Funcionarios del Servicio Nacional de Inteligencia Bolivariano (SEBIN) en las afueras del edificio donde funciona la oficina del líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en Caracas, Venezuela, Enero 21, 2020. REUTERS/Manaure Quintero
Funcionarios del Servicio Nacional de Inteligencia Bolivariano (SEBIN) en las afueras del edificio donde funciona la oficina del líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en Caracas, Venezuela, Enero 21, 2020. REUTERS/Manaure Quintero

La dictadura de Nicolás Maduro intensificó su acoso a la oposición comandada por Juan Guaidó el martes, con distintas acciones tendientes a limitar sus actividades que generaron amplio repudio tanto a nivel nacional como internacional. Entre ellas se destacaron tres: impidieron el acceso de los legisladores opositores al Palacio Legislativo; detuvieron al diputado opositor Ismael León; y allanaron las oficinas de Guaidó en Caracas.

Como lo hicieron cada uno de los martes -día en que tienen lugar las sesiones parlamentarias- desde el pasado 5 de enero, día en el que el régimen intentó tomar la Asamblea Legislativa- grupos militares y paramilitares chavistas tomaron las inmediaciones del Palacio Legislativo con el objetivo de impedir el acceso de la oposición. Y si bien el 7 de enero habían logrado romper distintos cercos policiales y sesionar, la dictadura lo impidió en las dos ocasiones siguientes. Por ende, la semana pasada lo hicieron en el anfiteatro El Hatillo -luego de ser objeto de ataques armados- y el martes en la Plaza Cumbre de Curumo.

De hecho, en este caso llegaron a bloquear con un camión de combustible una calle por la que debían pasar los diputados, que se encontraban reunidos en la sede del partido Acción Democrática.

Luis Parra, posicionado en el Parlamento por el régimen de Maduro desde esa fecha, estuvo en el hemiciclo mientras esperaba contar con el quórum necesario para sesionar. Ello no ocurrió, dado que 100 de los 167 diputados votaron ese día para reelegir a Juan Guaidó como titular de la Asamblea Nacional, y cuentan con la mayoría en el cuerpo.

No obstante, los diputados debatieron en la Plaza de Curumo los temas que se encontraban en la orden del día: “la estabilidad de los trabajadores de la Asamblea a consecuencia de la toma militar de los espacios del Poder Legislativo”, la “autonomía universitaria en el marco de la crisis social del país” y, por último, “la situación del terrorismo en Venezuela en el marco de la Cumbre Hemisférica de la lucha contra el terrorismo”.

La sesión de la Asamblea Nacional en la Plaza del Curumo
La sesión de la Asamblea Nacional en la Plaza del Curumo

Luego de la sesión, el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Juan Pablo Guanipa, convocó a los venezolanos a acompañar a los diputados a la sede del Palacio Legislativo. “Acompañados por el pueblo de Caracas, vamos a demostrar que la lucha que estamos librando es por la libertad de Venezuela”, agregó.

Poco después llegó el segundo atropello: la detención del diputado Ismael León, miembro de Voluntad Popular, el partido al que pertenecen tanto Guaidó como el líder opositor Leopoldo López.

“Denunciamos la desaparición del diputado a la Asamblea Nacional Ismael León”, informó en Twitter el Centro de Comunicación Nacional, que ejerce de oficina de prensa de Guaidó. “Desde las 9:00 aproximadamente (hora local), sus familiares, amigos y compañeros perdimos contacto con él”, precisó.

En un comunicado posterior, el Centro indicó que, según información extraoficial, León fue interceptado por agentes del las Fuerzas de Acción Especial de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) lo interceptaron cuando se disponía a dirigirse a la sesión de la Asamblea Nacional.

Además, hicieron referencia al hecho que, poco antes de su desaparición, el diputado había denunciado los atropellos del régimen ante un medio internacional; y que hace aproximadamente un mes, había sido mencionado en una rueda de prensa por el viceministro de información Jorge Rodríguez, “donde intentaron involucrarlo en hechos sin fundamentos, dentro de un nuevo ataque al Poder Legislativo”.

Ismael León
Ismael León

“Responsabilizamos a Nicolás Maduro y a Jorge Rodríguez de lo que pueda ocurrirle al diputado Ismael León, perseguido públicamente por el régimen al denunciar los casos de corrupción de los sobrinos de Cilia Flores, Raúl Gorrín y la Operación Alacrán, de la cual él es ahora víctima y objeto de un secuestro con el fin de quebrar la mayoría parlamentaria que respalda al presidente Juan Guaidó”, concluyó el comunicado.

