Una imagen de archivo de un ejemplar de águila calva (Wikipedia)
Una imagen de archivo de un ejemplar de águila calva (Wikipedia)

Las 13 águilas calvas fueron encontradas sin vida en una granja de Maryland hace más de dos años, muchas de ellas con las alas abiertas, los cuerpos intactos y las garras apretadas. Varias de ellas eran demasiado jóvenes como para tener las cabezas blancas distintivas de su especie. Y al menos seis, de acuerdo con un informe del laboratorio federal, habían ingerido un pesticida altamente tóxico que ha sido prohibido en el mercado de Estados Unidos, en parte, porque es letal para las aves.

El informe, que fue obtenido por Annapolis, Maryland, la estación de radio WNAV y compartido por The Washington Post, responde a una gran pregunta sobre un misterioso crimen contra la vida silvestre que enfureció a las organizaciones conservacionistas y afectó a los investigadores del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, que estuvieron involucrados porque el águila calva es una especia protegida a nivel federal. Las pruebas mostraron que las aves fueron envenenadas, tal y como sospechaban los oficiales. Lo que queda sin resolver es quién lo hizo.

"No había humo", dijo John LaCorte, agente especial del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, que pasó seis meses entrevistando a más de una docena de terratenientes y administradores de propiedades en el área donde murieron las águilas. "Es muy frustrante", apuntó.

El químico que mató a las aves, el carbofurano, fue objeto de escrutinio hace tres décadas por matar a unos dos millones de aves, según una estimación de la Agencia de Protección Ambiental. Esa situación amenazaba el frágil camino del águila calva hacia la recuperación. La forma granular, que en 1987 un oficial de Pesca y Vida Silvestre admitió a The Washington Post que era la principal causa de muerte de las águilas calvas en la región de la bahía de Chesapeake, fue prohibida a mediados de la década de los noventa. En 2009, la EPA no autorizó el uso del carbofurano líquido en cultivos alimentarios, señalando que el residuo representaba un riesgo de seguridad inaceptable. Los grupos ambientalistas elogiaron la decisión como una victoria para la salud humana y la vida silvestre.

Hoy, el plaguicida está fuera del mercado, y el águila calva ya no está en peligro, aunque está protegida por la Ley del Tratado de Aves Migratorias y por Ley de las Águilas Calvas y Golden. Pero el carbofurano aún, ocasionalmente, mata a pájaros y a otros animales salvajes en Estados Unidos, a veces intencionalmente, y algunas veces como daño colateral después de que un animal recoge un cadáver envenenado.

En noviembre, un granjero de Montana recibió una multa de USD 1.000 por matar a un águila calva que se alimentaba de un cadáver de ternera al que le había inyectado carbofurano. Lo había hecho para matar a los coyotes. Mató a tres de ellos y a un halcón. En junio pasado, un hombre de Pensilvania fue multado con USD 3.500 después de dar Furadan -el nombre comercial del carbofurano anteriormente vendido- a los trabajadores de su granja en Nueva York. El les ordenó que lo vertieran en cadáveres de ovejas para matar a los halcones que se habían aprovechado de sus corderos. Asesinó a dos halcones de cola roja, un halcón peuco y dos águilas calvas. A un padre y a un hijo de Wisconsin se les obligó a pagar más de USD 100.000 en 2014 tras matar a más de 70 animales salvajes, incluyendo las águilas calvas, ya que atacaban a los lobos y los coyotes con carbofurano.

Las autoridades de California recientemente alertaron sobre el uso generalizado de este químico en los sitios de cultivo ilegal de marihuana. Mourad Gabriel, un biólogo de vida silvestre que ha documentado esa tendencia, señaló en una entrevista que el carbofurano se encuentra generalmente en botellas etiquetadas en español, lo que sugiere una importación ilegal.

"No lo están usando como pesticida… lo están usando como rodenticida para matar a los animales que vienen a comerse las plantas", señaló en mayo el abogado estadounidense McGregor Scott a los periodistas que estaban en Sacramento. "Este es un cambio de juego, porque es un veneno letal".

El carbofurano es una toxina aguda y eso quiere decir que es capaz de matar con una sola exposición o mediante una exposición de corta duración. Los agricultores en África lo han usado para matar leones que comen ganado.

Karyn Bischoff, un toxicólogo del Centro de Diagnóstico de Salud Animal de la Universidad de Cornell, examinó recientemente un perro que había sido fatalmente envenenado en el Caribe. "Es una forma bastante horrible de morir", comentó Bischoff, cuyo laboratorio ve casos de envenenamiento con carbofurano cada año o dos. El químico puede causar diarrea, vómitos, convulsiones y salivación excesiva. También puede provocar la formación de glándulas en los pulmones para secretar fluidos, y eso hace que los animales "se ahoguen en sus propios fluidos".

Robert Edgell, de 89 años, posee una propiedad de más de 40 hectáreas fuera de Federalsburg (Maryland), donde, en febrero de 2016, se descubrieron las águilas. Acababa de salir de su camioneta cuando tropezó con el primer cadáver, que describió como un "águila joven e inmadura". Mientras caminaba, encontró dos águilas muertas más y luego, cerca, un cuarto animal en posición vertical con las plumas de la cola en el suelo.

Otras aves fueron descubiertas en la misma área por un hombre. Edgell dijo que había permitido buscar cuernos de venado en la propiedad. Los oficiales federales que vinieron a investigar recogieron todas las águilas -13 en total- así como medio cuerpo de mapache y pieles que encontraron cerca. Asesinar a una sola águila calva está castigado con hasta dos años de prisión y una multa de USD 250.000.

"Me quedé boquiabierto", dijo Edgell, un soldado estatal cuya granja pertenece a su familia desde 1910. "Por lo general, ves uno o dos volando sobre el lugar, pero para ver 13 en esa área y todos muertos… En todos mis años, nunca había visto algo así", agregó.

Seis de las águilas calvas fueron enviadas al Laboratorio Forense de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos en Oregon, que determinó que todas las aves tenían carbofurano en sus estómagos, cultivos o ambos. Todas habían consumido "una comida reciente", afirma el informe, que fue obtenido gracias a una Ley de Libertad de Información a través de la reportera de WNAV, Donna Cole. Cinco de las seis águilas habían comido mapache, y algunas habían ingerido ciervos o pollo. La sexta había comido una rata, pero el informe indica que cualquiera de las aves podría haber vomitado otros residuos estomacales.

El laboratorio también examinó el cuerpo y el pelaje del mapache. No pudo determinar la causa de la muerte, pero se detectó carbofurano en ambas muestras. LaCorte subrayó que los investigadores creen que las aves se alimentaron del cadáver del mapache, que podría haber sido el objetivo principal, y luego perecieron.

"Las águilas calvas normalmente no son anteriores a los mapaches", según explicó Gabriel, porque estos últimos son principalmente nocturnos, y las águilas hacen la mayor parte de su caza durante el día. "Los mapaches probablemente sucumbieron el carbofurano y se descompusieron, y las águilas calvas ingirieron la carne contaminada".

Aunque el carbofurano ya no se puede comprar, es probable que todavía haya mucho, según advierte Bischoff.

"Mucha gente tiene un cobertizo viejo en algún lugar y ha podido tener ese químico durante más de 40 años. Puede o no saber que está allí", apostillaba.

Edgell, que cultiva soja y trigo en un terreno de 28 hectáreas de su propiedad, dijo que compareció ante un gran jurado en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Baltimore y ahí fue interrogado sobre las muertes de las águilas. Los investigadores de Pesca y Vida Silvestre también lo interrogaron a él y a los gerentes de su granja, incluso sobre los productos químicos utilizados en las instalaciones. Edgell señaló que ni él ni sus empleados habían usado carbofurano alguna vez.

LaCorte cree que Edgell no usó el químico en su propiedad. Es posiblemque un águila recogiera el cadáver del mapache en otro lugar y luego lo llevara a la propiedad de Edgell, donde otras águilas lo consumieron.

Pero incluso si las águilas no fueran el blanco, alguien ilegalmente usó el carbofurano. Al hacerlo, añadió un caso particularmente atroz tildado por LaCorte como "epidemia en la costa este" de crímenes de envenenamiento de vida silvestre. Un caso separado de 2016, en el que cinco águilas calvas fueron envenenadas en Delaware, sigue bajo investigación, de acuerdo a las afirmaciones de las autoridades.

"Todos los años recibimos un par de intoxicaciones", comentó LaCorte. Envenenar a un animal molesto o construir una cerca, es "la salida más barata y fácil", dijo. Los casos son difíciles de resolver porque generalmente hay pocos o no hay ningún testigo, o ninguno está dispuesto a hablar. "Si alguien quiere que se hagan cosas al respecto, deben ser valientes y presentarse", instó.

Edgell contó que las muertes de las águilas habían molestado a sus amigos y les aseguró que él también estaba molesto.

"Ciertamente no se hizo nada en la granja que los matara. Es otra cosa. Me encanta ver volar águilas. Son pájaros hermanos", finalizó.