(Waymo)
(Waymo)

Los estadounidenses estarían más dispuestos a entrar en un automóvil sin conductor, según una encuesta realizada por la Consumer Technology Association (CTA por sus siglas en inglés).

La CTA preguntó a 2,001 personas y concluyó que el 70 por ciento de ellos estaban listos para testar un vehículo autónomo e, incluso, la mayoría de ellos estarían interesados en reemplazar el auto que poseen por uno que se maneja solo.

La encuesta atrajo a gente mucho más aventurera y optimista que en otras encuestas.

Esos resultados se contraponen a la encuesta publicada en abril por la Universidad de Michigan que encontró que menos del 16 por ciento de la gente estaba de acuerdo en tener automóviles self-driver. Ese estudio, realizado online, al igual que el de la CTA, señaló que el 46 por ciento de los conductores no querían incorporar ninguna característica de la auto-conducción y el 39 por ciento solo añadiría alguna parte de esta tecnología.

La encuesta de Michigan, realizada a 618 personas, destacó que el 37 por ciento de las personas sí que adquirirían un automóvil sin conductor. Solo el 10 por ciento no mostraron ningún tipo de interés. Más del 90 por ciento comentaron que querían un vehículo con volante y pedales, independientemente de sus capacidades.

(Archivo)
(Archivo)

La compañía de calificación automotriz Kelley Blue Book publicó una encuesta donde el 51 por ciento de la gente admitió querer tener el control total de su vehículo, incluso si manejar no fuera tan seguro como hacerlo con uno autónomo.

La encuesta de Kelley también determinó que alrededor del 60 por ciento de las personas sabían poco o nada sobre los autos sin conductor y jamás habían pensado en que existirían unas carreteras donde todos los carros pudieran ser autónomos.

"En general los consumidores no están familiarizados con el concepto de vehículo autónomos, lo supimos al descubrir que solo el 41 por ciento de la gente está familiarizada con el término "vehículo familiarizado"", admitió Karl Brauer, analista senior de Kelley.

Entre las personas encuestadas que hoy en día ya manejan vehículos con características de asistencia al conductor, declararon que había una aceptación mucho mayor de lo que estaba por venir.

(Archivo)
(Archivo)

"Están mucho más dispuestos a creer en un futuro autónomo a corto plazo y se sienten mucho mejor así", comentó Brauer. "Eso significa que una vez incorpores esta tecnología, el usuario se sentirá cómodo y confiable", agregó.

El Instituto de Transporte de Texas A&M (TTI) confeccionó una encuesta en Internet con 44 entrevistas, donde analizó a conductores y a no conductores.

Ahí encontró una división del 50-50. El 36 por ciento de la gente se mostró entusiasmada sobre el hecho de manejar vehículos autónomos y el 18 por ciento aseguró que sería muy probable que jamás pusiera un pie en ese tipo de autos.

"Mi opinión es que a medida que las personas aprendan más sobre esta tecnología, les influirá de una manera u otra", aseguró Johanna Zmud, una investigadora del TTI que también participó en el estudio. "Creo que el entusiasmo va a aumentar cuando la gente llegue a comprender los beneficios de la tecnología", añadió.

(Istock)
(Istock)

Google ya ha conducido algunos de sus autos en más de 2.5 millones de kilómetros de carreteras. Uber está realizando una prueba en Pittsburgh, llevando a pasajeros que pueden tomar el volante cuando sea necesario.

Los fabricantes de automóviles tienen varias proyecciones para principios de 2020. Si los autos salen al mercado inmediatamente, tomará varias décadas antes de que dominen las carreteras.

"Los conductores están cada vez más entusiasmados con todo lo que los vehículos sin conductor nos ofrecerán. En general, los consumidores se sienten más cómodos con las innovaciones a medida que los beneficios se hacen más evidentes, aliviando las preocupaciones iniciales", replicó.

(Istock)
(Istock)

La encuesta del CTA reveló que el 82 por ciento estaban satisfechos con la potencial reducción de la conducción bajo la influencia de las drogas o el alcohol, o incluso en la conducción agresiva. Muchos dijeron que recibirían tarifas de seguro más bajas.

"Éramos conscientes de otros estudios en esta área, por lo que decidimos hacer nuestra propia investigación de forma neutral", aseguró el vicepresidente de investigación de CTA, Brian Markwaiter. "Cuando preguntamos a los conductores si estaban interesados en reemplazar su actual automóvil por uno totalmente autónomo, una clara mayoría dijo que sí, de una forma clara e inequívoca", concluyó.