Donisha Prendergast, cineasta y nieta de Bob Marley, denunció la situación que vivió mientras se alojaba en una casa de Airbnb
Donisha Prendergast, cineasta y nieta de Bob Marley, denunció la situación que vivió mientras se alojaba en una casa de Airbnb

Revisaron su reserva de Airbnb. Cargaron sus maletas en el auto. Luego se encontraron rodeados por la policía.

Momentos antes, una vecina había visto a las tres mujeres negras llevar su equipaje fuera de la casa de Rialto (California). Ella no pensó en que podrían ser huéspedas de Airbnb y, por eso, llamó a la policía. Creía que la casa estaba siendo objeto de un robo, según contaron después los agentes. Las autoridades respondieron según el protocolo: enviando a seis agentes y un helicóptero a la escena con el objetivo de rodear el perímetro de la casa, lo que dificultaba la fuga de los delincuentes, de acuerdo a lo que el teniente de la policía de Rialto, Dean Hardin, declaró a The Washington Post.

El incidente del 30 de abril es el último ejemplo de la aplicación de la ley. Hace unas semanas, dos hombres negros fueron arrestados por allanamiento en Filadelfia después de que un empleado de Starbucks llamara a la policía porque no habían comprado nada. Hace poco, dos hermanos nativos americanos fueron expulsados de la Universidad Estatal de Colorado después de que un padre dijera a las autoridades que su comportamiento era "extraño" y que su ropa oscura tenía "simbolismo raro".

Un video del incidente de Rialto se volvió viral. La policía dijo en un comunicado de prensa que se les notificó una demanda en nombre de las usuarias de Airbnb: Donisha Prendergast, cineasta y nieta de Bob Marley; Kelly Fyffe-Marshall, también cineasta; y Komi-Oluwa Olafimihan, una artista. El grupo estaba visitando Rialto para un evento.

Las huéspedas y la policía cuentan historias diferentes de lo que ocurrió tras la llegada de los agentes a la casa de West Loma Vista Drive alrededor de las 12:36 de la noche. Pero ambas partes registraron el encuentro. Las huéspedas lo capturaron en sus teléfonos y posteriormente publicaron los videos en las redes sociales. La policía dice que los oficiales llevaban cámaras corporales, que proporcionaban imágenes "precisas e inéditas", y dicen que el departamento confía en que los agentes involucrados trataron a las usuarias de Airbnb con "dignidad, respeto y profesionalismo", según reza el comunicado de prensa.

Pero Prendergast escribió en Instagram que ella y sus amigas "se vieron rodeadas por la policía por ser negras en un barrio blanco".

"Estoy triste e irritada de ver que el miedo sigue siendo lo que la policía persigue para servir y proteger, hasta el punto de que el protocolo reemplaza su capacidad de discernimiento", escribió.

Olafimihan escribió en Instagram que "más de 700 personas que se parecen a mí no se marcharon vivas de una situación como esta el año pasado".

Fyffe-Marshall señaló en la misma red social que, cuando llegó la policía, los agentes exigieron a las huéspedas que pusieran las manos en alto y les informaron que un helicóptero las estaba rastreando.

"Bloquearon el vecindario y nos tuvieron de pie en la calle. ¿Por qué? Un vecino al otro lado de la calle vio a tres personas negras que empacaban el equipaje en su automóvil y supusieron que estábamos robando en la casa", escribió.

Fyffe-Marshall escribió que unos 20 minutos después del encuentro, el malentendido se intensificó "casi al instante".

"El sargento llegó", dijo. "Explicó que no sabía qué era Airbnb. Insistió en que mentíamos al respecto y dijo que teníamos que demostrarlo. Les mostramos las confirmaciones de la reserva y llamamos al propietario", agregó.

"Como que no pudieron confirmar que la otra persona que estaba al otro lado del teléfono era el propietario, nos detuvieron", escribió Fyffe-Marshall, que agregó que los agentes investigaron el incidente como un posible delito grave durante unos 45 minutos. Añadió que el vecino llamó a la policía porque las huéspedas no la saludaron mientras cargaban su equipaje en el auto.

Fyffe-Marshall no respondió a una solicitud de The Washington Post para hacer comentarios. La gerente de Prendergast, Patricia Scarlett, dijo a Mercury News que las solicitudes de entrevistas se retrasarán hasta que el asesor legal de la compañía pueda emitir un comunicado de prensa y una versión más larga del video viral.

Hardin, el teniente de la policía, contó que una vez que los agentes llegaron a la casa, "reconocieron rápidamente" que no se estaba produciendo un robo. Dijo que los oficiales cancelaron su pedido de un helicóptero y pasaron un total de 22 minutos verificando que las huéspedas se alojaban legalmente en el lugar.

"Después de eso, nos fuimos", recuerda. "Creemos que nuestros oficiales actuaron profesionalmente. Pensamos que era un buen resultado para todos los involucrados. No nos llevamos a nadie esposado, no restringimos su movimiento, se les permitió caminar. Las detuvimos el tiempo suficiente para averiguar si estaban legalmente en esa casa. No se utilizó ninguna fuerza", continuó el relato.

Hardin confirmó que se les pidió a las huéspedas que mostraran sus manos a los oficiales en caso de que llevaran armas, y confirmó que uno de los oficiales no sabía lo que era Airbnb, pero que los otros oficiales se lo "explicaron rápidamente". Agregó que los agentes supieron que la residencia era un Airbnb sin licencia.

Pero la policía de Rialto no cree que el encuentro del 30 de abril haya tenido algo que ver con la raza.

"Desafortunadamente, cuando recibimos una llamada telefónica de este tipo, un robo en progreso, tenemos que responder", aclaró Hardin. "En cuanto al aspecto racial, no creo que sea siquiera un factor en este llamado. Estamos respondiendo a lo que nos dicen. Y seremos negligentes si no respondemos".

La dueña de la casa de Rialto donde se alojaron las huéspedas, Marie Rodríguez, dijo a Mercury News que estaba sorprendida de cómo el encuentro se ha difundido a través de la red.

"Lo hacen sonar como si fuera motivo por cuestiones raciales, y no tiene nada que ver con eso. Está en todas las redes sociales", dijo.

En el pasado, Airbnb ha tenido problemas con la discriminación, pero esas preocupaciones generalmente involucran a las personas que alquilan sus propiedades. La compañía publicó en 2016 un informe de 32 páginas sobre sus planes para tomar medidas enérgicas contra la discriminación y ha trabajado para prestar servicios a más comunidades minoritarias.

"El hecho de que este vecino no sea miembro de la comunidad de Airbnb no cambia el hecho de que lo sucedido a nuestros usuarios es desmesurado y sirve de recordatorio de hasta dónde tenemos que llegar como sociedad", dijo el portavoz de Airbnb, Nick Papas, en una declaración enviada a The Washington Post.

Señaló que la compañía se puso en contacto con las huéspedas para expresarles su apoyo.

"Si bien creemos fundamentalmente en el poder de los viajes para derribar las barreras históricas y tener fe en la gente que nos rodea, continuaremos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que nuestros usuarios sientan que forman parte de su entorno cuando están en contacto con diferentes comunidades en todo el mundo", dijo.

Fyffe-Marshall, en la publicación que difundió a través de las redes sociales, afirmó que el episodio que había vivido había sido traumático.

"Hemos lidiado con diferentes emociones y queremos reírnos de esto, pero no es divertido", escribió. "He estado enojada, frustrada y triste. Más tarde me detuvieron en el aeropuerto. Esto es una locura".