La condena fue replicada por la embajada virtual de Estados Unidos en Venezuela, que a través de su cuenta de Twitter expresó: “Hoy, Ismael León fue secuestrado y detenido arbitrariamente por las FAES. Aunque el régimen de Maduro quiera acabar con la Asamblea Nacional legítima, la democracia no puede ser intimidada. ¡Esto debe parar!”. El abogado defensor de los derechos humanos, Joel García, le indicó por la tarde a la prensa que León fue llevado a la sede del Sebin, conocida como el Helicoide.

De esta manera, León se convierte en el último diputado en ser privado de su libertad por el réigmen de Maduro. El caso anterior fue el de Gilber Caro, quien fue abducido el pasado 20 de diciembre. Durante la sesión del martes, desde la Asamblea Nacional informaron que el lunes, por primera vez, su abogada pudo tener contacto con el diputado: “Está secuestrado en una sede de la Policía Nacional Bolivariana donde ni hay celdas. Estaba desorbitado y no sabía qué fecha era”, expresó la diputada que comunicó la noticia.

Gilber Caro. Foto: REUTERS/Marco Bello
Gilber Caro. Foto: REUTERS/Marco Bello

El diputado Juan Requesens, por su parte, fue acusado por el régimen de haber participado de un atentado contra Maduro en 2017 y arrestado en agosto de 2018. También continúa preso.

Por la tarde, el régimen apuntó a las oficinas de Juan Guaidó, actualmente en medio de una gira internacional. Agentes del FAES y del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) allanaron el inmueble ubicado en la Torre Zurich, en El Rosal, en Caracas.

Diputados de la oposición se acercaron al lugar para denunciar el allanamiento de los agentes chavistas, al que calificaron de ilegal. A ellos se sumó el embajador de Uruguay, Gustavo Pacheco. Y la embajada virtual de EEUU se sumó al repudio. “Condenamos el último intento de intimidación de los matones y lacayos armados de la dictadura, incluidas las FAES, que ingresaron hoy de manera forzada e ilegal a la oficina del presidente interino Juan Guaidó. Pueden esforzarse al máximo, pero la democracia no puede ser intimidada”, expresó, también a través de su cuenta de Twitter.

“No nos vamos a rendir bajo ninguna circunstancia, como demócratas que somos, como ciudadanos que queremos la libertad (...) El Sebin nos está grabando en estos momentos, pretendiendo amedrentarnos, pero no nos vamos a dejar”, aseveró la diputada Delsa Solorzano, quien transmitió en vivo desde las oficinas.

FAES Venezuela

Solórzano confirmó que a las 22 horas locales los agentes del Sebin se encontraban todavía en el edificio. Y Fabiana Rosales, esposa de Guaidó, advirtió que el régimen podría intentar “sembrar” documentos contra el presidente interino.

El régimen negó por su parte que las autoridades allanaran las oficinas de Guaidó y achacaron el operativo policial desarrollado este martes a una investigación de corrupción contra dos hermanos empresarios con despacho en el mismo edificio que el político. “Esta acción en la torre Zurich es parte de una investigación por legitimación de capitales a las empresas Corporación Noinual y Corporacion Juma 2, propiedad de los hermanos Volante Zuloaga”, escribió poco después de la medianoche el vicepresidente y ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

Desde Londres, donde culminaba una agenda que incluyó reuniones con el primer ministro británico Boris Johnson, el canciller Dominic Raab y un encuentro con la diáspora venezolana, Guaidó condenó las distintas acciones llevadas a cabo por el régimen. “¡Dictadura cobarde! Mientras estoy de gira, consolidando apoyos para superar la tragedia que vivimos los venezolanos, se exhiben sin pudor: secuestran al diputado Ismael León y allanan nuestro despacho”, expresó.

“¡El mundo nos recibe y apoya! ¡Seguimos firmes, vamos a lograr la Libertad!”, agregó en su mensaje, que incluyó el video publicado por Solorzano. Además de las reuniones con líderes mundiales -que incluirán también al jefe de la diplomacia europea Josep Borrell y una participación en el Foro Económico Mundial de Davos- una nueva muestra de apoyo a Guaidó se materializó el martes, cuando Estados Unidos bloqueó 15 aviones de PDVSA utilizados por miembros del régimen venezolano.

Las medidas llegan menos de 10 días después que el Tesoro sancionara a Luis Eduardo Parra Rivero y a otros seis diputados de la Asamblea Nacional luego de su intento por tomar el poder.

En tanto, en Davos, Donald Trump se refirió también a la situación venezolana. Consultado al respecto por Deutsche Welle en los pasillos de la convención, el Presidente expresó: “A Venezuela le irá muy bien, solo miren”.

Considerando que Guaidó, también estará en Davos el jueves, y el hecho que la administración de Trump ha sido una férrea defensora de la oposición venezolana, se ha especulado con la posibilidad de que ambos mantengan una reunión bilateral.

Más sobre este tema: