Beyonce (Getty Images)
Beyonce (Getty Images)

Sony mantuvo conversaciones preliminares para adquirir una participación mayoritaria de EMI Music Publishing, de acuerdo a informaciones muy cercanas a la empresa, ya que su propietario, de Abu Dhabi, busca sacar provecho del mercado en auge de la música en streaming.

Mubadala Investment ha comenzado a contactar a los potenciales interesados para el catálogo de más de 2.1 millones de canciones, que incluyen éxitos de Beyoncé y Carole King, según las personas que pidieron no ser identificadas. La compañía mantuvo conversaciones con Sony y también con otros posibles compradores, como grupos de entretenimiento y grupos financieros.

Agregar el extenso catálogo de EMI solidificaría la posición de Sony como el editor de música más grande, a medida que proliferan los servicios de streaming  de pago y las valoraciones de los derechos de autor de la música se disparan. La compañía con sede en Tokio ya posee casi el 40 por ciento de EMI y opera el negocio.

Mubadala ha señalado su intención de vender su participación mayoritaria y planea ejercer una opción que obligaría a Sony a adquirir su participación o provocar una venta de toda la compañía. Si bien ese proceso no puede comenzar formalmente hasta finales de junio, los allegados señalaron que Mubadala ya está contactando a las partes interesadas para evaluar los precios.

Mubadala está buscando una valoración de, al menos, USD 4,000 millones para EMI, según las personas, casi el doble de lo que el grupo liderado por Sony, que también incluye al multimillonario David Geffen, pagó por el negocio hace seis años. Una venta sería la transacción más grande de la industria de la música desde la última vez que EMI cambió de dueño.

Si las partes no llegan a un acuerdo, Sony corre el riesgo de perder el catálogo de uno de sus principales competidores. El multimillonario Len Blavatnik, propietario de Warner Music Group, ha expresado su interés en EMI, según algunas personas.

Sony y Mubadala se negaron a hacer comentarios al respecto.

El nuevo director ejecutivo de Sony, Kenichiro Yoshida, dijo que le gustan las empresas con ingresos continuos. La editora musical ha ofrecido a los propietarios una fuente constante de efectivo, en contraste con el negocio de la música más cíclica, que depende de éxitos y ventas minoristas y que históricamente ha subido y ha bajado dependiendo del éxito de los nuevos lanzamientos en un trimestre determinado.

Los crecientes servicios de streaming pagados por Spotify y Apple han impulsado las ventas de la industria musical durante tres años seguidos y han atraído a los inversores a derrochar en catálogos musicales. Las compañías poseen las grabaciones de las canciones, mientras que las editoriales poseen las canciones tal y como fueron escritas originalmente.

La compañía sueca Kobalt Music Group recaudó USD 600 millones el año pasado destinados a los derechos de autor, y adquirió Songs Music Publishing, el hogar de Lorde  y the Weeknd. Concord Bicycle Music acordó comprar Imagem, propietario de unos 250,000 derechos de autor, que incluyen a Justin Timberlake y Phil Collins, por varios cientos millones de dólares.

EMI es mucho más grande que cualquiera de esas compañías y fue uno de los cuatro grupos principales del sector junto a Universal, Warner y Sony, hasta que se vendió en 2011. Universal Music Group, el consorcio de sellos discográficos más grande, adquirió el negocio de grabación de EMI mientras que Sony, la mayor compañía editorial, compró esos activos.