EEUU revisará las sanciones a Venezuela si hay “avances significativos” en el diálogo del régimen de Maduro con los opositores

La Casa Blanca quiere que el dictador chavista y sus aliados rindan cuentas por las acciones que “socavan” la democracia y el irrespeto de los derechos humanos

Biden ha mantenido en gran medida la línea de Trump sobre Venezuela, aunque ha prometido otro enfoque apoyado en los aliados de Estados Unidos
Biden ha mantenido en gran medida la línea de Trump sobre Venezuela, aunque ha prometido otro enfoque apoyado en los aliados de Estados Unidos

Estados Unidos reiteró este jueves que está dispuesto a revisar su política de sanciones a Venezuela de darse “avances significativos” en las conversaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó.

Consultado sobre los contactos que tendrán lugar en México, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, se remitió a una declaración difundida el pasado 25 de junio por Washington, la Unión Europa y Canadá, en la que se declaraban dispuestos a suavizar las sanciones “sobre la base de un progreso significativo en una negociación integral”.

“Eso es lo que necesitamos ver: un progreso significativo”, afirmó el vocero en una conferencia de prensa.

Price ratificó en una conferencia de prensa la decisión de la Casa Blanca de promover que Maduro y sus aliados rindan cuentas por las acciones que “socavan” la democracia y el irrespeto de los derechos humanos en ese país.

Además, indicó que han señalado como un camino para aliviar las sanciones, que el régimen de Maduro permita a los venezolanos participar en elecciones parlamentarias, presidenciales y locales “libres y justas”, y que entable “conversaciones sinceras con la oposición” que resulten en una “solución negociada integral a la crisis venezolana”.

La Casa Blanca busca promover que Maduro y sus aliados rindan cuentas por las acciones que “socavan” la democracia y el irrespeto de los derechos humanos en ese país  EFE/Rayner Peña/Archivo
La Casa Blanca busca promover que Maduro y sus aliados rindan cuentas por las acciones que “socavan” la democracia y el irrespeto de los derechos humanos en ese país EFE/Rayner Peña/Archivo

La fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) confirmó el jueves que el régimen de Nicolás Maduro cometió crímenes de lesa humanidad en Venezuela y que dichos delitos deben ser investigados, lo que desató reacciones en todo el arco opositor.

Estados Unidos encabezó en enero de 2019 la lista de más de 50 países que reconocieron a Guaidó como presidente interino de Venezuela. Desde su llegada al poder, en enero pasado, la Administración del presidente estadounidense, Joe Biden, ha mantenido su apoyo al opositor.

La oposición venezolana busca en este proceso “condiciones” para participar en elecciones “libres, justas y transparentes”, la liberación de políticos presos y la entrada de ayuda humanitaria.

Por su parte, Maduro exige que, además del levantamiento de sanciones, se incluya el “reconocimiento de las autoridades legítimas de Venezuela”, la “renuncia a la violencia” y “que se incorporen todas las oposiciones”.

El ex presidente de Estados Unidos Donald Trump prometió “aplastar a los izquierdistas” en todo el continente americano, e impuso amplias sanciones para presionar a Maduro, incluyendo la prohibición de exportar petróleo de Venezuela.

“¿Qué podemos hacer para lograr un cambio en nuestro país? Debemos seguir presionando y no acostumbrarnos”, indicó el líder opositor en sus redes sociales EFE/ Rayner Peña R/Archivo
“¿Qué podemos hacer para lograr un cambio en nuestro país? Debemos seguir presionando y no acostumbrarnos”, indicó el líder opositor en sus redes sociales EFE/ Rayner Peña R/Archivo

Pero Maduro ha resistido la presión con el apoyo de los militares venezolanos, Rusia, China y Cuba, a pesar de una economía que se desmorona y que ha provocado la huida de millones de personas.

El dictador venezolano aseguró este jueves que su régimen no cederá “a chantajes ni amenazas” de Estados Unidos, que le exigió “discusiones sinceras” en el proceso de diálogo político con la oposición en México.

“Venezuela va al diálogo de México (...) de manera autónoma e independiente y no se somete a chantajes ni amenazas del gobierno de Estados Unidos. ¡No nos sometemos a chantajes de ningún tipo!”, expresó el dictador en la televisión estatal en la víspera de la primera reunión de este nuevo proceso mediado por Noruega.

Biden ha mantenido en gran medida la línea de Trump sobre Venezuela, aunque ha prometido otro enfoque apoyado en los aliados de Estados Unidos.

El dictador venezolano aseguró el domingo que el diálogo con el sector opositor y que tendrá México como sede va “bien”, y pidió que se sumen a la mesa de negociación otros grupos de oposición, que no mencionó.

“Yo creo que, en el diálogo político de paz con la oposición guaidocista, vamos bien”, indicó el mandatario chavista tras votar en las elecciones primarias del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del que forma parte. Explicó que esa negociación “ya tiene un documento redactado” y “está, en este momento, debatiéndose la agenda”.

Juan Guaidó reiteró ese mismo día la necesidad de “seguir presionando” a la dictadura de Nicolás Maduro para lograr un cambio en Venezuela. Por ese motivo, el presidente interino instó a la población a seguir una serie de acciones “para salvar” al país.

“¿Qué podemos hacer para lograr un cambio en nuestro país? Debemos seguir presionando y no acostumbrarnos”, indicó el líder opositor en sus redes sociales.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR