Imágenes vía Светлана Пантелеенко/Instagram
Imágenes vía Светлана Пантелеенко/Instagram

Conoce a Stepan, el oso ruso domesticado de 24 años que se ha convertido en un icono de Instagram.

Canadá – Una vez cada tanto, el incomprensible algoritmo detrás de la pestaña de explorar de Instagram me hace el día. Durante un reciente scroll ocioso, fui deslumbrado por la tundra rusa donde el permahielo y los ahora sellados gulags ambientaban la escena para sesiones de fotos fantasiosas que presentan a mujeres posando con osos.

Déjenme desarrollar la idea. Las mujeres rusas son de la variedad sexy, personificando a un tipo de apariencia de ninfa del bosque mientras posan sensualmente con lo que parece ser un oso domesticado. El oso es gigantesco. Las mujeres, diminutas. Estas imágenes son igualmente míticas, románticas y extrañas. Es mejor que miren por ustedes mismos porque es más fácilmente demostrado que descrito.

La cuenta que me llevó a estas imágenes pertenece a Svetlana y Yuri Panteleenko, una pareja rusa que vive en Moscú con su oso domesticado de 24 años, Stepan. Parecen una familia normal. Les gusta salir de caminatas, comer juntos, jugar deportes, y organizar una variedad de sesiones de fotos aludiendo a un tipo de relación oso-mujer.

La pareja dice que adoptaron a Stepan cuando tenía tres meses después de encontrarlo en condiciones muy poco agradables. Lo criaron como si fuera un miembro de la familia por los últimos 24 años en su hogar, donde Stepan sigue viviendo. De acuerdo con la pareja, Stepan es un oso sociable al que le encanta jugar. Un icono de la salud por derecho propio, Stepan come 25 kilos de pescados, vegetales, y huevos todos los días y se mantiene en forma jugando fútbol. También se mantiene ocupado con proyectos de actuación, habiendo aparecido en más de una docena de títulos. Recientemente terminó la grabación de una película de Navidad llamada Fir Trees 4 en la que interpreta a un personaje central. Por 10.000 rublos [1.550 dólares] se presentará en tu próximo evento corporativo donde "puedes acercarte a él y no solo acariciarlo, sino también sentarte en su espalda gigante y tomar su poderosa pata".

Vale la pena mencionar que la vida de Stepan no se libra de la controversia, ya que los activistas por los derechos de los animales dicen que la pareja lo está explotando para obtener ganancias y que se le está negando su forma natural de vida.

De acuerdo con la fotógrafa Olga Barantseva, las sesiones de fotos están hechas para mostrar el lado más suave del gran depredador como parte de una campaña anti-caza demostrando la armonía natural entre humanos y osos. Stepan aparentemente disfruta estas sesiones de fotos en las que es engatusado por su entrenador para que adopte diferentes poses con la ayuda de queso mozzarella y galletas dulces, que son sus refrigerios favoritos.

La lista de modelos que han posado con Stepan es extensa. Hay novias y mujeres embarazadas a quienes no parece importarles estar con un bestia de 317 kilos. Otras se ponen nariz con nariz o con una pata corpulenta alrededor de su estómago. Las imágenes reflejan claramente algún tipo de feminidad ejecutada entrelazada con una fantasía mitológica que se siente muy rusa. Pero eso no explica completamente por qué alguien se ofrecería como voluntario para usar lencería en el invierno helado para tomarse fotos con un oso.

Los osos tienen una compleja historia cultural en Rusia. Son algo así como un símbolo nacional. La palabra rusa para oso traduce "el que administra la miel" y el oso era una mascota para Olimpiadas de Verano de Rusia de 1980. Durante el período petrino, actividades relacionadas con osos fueron atacadas cuando Tsar Alexei prohibió a los bufones y ordenó que sus compañeros osos fueran asesinados. La prohibición no fue un éxito. Otros intentos incluyen el siglo XVIII cuando las autoridades prohibieron el hostigamiento y entrenamiento de osos, pero estos también fueron un fracaso. Incluso la fashionista con puño de hierro de Rusia, la emperatriz Elizabeth, prohibió el entrenamiento de osos en 1752. Un año después, ordenó que se entrenaran dos osos cachorros para su entretenimiento personal.

Hay un miedo entendible hacia los osos. Son irritables cuando los suministros de bayas son pocos, el cambio climático los pone de mal humor, y hay teorías que dicen que prefieren a las mujeres a causa de la menstruación, pero han sido refutadas. Intentar establecer la conexión entre osos y mujeres es complicado. En Rusia, se dice que los osos son "tan malhumorados como las mujeres hermosas" y de acuerdo al poeta ruso Nekrosav, una mujer rusa "puede detener a un caballo galopante y entrar a una casa en llamas". Así que, en alguna forma vagamente sexista, el emparejamiento parece adecuado.

Los pie de foto que acompañan a la página de Yuri y Svetlana también son bastante íntimos, al punto del absurdo. "A veces abrimos nuestros ojos y nos alegramos de que éramos tan íntimos, estábamos tan cerca. Y tan juntos. Berigite y yo nos apreciamos", dice un pie de foto. ("Si Stepan fuera un hombre, sería el mejor esposo y hombre de familia", dice una respuesta de un comentario). Las imágenes de Stepan solo suelen obtener unos 2.800 likes, mientras esas que incluyen modelos obtienen más de 4.000. Los comentarios son generalmente positivos, que van desde "Magnífico tiene tantos momentos tan tiernos" hasta "Este oso parece drogado".

El amor oso-mujer ya ha tenido un momento cultural al menos una vez antes. Una novela controversial titulada acertadamente como Bear publicada en 1976 por la autora canadiense Marian Engel contó la historia de una mujer libresca que se enamora y tiene sexo con un oso. El libro ganó el prestigioso premio del Governor General, el honor canadiense más alto para las artes literarias en un año en el que el jurado incluía a Mordecai Richler, Margaret Laurence, y Alice Munro. En un universo alterno, Marian y Stepan hubieran tenido una sesión de fotos promocional magnífica. Si lo puedes soñar, Internet lo provee.

Publicado originalmente en VICE.com