Yuri Borísov (REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo)
Yuri Borísov (REUTERS/Maxim Shemetov/File Photo)

El viceprimer ministro ruso, Yuri Borísov, viajará el próximo sábado a Caracas para participar en la Comisión Intergubernamental Rusia-Venezuela, informó su despacho. “El 5 de octubre tendrá lugar en Caracas la reunión de los copresidentes de la Comisión Intergubernamental Rusia-Venezuela. Se debatirán temas de cooperación bilateral entre ambos países”, señaló la oficina de Borísov, quien copreside por la parte rusa esta comisión.

La semana pasada el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, visitó Rusia, en lo que ha sido su primer viaje al exterior desde que el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, se autoproclamara líder interino de Venezuela con el apoyo de más de 50 países, incluido EEUU.

Rusia es actualmente el principal socio del régimen de Maduro, junto con China, Bolivia, Cuba, Nicaragua y Turquía, entre otros.

Por ello las visitas de miembros del régimen de Maduro a Rusia han sido constantes en los últimos meses. En Moscú han estado la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez; el vicepresidente sectorial para el Área Económica, Tareck El Aissami; el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, y el titular de Petróleo, Manuel Quevedo.

Moscú siempre ha abogado por el diálogo en Venezuela y por una solución pacífica, y ha rechazado la injerencia extranjera en los asuntos internos del país andino, así como cualquier intervención militar en la nación latinoamericana.

El presidente venezolano no solo ha buscado -y recibido- el apoyo político de Putin, sino también el económico, ante las sanciones de EEUU a altos dirigentes del Gobierno y a la estatal petrolera Pdvsa, la principal fuente de ingresos del país.

Rusia y Venezuela han suscrito en los últimos 18 años alrededor de 260 acuerdos de cooperación en materia minera, petrolera, económica, energética, alimentaria y militar, y ha invertido unos 4.000 millones de dólares en la economía venezolana.

Los contratos en el campo técnico-militar entre Rusia y Venezuela se calculan en 11.000 millones de dólares, según la agencia rusa Interfax.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: