La ACNUR pidió ayuda urgente para indígenas warao que salieron de Venezuela y se encuentran en graves condiciones

Unos 2.500 miembros del pueblo originario migraron al norte de Guyana, donde permanecen sin acceso a comida, agua, ni asistencia humanitaria

La ACNUR pidió ayuda urgente para indígenas warao que migraron de Venezuela y se encuentran en graves condiciones
La ACNUR pidió ayuda urgente para indígenas warao que migraron de Venezuela y se encuentran en graves condiciones

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) alertó este viernes de las condiciones en las que viven unos 2.500 indígenas warao de Venezuela en zonas de Guyana remotas y de difícil acceso, por lo que requieren de ayuda “urgente”.

Los warao, una porción de los 24.500 refugiados y migrantes de Venezuela en Guyana, no tienen acceso a servicios básicos y asistencia humanitaria, según ACNUR. Su representante en Panamá, Philippa Candler, reclamó mayor apoyo de la comunidad internacional para ayudar al Gobierno guyanés a aliviar la situación de estas personas.

Según las evaluaciones realizadas en octubre y noviembre entre los hogares de refugiados y migrantes warao, la mayoría hace sólo una comida al día, o a veces ninguna.

Además, según ACNUR, carecen de oportunidades de empleo formal, por lo que desempeñan trabajos ocasionales que a menudo les pagan con comida. “Muchos se ven obligados a mendigar o dependen de una ayuda humanitaria que no se les puede entregar con regularidad debido a la lejanía de los asentamientos y a la falta de infraestructura de transporte”, indicó el organismo.

Unos 2.500 miembros del pueblo originario Waraos migraron a Guyana, donde permanecen sin acceso a comida, agua, ni asistencia humanitaria
Unos 2.500 miembros del pueblo originario Waraos migraron a Guyana, donde permanecen sin acceso a comida, agua, ni asistencia humanitaria

Asimismo, Candler señaló que la mayor parte de las familias warao no tiene acceso a agua potable, por lo que depende de los ríos para hidratarse y asearse.

El personal de ACNUR en la región recibió información de que la semana pasado un niño warao del asentamiento en Anabisi murió por desnutrición y que varios más fueron hospitalizados por el mismo motivo o por enfermedades relacionadas con la falta de saneamiento con la que viven.

Para ayudar a atender la emergencia humanitaria, ACNUR asiste al Gobierno guyanés en los operativos de respuesta y distribuye cestas de comida, lámparas solares, mosquiteros, tabletas purificadoras de agua y otros insumos básicos a unos 400 indígenas warao que se encuentran en el norte de Guyana.

La labor de ACNUR forma parte de la respuesta interinstitucional para los cinco millones de refugiados y migrantes de Venezuela alojados en América Latina y el Caribe. La Agencia de la ONU está presente en 17 países bajo este plan humanitario, que requiere de cuantiosos fondos y que, hasta la fecha, sólo ha sido financiado en un 43,6 por ciento. El Plan hará un nuevo llamamiento el próximo 9 de diciembre con miras a reunir recursos para sus tareas durante 2022.

El territorio guyanés, también el Esequibo o Región del Esequibo, es una zona comprendida entre el oeste del río Esequibo hasta el hito en la cima del monte Roraima en América del Sur. La República Cooperativa de Guyana administra el territorio como propio, pero la soberanía es reclamada por Venezuela como parte integrante de la jurisdicción de los estados Bolívar y Delta Amacuro.

(Con información de Europa Press)

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR