advirtió que el sector agroexportador y las economías regionales “serán la carne de cañón de la política tributaria del próximo gobierno, mediante el regreso de las retenciones porcentuales y con una mayor presión impositiva por parte de las provincias”.

Para la consultora, “el gobierno de Alberto Fernández no realizará reformas estructurales de fondo, ni reducirá el gasto público, y financiará el déficit fiscal con una mayor presión tributaria, en la que los blancos principales serán los dos sectores mencionados”.

Sobre las retenciones, los economistas de la consultora comentaron que “habría que apostar a un incremento de las retenciones para el sector agroexportador, que pasará a tributar nuevamente alícuotas (diferenciales por producto), y no una retención fija en pesos, como comenzó a aplicar el gobierno de Macri en septiembre del año pasado”. También manifestaron que las retenciones fijas en pesos “quedarían para el resto de los productos, tanto de las economías regionales, como del sector industrial”.

En cuanto a las economías regionales, el informe aclaró que “probablemente no sean el principal foco de atención de la política tributaria del próximo gobierno nacional, y que no experimenten un aumento en las retenciones. Eso no es sinónimo de que no sufran aumentos de la presión tributaria, aunque en este caso provenientes más del sector público provincial y municipal, que del nivel nacional”.

Por otro lado, el estudio puntualizó que en ambos casos hay diversas situaciones, ya que hay producciones que presentan mejoras en su competitividad que años atrás, otras se encuentran en una condición equilibrada, y hay otro grupo que atraviesan un proceso de crisis.

Seguí leyendo: